Menú

¿Por qué sí es un buen momento para el Value Investing?

Los expertos Alejandro Muñoz de Equam Capital y Gonzalo Melián de OMMA, analizan la situación del mercado y los resultados de los value investors.

0

El value investing es una filosofía inversora seguida por grandes maestros como Warren Buffett o Peter Lynch. En España hemos podido presenciar en los últimos años un crecimiento tanto de los fondos de inversión afines a esta filosofía como de programas que la enseñan. Y es que gestores como Francisco García Paramés, Álvaro Guzmán e Iván Martín han conseguido buenas rentabilidades, lo que ha ido colocando a este paradigma en el foco mediático y creando una fuerte y cada vez más grande comunidad de interesados.

Hoy nos reunimos con Alejandro Muñoz, socio fundador de Equam Capital, fondo de inversión que practica el value investing y sigue los principios de la escuela austriaca de economía, y con Gonzalo Melián, director y socio fundador del Centro de Estudios Superiores OMMA, escuela de economía, finanzas e inversión que enseña el value investing y los principios de la escuela austriaca, para hablar del momento en el que se encuentra la inversión en valor.

En años pasados fondos value como el de Bestinver, gestionados por Francisco García Paramés, Álvaro Guzmán y Fernando Bernad, fueron capaces de conseguir unas rentabilidades extraordinarias y con ello se ganaron la atención y la confianza del público. Este último año los números demuestran un cambio en la situación ¿qué es lo que está pasando en los fondos value?

Hoy hay muchos fondos que siguen el método value para seleccionar inversiones, como por ejemplo el fondo Equam Capital, que en los cinco años que han pasado desde que salió al mercado, ha batido consistentemente a los índices comparables. Sin embargo, aunque el año pasado subió un 27%, este año no ha batido a los índices por un margen tan amplio como otros años. Lo mismo ha sucedido con otros fondos value, y es difícil saber exactamente por qué. Pero en el pasado siempre ha habido periodos, a veces bastante largos, en los que el value investing lo ha hecho peor que el mercado.

Pregunta: ¿Estamos ante la muerte del value investing atendiendo a los resultados que vemos estos últimos años?

Alejandro Muñoz: Desde luego que no, este método siempre ha acabado dando buenos resultados, porque es sólido y tiene mucho sentido. Pero hay que tener paciencia para superar estas épocas más flojas. Como decías, en el pasado ha habido periodos relativamente largos en los que otro tipo de inversiones que no podríamos considerar value estaban más de moda y los inversores no querían ni oír hablar de negocios estables y baratos. Todos recordamos bien los últimos años del siglo XX, en los que las acciones de internet, que no ganaban dinero, valían mucho más que las empresas de la "economía tradicional", que, aunque estaban baratas, a nadie le parecían atractivas. Finalmente, la lógica económica se impuso y las valoraciones se ajustaron. Algo parecido pasó en los años 60 del siglo pasado con las Nifty Fifty. En este caso, empresas con negocios excelentes como Disney, IBM o Coca Cola alcanzaron valoraciones tan excesivas que la situación se corrigió a principios de los 70 con un severo ajuste del mercado. Lo que está pasando hoy no es exactamente igual que estas dos situaciones, porque las empresas de tecnología tienen hoy buenos márgenes y sus valoraciones, aunque son altas, no son tan excesivas como las de las Nifty Fifty. Sin embargo, hay muchas compañías que están cotizando a valoraciones muy bajas y no acaban de reaccionar. El mercado no se fija en ellas, y creo que ahí está la oportunidad esta vez. Pero habrá que tener paciencia. Así que no, el método del value investing no está muerto, pero hay que tener paciencia.

Gonzalo Melián: Estoy totalmente de acuerdo con Alejandro, es más, no solo no es la muerte, sino que es un momento fantástico para el value investing. Es en periodos como el actual en los que aparecen grandes oportunidades para todos aquellos que invierten pensando en encontrar buenos negocios cuyo precio está muy por debajo de su valor. En la historia reciente, con un escenario diferente, vivimos grandes bajadas de los fondos value como en 2008, sin embargo, ese año todos los que invirtieron siguiendo la filosofía value y entendiendo el ciclo económico encontraron auténticas gangas en el mercado. El value investing va a volver y lo va a hacer con mucha fuerza, como ha pasado en periodos anteriores. No olvidemos que en los años 70, Business Insider tituló una de sus portadas "El fin de las acciones", justo un año y medio antes de que empezase el mayor mercado alcista de bolsa del siglo XX, que duró 20 años y que produjo una rentabilidad anual media del 15%. Ocurrió lo mismo a finales de los años 90 cuando el petróleo cotizaba a 12 dólares el barril e invertir en commodities era algo que todo el mundo desaconsejada. En los siguientes nueve años el petróleo y el resto de las commodities multiplicaron por doce su precio. Con los bonos ocurrió algo parecido en los años 70: fue una de las inversiones más ruinosas y, sin embargo, en los últimos 30 años ha sido la mejor. El value investing volverá y lo va a hacer con mucha fuerza.

