Menú

La empresa textil que vestía a Michelle Obama quiebra por el coronavirus

La mala situación financiera que venía arrastrando en los últimos años ha llegado a su punto final.

0

En 1947 se fundó en Nueva York una de las compañías textiles minoristas más importantes del país, J. Crew. Al principio, comenzó a vender ropa por catalogo y durante los años 80 crecía a un ritmo anual del 25%. En total, la facturación anual pasó de los 3 millones de dólares (2,75 millones de euros) a los 100 millones de dólares (92 millones de euros). Posteriormente comenzó a abrir tiendas por todo el país hasta llegar a conquistar a la que fuera Primera Dama, Michelle Obama.

Sin embargo, la mala situación financiera que venía arrastrando en los últimos años ha llegado a su punto final. La compañía, mediante su matriz Chinos Holding, ha declarado públicamente la bancarrota tras asegurar tener una deuda de 1.650 millones de dólares (1.512 millones de euros). En este sentido, la empresa ha llegado a un acuerdo con sus prestamistas para convertir la deuda en participaciones de capital e iniciar una reestructuración financiera. "A medida que buscamos reabrir nuestras tiendas de la manera más rápida y segura posible, esta reestructuración financiera integral debería permitir que nuestro negocio y nuestras marcas prosperen en los próximos años", señalan desde J. Crew.

Además de los acuerdos financieros, la empresa se plantea comenzar a cerrar algunas de sus casi 500 tiendas que tiene distribuidas por los Estados Unidos. Aunque, desde la compañía han insistido que tratarán de mantener la normalidad durante esta reestructuración financiera y que la parte del comercio electrónico seguirá funcionando sin problemas, ya que actualmente representa el 50% de la facturación de la empresa.

La situación de esta compañía, que se destacó por crear ropa elegante a precios asequibles, ya fue crítica en el año 2017, cuando salvaron a la empresa de la quiebra casi ‘in extremis’. Pero, desde entonces el mercado no ha confiado en esta empresa y tras la crisis provocada por el Covid-19 se ha visto obligada a la bancarrota, convirtiéndose así en el primer gran minorista estadounidense en esta situación.

Dentro del grupo empresarial, que desde 2011 pertenece a TPG Capital, y Leonard Green & Partners también se encuentran las empresas Madewell, J. Crew Group y Libby Wadle. De hecho, la primera de ellas estaba planeando salir a bolsa para así destinar esos ingresos al pago de la deuda de la compañía.

En Libre Mercado

    Servicios