Menú

El Covid-19 provoca el mayor desplome de la actividad económica en Europa desde 1998

El hundimiento de Alemania y Francia anticipa el colapso de la actividad en Italia y España.

LD/Agencias
0
El hundimiento de Alemania y Francia anticipa el colapso de la actividad en Italia y España.

La actividad del sector privado de la zona euro ha registrado en marzo su mayor caída de toda la serie histórica como consecuencia del impacto de la pandemia de coronavirus y de las medidas de contención implementadas por los gobiernos, según refleja el índice compuesto preliminar de gestores de compras (PMI), que ha bajado hasta los 31,4 puntos desde los 51,6 de febrero, el nivel más bajo del dato desde que en 1998 comenzaron los registros.

Este nivel anticipa una contracción trimestral del PIB de la eurozona del 2% y sugiere un mayor declive a medida que se intensifique la respuesta a la epidemia, según IHS Markit.

El desplome de la actividad en marzo ha sido especialmente significativo en el sector servicios, cuyo índice PMI adelantado se ha situado en 28,4 puntos, frente a los 52,6 de febrero, su peor lectura desde el comienzo de la serie en 1998, mientras que el sector manufacturero ha agravado su recesión, con una caída del índice de actividad hasta los 44,8 puntos desde los 49,2 del mes anterior, en mínimos de 92 meses, incluyendo el hundimiento de la producción fabril a mínimos de los últimos once años, con un subíndice PMI de 39,5 puntos, frente a los 48,7 de febrero.

"La actividad empresarial en toda la zona euro se desplomó en marzo con una intensidad que superó con creces la caída observada en lo peor de la crisis financiera mundial", ha señalado Chris Williamsom, economista jefe de IHS Markit, para quien el PMI de marzo indica una caída del PIB trimestral "de alrededor del 2%", advirtiendo de que este declive "puede intensificarse más puesto que es probable que se adopten políticas aún más severas para hacer frente al virus en los próximos meses".

En este sentido, la encuesta señala que, mientras el crecimiento se había acelerado modestamente en los dos primeros meses del año, en marzo se observaron problemas generalizados para la actividad como consecuencia de las medidas cada vez más estrictas para contener el contagio del brote de coronavirus, siendo el sector servicios el más afectado en los segmentos orientados al consumidor como los viajes, el turismo y los restaurantes, mientras que en el sector manufacturero la caída ha sido menos severa.

En el mes de marzo, los volúmenes de nuevos pedidos recibidos se redujeron con la mayor intensidad registrada hasta la fecha, como consecuencia de la caída récord de los nuevos pedidos para exportaciones a medida que los flujos comerciales transfronterizos se paralizaron. Asimismo, las expectativas respecto a la actividad total futura también se deterioraron intensamente, hasta alcanzar su mínima histórica, observándose niveles récord de pesimismo respecto de los próximos doce meses tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios.

De este modo, el hundimiento sin precedentes de la demanda y del sentimiento empresarial impulsaron el mayor recorte mensual del empleo desde julio de 2009. En el caso del sector servicios, se ha destruido empleo al ritmo más intenso desde mayo de 2009, mientras que en el sector manufacturero han recortado sus plantillas con una intensidad que no se había vuelto a ver desde julio de 2012.

"La demanda de muchos productos y servicios se ha reducido dramáticamente, mientras que las demoras casi récord en las cadenas de suministro han dificultado la producción y el cierre de empresas hace que una proporción cada vez mayor de la economía esté quedando inmovilizada", ha apuntado Williamson, subrayando que el empleo está destruyéndose a un ritmo que no se había observado desde el verano de 2009.

"El sentimiento empresarial para los próximos doce meses se ha desmoronado hasta su mínima histórica, lo que sugiere que los esfuerzos de los responsables de la política monetaria no han logrado mejorar el panorama, que se torna cada vez más sombrío", ha afirmado.

En este sentido, desde la consultora Oxford Economics afirman que los datos del PMI apuntan al "colapso en curso en la actividad económica de la eurozona", con los servicios muy afectados por las medidas de contención "draconianas" implementadas por los gobiernos para controlar la propagación del virus y consideran que su publicación "alimentará aún más la presión para una respuesta fiscal coordinada a nivel de la eurozona" para mitigar las consecuencias económicas de la pandemia, después de la última intervención monetaria del BCE.

El colapso de Alemania y Francia

En el mes de marzo, los datos avanzados del PMI de Alemania y Francia confirman el desplome de la actividad de las dos mayores economías de la eurozona y anticipan datos aún más negativos en el caso de países como Italia y España, que se han visto más afectados por la epidemia y han implementado medidas de aislamiento y cierres de actividad aún más restrictivas.

"Es de suponer que cuando se publiquen los datos definitivos el próximo 3 de abril, el peor dato lo dejarán España y, sobre todo, Italia, primeros países en aplicar restricciones de movimiento y medidas de confinamiento de sus ciudadanos", apunta Aitor Méndez, analista de IG, para quien los datos adelantados para Francia y Alemania muestran cómo el sector servicios de la eurozona "prácticamente ha frenado en seco".

En el caso de Alemania la actividad del sector privado ha caído en marzo hasta niveles correspondientes a la crisis financiera de 2009, con una caída del PMI compuesto hasta los 37,2 puntos, frente a los 50,7 del mes anterior, lo que supone su peor lectura en once años y aboca a la 'locomotora europea' a la recesión, con una contracción del PIB que podría alcanzar el 2% en el trimestre, según IHS Markit.

En el sector servicios, el índice preliminar de actividad del sector privado se ha situado en marzo en 34,5 puntos, frente a los 52,5 de febrero, lo que implica el nivel más bajo de toda la serie histórica, mientras que el PMI manufacturero se ha deteriorado a 45,7 puntos desde los 48 del mes anterior, su peor lectura en dos meses, aunque con un desplome de la producción, hasta 42,2 puntos, frente a los 47,3 de febrero, su dato más bajo en 92 meses.

"El colapso sin precedentes del PMI subraya como Alemania se dirige a una profunda recesión", ha indicado Phil Smith, economista de IHS Markit, para quien los datos de marzo del PMI indican una caída del PIB de Alemania a una tasa trimestral de aproximadamente el 2%, mientras que el endurecimiento de las medidas de contención de la pandemia sugiere que "la recesión se intensificará en el segundo trimestre".

Por su parte, Francia ha registrado en marzo la mayor caída de su actividad de toda la serie histórica, con una bajada del PMI compuesto hasta los 30,2 puntos, frente a los 51,9 del mes anterior. El desplome de la actividad en Francia ha sido particularmente notable en el sector servicios, cuyo índice PMI sectorial ha caído en marzo hasta los 29 puntos, el nivel más bajo de toda la serie histórica, frente a los 52,6 del mes de febrero, cuando la actividad aún se estaba expandiendo.

Por su parte, el índice PMI manufacturero de Francia se ha situado en marzo en 42,9 puntos, frente a los 49,7 de febrero, su peor lectura de los últimos 86 meses.

En Libre Mercado

    Servicios