Menú

Se busca dinero líquido: propietarios de discotecas, bares y comercios empeñan joyas y relojes a la desesperada

Empresarios y trabajadores sin cobrar los ERTE acuden a los prestamistas ante el cataclismo económico.

0
Empresarios y trabajadores sin cobrar los ERTE acuden a los prestamistas ante el cataclismo económico.
El cataclismo económico llena las casas de empeños | LD

Desde Rolex hasta bolsos de Hermès o Chanel. La quiebra económica por el estado de alarma golpea a trabajadores que siguen sin cobrar el ERTE, pero también azota a los autónomos, medianos y grandes empresarios. Así lo describen las casas de empeño consultadas por Libre Mercado, que hablan ya de una crisis que superará a la del 2008.

Álvaro Martín, propietario de Pawn Shop La Casa de los Empeños situada en el paseo de la Habana en Madrid, describe el panorama desolador al que se enfrentará España. Su empresa es un referente en el sector de los empeños y sirve de termómetro para saber cómo está afectando en los hogares las estrictas medidas en las que se ve ahogada la gran capital, que continua en fase 0.

"La gente está muy mal, nosotros solemos trabajar con clientela de clase media, alta o muy alta. Esta mañana hemos empeñado un Rolex y le hemos dado 6.000 euros al cliente que lo necesitaba con urgencia. También ha venido otro señor al que le hemos ingresado 20.000 euros en dinero líquido en su cuenta. Ha sido por el empeño de su reloj de lujo Panerai valorado en 60.000 euros si es nuevo. De segunda mano lo que le hemos dado es lo que vale, si no nos lo devuelve el dinero es como una venta, nos quedamos con el reloj.

Pagar a la plantilla, mantener a sus trabajadores, poder reabrir cumpliendo los protocolos sanitarios, solventar las quiebras y pérdidas que suponen pagar los impuestos con el establecimiento al 50% o, simplemente, para hacer frente a las deudas por la inversión en un negocio, son algunas de las razones por las que los Rolex vuelan en las casas de empeños. También las joyas, bolsos de lujo o todo lo que lleve oro. Hay que salir adelante como sea.

"La mayoría son empresarios de hostelería, dueños de restaurantes, bares, discotecas y comercios que necesitan sobrevivir porque no tienen ningún ingreso, se han quedado endeudados. Muchos cuentan que se han arruinado. Estamos viendo cómo hay gente que viene y tienen viviendas, pero ni un euro en el banco. Hay españoles con patrimonio, pero económicamente están muy mal. Se avecina una buena. El primer mes de confinamiento la gente estaba muy asustada. Se pensaba más en la salud, pero ahora el bolsillo ya duele. Viene mucha gente que está en ERTE y aún no ha cobrado, no tiene nada. Y hay extranjeros que están empeñando lo que poseen porque no han podido volver a sus países y están aquí atrapados", destaca Martín.

En una de las casas de empeño de la multinacional Quick Gold ubicada en el madrileño barrio de Usera, el ambiente es muy parecido. "Están viniendo clientes con joyas que no se ponen y las empeñan. Muchos lo hacen por primera vez en su vida. La mayoría nos dicen que siguen sin percibir ningún ingreso debido al impago de los ERTE del Gobierno. Otros te traen su oro para venderlo. Pero es evidente que han aumentado muchísimo las llamadas y cada vez va a más", transmite una de las empleadas consultadas a Libre Mercado.

Javier Zamora, responsable de la Casa de Empeños Oromaister en Móstoles, entiende que están recibiendo llamadas pero que todavía no hay un aumento significativo porque "Madrid está en Fase 0". Sí advierte de que hay más peticiones de información en su negocio, futuros clientes que ya se preparan para lo peor. Lo que tiene claro es que en cuanto la Comunidad pase a la Fase 1, "se irán viendo colas conforme vayan pasando los meses".

Él mismo habla con sus colegas de profesión en otras autonomías y ya lo están viviendo. "Compañeros míos de Baleares, Valencia o Andalucía han aumentado el flujo de clientes de forma exponencial. Tienen muchísimos más. Y aquí va a pasar lo mismo. Esto va a ir a más a medida que la situación económica se vaya deteriorando en España. Todos los que trabajamos en los empeños ya estamos preparados y lo sabemos. Iremos pasando de fases y veremos que el empeño de joyas y venta de artículos personales será mayor".

Álvaro Martín de Pawn Shop piensa que la gente se desprenderá del oro como pasó en la crisis del 2008. En su negocio son testigos de ello: "Nosotros compramos oro a partir de 100 gramos, en grandes cantidades. Puedo decir que es por lo que más preguntan cuando llaman, ¿a cuánto está el oro?, ¿cuánto me dais? Todos tienen una historia detrás. Ya hemos escuchado todo tipo de casos, parecemos psicólogos. Pero insisto, es solo el comienzo. En España va a ser más grave la ruina económica que en otros países, esto solo acaba de empezar".

Javier Zamora, no obstante, pese a la situación adversa que se padece en el país, cree que es un buen momento para vender el oro porque las condiciones son mejores que las del 2008. "En el mercado internacional el oro está ahora mismo cotizando a 51 euros el gramo, dependiendo del oro y la calidad. El precio va oscilando, pero sí recomiendo que, si tienen que vender, lo hagan ahora", concluye.

En Libre Mercado

    Servicios