Menú

La crisis del coronavirus dispara la demanda de oro: "Las refinerías no dan abasto"

El oro sigue siendo valor refugio. Ha doblado su valor en los últimos 10 años. Ha alcanzado máximos de 1.700 dólares por onza.

0
El oro sigue siendo valor refugio. Ha doblado su valor en los últimos 10 años. Ha alcanzado máximos de 1.700 dólares por onza.
Lingotes de oro | Cordon Press

"Pánico en las bolsas", "el coronavirus provoca el desplome", "miles de millones de euros perdidos por la infección del Covid-19", dicen estos días titulares de periódicos y analistas financieros. El pánico generado en los mercados por la extensión del nuevo coronavirus originado en Wuhan.

En Tu Dinero Nunca Duerme, la pasada semana el experto Marcos Pérez analizaba la crisis del coronavirus desde la perspectiva de lo que se conoce como "cisne negro", la aparición de un evento inesperado que provoca inestabilidad, incertidumbre y pánico en los mercados, como algo que también genera oportunidades.

Precisamente el oro es una de esas oportunidades. Ya en Libre Mercado hemos analizado en más de una ocasión el papel que juega el oro, no sólo como valor refugio, sino como reserva de valor mismo, ya que es uno de los productos capaces de mantener el poder adquisitivo a lo largo del tiempo y vencer el efecto perverso de la inflación.

A menudo se ponen ejemplos gráficos de lo que esto significa, como que a día de hoy con la misma cantidad que hace 2.000 años podías comprar una buena túnica o un buen carruaje, hoy puedes comprar un buen traje o un buen coche.

Pues bien, esta no es una excepción, el precio del oro se dispara al tiempo que lo hace su demanda: "Las refinerías de oro en Europa tienen más demanda que oferta. Nos están retrasando los pedidos porque no dan abasto", dice José María Martínez, director de comunicación de Sempi Gold España, una de las empresas de venta de oro físico más importantes de España.

El presidente de de la compañía, Gabriel Ruiz, reforzaba esta idea en declaraciones a Libertad Digital: "Estamos viendo cómo fabrican barras de 400 onzas a una velocidad como no se había visto anteriormente". Y añade: "Cuando pedimos lingotes más pequeños tenemos que esperar a que los fabriquen, porque no hay".

Este miércoles el precio del oro está en el entorno de los 1.660 dólares por onza aunque estos días atrás ha llegado a superar la barrera de los 1.700 dólares/onza concretamente el 6 de marzo, cuando la Fed anunció la bajada de tipos.

Estas cifras reflejan una subida cercana al 6% en el último mes y de casi un 30% en los últimos 12 meses. Si miramos, sin embargo, los diez últimos años, la subida del precio del oro ha sido del 100%. El último año, el Ibex 35 ha caído más de un 18%.

"En el caso de Sempi Gold España el aumento de la demanda se ha notado de una manera tremenda. Si comparamos estos días con el mismo periodo del año anterior el avance es enorme, hemos tenido el doble de demanda, el doble de facturación y el doble de dinero dedicado a la compra de oro físico", explicaba José María Martínez. En Alemania, sin embargo, la subida no ha sido tan pronunciada, pero sí que se ha reforzado la venta de oro "más de lo habitual". Pero la mayor demanda está en Italia, "allí el terror por el coronavirus es total", decía Martínez.

Por su parte, Gabriel Ruiz añade un elemento más al análisis. "Las consecuencias económicas del coronavirus para la economía mundial coge al BCE con el pie cambiado y la guardia baja, ya que tiene los tipos en negativo, y por más negativo que esté, no va a lograr que la banca comercial capitalice esa ayuda en el tejido productivo europeo".

¿Cuánto va a durar esta situación?, preguntamos desde Libre Mercado: "Podemos esperar que dure, porque la demanda fundamental que están teniendo las refinerías es de los bancos centrales y grandes instituciones. En comparación, la demanda de pequeños ahorradores, es testimonial casi. Estamos viendo fabricar barras de 400 onzas (670.000 dólares), a una velocidad nunca vista anteriormente, todo el oro que les llega lo funden en barras de 400 onzas", cuenta Gabriel Ruiz, quien dice apesadumbrado que tienen que esperar semanas para que les envíen lingotes de una onza.

Esta situación obliga a "protegerse", dice Gabriel Ruiz, quien confiesa tener todo su patrimonio invertido en oro.

En Libre Mercado

    Servicios