Pregunta: ¿Por qué no es así?

Alejandro Muñoz: La razón principal por la que creo que seguirá siendo válido este método de inversión es que siempre va a tener sentido comprar negocios por menos de lo que valen. Y siempre van a darse este tipo de situaciones, en las que los precios son inferiores al valor real de las empresas, entre otras cosas porque poca gente tiene la paciencia necesaria para esperar a que las valoraciones se ajusten.

Gonzalo Melián: Sin embargo, los inversores value sí tienen esa paciencia. Por eso cuando la gente huye a otro tipo de inversiones cortoplacistas los que invierten bajo la filosofía value encuentran grandes oportunidades que el mercado tarde o temprano reconocerá.

Pregunta: Si alguien decide apostar por el value, ¿qué le recomendarían?

Alejandro Muñoz: Si alguien quiere invertir con estos criterios yo le recomendaría nuestro fondo, que es donde los gestores tenemos invertido nuestro patrimonio financiero. A lo largo de los años hemos obtenido una rentabilidad buena con un riesgo bastante acotado. Además, las fuertes caídas de las últimas semanas, por el efecto que puede tener el coronavirus en la economía, ofrecen una buena oportunidad de entrada al inversor paciente. Hay que ir construyendo posiciones poco a poco en los momentos de pánico.

Gonzalo Melián: Recomendaría lo mismo que Alejandro, pero también le aconsejaría formarse para saber en dónde están mejor invertidos sus ahorros. Este abril se cumplen ocho años de que, entre otros, inversores value como Francisco García Paramés, Álvaro Guzmán, Fernando Bernad o Alejandro, grandes economistas como Carlos Rodríguez Braun o Juan Ramón Rallo, y empresarios de éxito y empresarios educativos fundáramos OMMA y lanzáramos nuestro máster en Value Investing y Teoría del Ciclo. Este programa ha formado a una nueva generación de inversores value. Muchos están trabajando como analistas en importantes fondos como Equam Capital, la mayoría están invirtiendo su patrimonio con éxito bajo la filosofía value y aprovechando los ciclos económicos. Algunos incluso se han convertido en reconocidos gestores.

Pregunta: ¿Cuán importante es tener una buena formación teórica para ser un buen analista y tener éxito como inversor?

Alejandro Muñoz: La formación teórica es fundamental. Para invertir en acciones hay que saber contabilidad y ser capaz de hacer un buen análisis financiero. Hay que tener una idea clara de lo que valen los negocios y para eso hay que dominar los métodos de valoración de empresas. También hay que analizar la situación competitiva y las perspectivas de las empresas, y ayuda mucho saber lo que han hecho otros inversores de éxito en el pasado. Pero además de esta formación teórica el inversor tiene que aprender a conocerse para controlarse en las situaciones de pánico y de euforia. Debe tener paciencia y coraje. Todo esto se va aprendiendo con la experiencia.

Gonzalo Melián: La formación es fundamental, no sólo para invertir de forma activa seleccionando buenos negocios que estén baratos, sino también para poder seleccionar en qué fondos metemos nuestros ahorros. A lo que ha dicho Alejandro añadiría una sólida formación en economía de la escuela austriaca. La contabilidad y los métodos de valoración son algo así como las gafas para un inversor, pero la economía es la brújula que nos guía a dónde ir. Fueron muchos los inversores y empresarios que invirtieron en empresas cíclicas en 2005 sin comprender la teoría del ciclo económico y perdieron su dinero en 2008.

Pregunta: ¿Qué consideran que podemos aprender de la situación actual?

Alejandro Muñoz: Una lección importante de la situación actual es que en el mercado las cosas no funcionan de manera lineal. Las noticias inesperadas tienen un impacto sobredimensionado y rápido en las cotizaciones. Otras veces, las valoraciones pueden tardar años en ajustarse. El método value no bate al mercado todos los años, por eso hay que aprender a tener paciencia.

Gonzalo Melián: Que no es algo nuevo, que ha sucedido ya otras veces, que en momentos de inestabilidad surgen grandes oportunidades.

Un consejo en una frase

Alejandro Muñoz: Compra con coraje en las caídas, ten paciencia hasta que los precios alcancen el valor intrínseco y, entonces, vende con disciplina.

Gonzalo Melián: La buena formación es la inversión value que más rentabilidades da en el largo plazo.

En Libre Mercado

    Servicios