Menú

¿Quebrará el sector taurino por el Covid-19?

Las pérdidas estimadas ascienden a 200 millones, mientras que la crisis de liquidez de las ganaderías llega a 30 millones.

0
Las pérdidas estimadas ascienden a 200 millones, mientras que la crisis de liquidez de las ganaderías llega a 30 millones.

La rápida propagación del coronavirus ha sumido a España en una profunda crisis sanitaria, con miles de muertos y cifras mareantes de contagiados. La situación se ha deteriorado tanto que, desde mediados de marzo, el grueso de la población permanece confinada en su domicilio, debido a las medidas extraordinarias adoptadas tras la declaración del estado de alerta.

Los modelos epidemiológicos estiman que España sufrirá un número creciente de contagios hasta mediados de abril y que, durante el mes siguiente, tal cifra empezará a descender de forma lenta pero progresiva. Si se cumplen los cálculos de los expertos, esto implicaría la prórroga del confinamiento por un mínimo de dos meses, tras lo cual se proyectaría el levantamiento de las restricciones entre la segunda quincena de mayo y la primera de junio. Todo esto golpea directamente a la tauromaquia, como a otros tantos sectores de actividad.

Una crisis generalizada, no sectorial

Las primeras estimaciones sobre el impacto del Covid-19 en la economía del sector taurino deben partir de una evaluación preliminar del daño que va a sufrir el tejido productivo español. Según las estimaciones realizadas por el servicio de estudios de Goldman Sachs, la caída del PIB será del 9,7% en 2020, el segundo descenso más alto de la Eurozona, solo por detrás de Italia.

Sin embargo, el descenso no sería homogéneo, puesto que algunos sectores sufrirán caídas más moderadas y otros experimentarán un desplome más pronunciado. En el caso de la tauromaquia, el pico de caída del Valor Añadido Bruto estimado para su sector (arte y entretenimiento) puede alcanzar el 90-100%.

No hay que olvidar que el grueso de los ingresos del sector taurino provienen de la taquilla. Si comparamos, por ejemplo, la cuenta de resultados de Las Ventas con la del Real Madrid, vemos que la venta de entradas supone el 85% del negocio de la primera plaza del mundo, frente al 15% de la facturación del primer club de fútbol del mundo. Por lo tanto, es económicamente inviable dar corridas a puerta cerrada (más allá de que, en clave artístico-cultural, sería un ejercicio aberrante).

1-crisis-economica-covid-19-impacto-pib-
2-caida-sectores-coronavirus.png

El 37% de los festejos, en el aire

Si analizamos la distribución temporal de los festejos taurinos celebrados en España, podemos ver que el grueso de la actividad sectorial (56%) tiene lugar entre los meses de agosto y septiembre, de modo que tales festejos no enfrentarían un riesgo elevado de cancelación. Por el contrario, los espectáculos previstos para la segunda mitad de marzo, los meses de abril y mayo y la primera mitad de junio sí estarían directamente afectados por la pandemia del coronavirus. En consecuencia, se estima que hay un 24% de espectáculos en serio riesgo de cancelación y otro 13% que también enfrenta una situación delicada.

3-distribucion-temporal-festejos-taurino
4-riesgo-cancelacion-festejos-taurinos.p

Una posible alternativa para mantener en pie esta actividad es trasladar los espectáculos al mes de julio (que tradicionalmente tiene menos actividad y solo concentra alrededor del 8% de los festejos taurinos que se celebran en España) o al mes de octubre (aunque dependiendo de la climatología). En cualquier caso, sería un error pensar que simplemente se trata de una cuestión de cambiar unas fechas por otras, puesto que la demanda se verá drásticamente afectada por la caída de la actividad y del empleo, complicando la celebración de los festejos taurinos.

El impacto económico de las cancelaciones

Aunque la franja temporal afectada por las primeras cancelaciones no concentra un número de espectáculos tan elevado como la temporada de verano, lo cierto es que algunas de las principales Ferias del país tienen lugar en dichas fechas. En consecuencia, el impacto económico de estas suspensiones es mucho mayor de lo que podría parecer a primera vista.

La patronal sectorial, ANOET, estima que las pérdidas derivadas de ese trimestre en blanco ascenderán a unos 200 millones de euros. El grueso de tal caída está ligado a los seriales de Fallas (Valencia), Abril (Sevilla) y San Isidro (Madrid). A esta cifra habría que añadirle otros 200 millones de pérdidas que afectarían a los sectores que se benefician indirectamente del toreo (hoteles, restaurantes, comercios, transporte…).

Además, la crisis de liquidez puede poner a las ganaderías de lidia en una situación muy delicada, puesto que el coste diario de mantener reses bravas se estima en 1,5 euros y el censo de animales gestionados por estas explotaciones asciende a unas 200.000 cabezas. A lo largo de un trimestre de inactividad, esto supone un desembolso de casi 30 millones de euros que contrasta con la imposibilidad de obtener ingresos derivados de la venta de animales para su lidia en las plazas.

Ante esta situación, el sector ha reclamado al ministerio de Cultura un plan de choque que pretende evitar la quiebra del toreo y abarca las siguientes medidas:

  • Reducción del IVA cultural del 10% al 4%.
  • Reequilibrio de los pliegos de gestión en todos sus aspectos relevantes (canon, número de espectáculos, precio de las localidades, costes regulados…).
  • Revisión de los criterios de cotización de los profesionales taurinos.
  • Acceso a las líneas de financiación ICO.
  • Plan de indemnizaciones o reembolsos por espectáculos ya anunciados y promocionados que se han visto cancelados debido al confinamiento.
  • Reducción de cargas fiscales (IBI, IAE, Impuesto de Sociedades…).
  • Reestructuración de gastos administrativos (eliminando la imposición al empresariado taurino de costes como la cobertura sanitaria y veterinaria que exige la Administración).
  • Aplazamiento y reducción de obligaciones fiscales.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios