Menú

Japón muestra el desastre que supone subir impuestos para financiar el envejecimiento

Esta receta, que también ha sido defendida en España, ha provocado un desplome del PIB del 6%. Mientras tanto, la deuda ronda ya el 240% del PIB.

0
Esta receta, que también ha sido defendida en España, ha provocado un desplome del PIB del 6%. Mientras tanto, la deuda ronda ya el 240% del PIB.
La subida del IVA contrae la economía nipona | Darren Chan

La deuda pública japonesa lleva más de una década por encima del 200% del PIB. Dicho umbral se sitúa muy por encima de los máximos recomendados por la mayoría de expertos, que señalan que un nivel de deuda superior al 60-90% del PIB se convierte en un factor de incertidumbre que lastra el crecimiento y frena el progreso socioeconómico.

El gobierno de Shinzo Abe decidió mover ficha el pasado año y anunció que, desde el 1 de octubre, el IVA pasaría a ser del 8% al 10%. Desde un primer momento, los expertos advirtieron que la medida podía golpear severamente el crecimiento, puesto que el consumo doméstico supone el 60% del PIB nipón.

Sin embargo, lo que nadie anticipaba era un descenso tan acusado como el que finalmente se produjo. Y es que, según los datos que acaban salir a la luz, el PIB se contrajo un 6,3% interanual entre los meses de octubre y diciembre, el mayor desplome del último lustro. La mala noticia llega, además, en plena histeria por la epidemia de coronavirus que sufre China y que se ha convertido en el cisne negro por excelencia del arranque de 2020.

El gasto de los hogares se ha hundido un 11,3% en comparación con el último trimestre del año anterior, de modo que la reacción al aumento del IVA ha sido casi automática. El primer ministro, Shinzo Abe, intentó amortiguar dicho comportamiento explicando que su gobierno reinvertida los ingresos obtenidos en apuntalar el gasto dedicado a salud y pensiones.

Los datos de crecimiento podrían haber sido incluso mayores si el gasto público se hubiese mantenido constante. No obstante, el gobierno de Abe apostó por elevar los desembolsos de las Administraciones Públicas a una tasa interanual del 4,6%, con el objetivo explícito de compensar la caída del consumo y maquillar el dato trimestral de PIB.

Ya ocurrió en 2014

No es la primera vez que Japón sufre un grave descenso del PIB como consecuencia de una subida del IVA, puesto que ya en el tercer trimestre de 2014 se aumentó la tasa del impuesto indirecto del 5% al 8% y el dato de crecimiento interanual reflejó un descenso del 7,4%. Sin embargo, aquella medida demostró ser insuficiente para frenar la escalada de la deuda pública.

Y es que el propio gobierno admite que, pese a haber duplicado el IVA entre los años 2014 y 2019, el presupuesto público seguirá en un escenario de déficit durante al menos cinco años más. Mientras tanto, la deuda del país del sol naciente se mantiene en niveles marcadamente superiores al promedio occidental (ronda el 240% del PIB) y los datos de crecimiento siguen siendo insuficientes para reducir el peso de tales obligaciones.

En Libre Mercado

    Servicios