Menú

El lugar más caro del mundo para comprar una casa está en un pequeño pueblo de California

La casa más barata cuesta 2,3 millones de euros. En un radio de menos de 60 kilómetros están las oficinas centrales de Apple, Google o Netflix.

Libre Mercado
0
La casa más barata cuesta 2,3 millones de euros. En un radio de menos de 60 kilómetros están las oficinas centrales de Apple, Google o Netflix.
Atherton | Wikipedia

El lugar más caro para vivir en todo el mundo no está en París, ni en ninguno de los lujosos países de Oriente Medio, tampoco está en Nueva York. El sitio más caro del mundo para comprar una casa está en un pequeño pueblo de 7.000 habitantes en California. Su nombre es Atherton y se sitúa dentro del condado de San Mateo, muy próximo a Palo Alto, donde Apple tiene la sede, y a la bahía de San Francisco.

Precisamente es su ubicación la que explica el porqué de los elevados precios para comprar una vivienda, ya que la más barata cuesta 2,3 millones de euros. A solo 45 minutos por carretera de San Francisco y a menos de 20 de Silicon Valley, la localización es ideal para los altos directivos de las compañías más importantes del mundo. En un radio de menos de 60 kilómetros se encuentran las oficinas centrales de Apple, Google, Netflix, Facebook y Tesla.

Un informe elaborado por Bloomberg, asegura que esta localidad tiene un ingreso medio por hogar de 484.000 euros al año, lo que convierte al lugar en el sitio más rico del mundo por cuarto año consecutivo. Un fenómeno que ha provocado que el precio de la vivienda en el municipio de poco más de 7.000 habitantes se haya disparado. La casa más barata cuesta 2,3 millones de euros, aunque eso sí es una mini-mansión en toda regla.

El pueblo rezuma lujo en cada metro cuadrado. La mayoría de las casas son mansiones rodeadas de grandes medidas de seguridad. Aunque eso sí, la vida social en la localidad ha muerto. Se han cerrado los comercios tradicionales, los clubes privados y los bares, ya que el alto coste de mantenimiento era insostenible. De hecho, el alto nivel de vida y los costes de la vivienda ha provocado que los policías, médicos, profesores y bomberos se hayan tenido que marchar. Es decir, apenas hay servicios comunes básicos.

Russell Hancock, presidente y director ejecutivo del Instituto de Estudios Regionales, Joint Venture Silicon Valley, aseguró a la BBC, que las grandes compañías tecnológicas están destinando importantes recursos para hacer la vivienda más asequible a aquellos profesionales que prestan servicios básicos comunes.

En Libre Mercado

    Servicios