Menú
EDITORIAL

Los Presupuestos y la solidez del pacto PSOE-Podemos

Resulta ilusorio o ingenuo dar por descontado que el PSOE vaya a dar un giro a la derecha con tal de sacar adelante los PGE.

EDITORIAL
0

Pedro Sánchez ha afirmado estar "dispuesto" a "recoger el guante" y alcanzar acuerdos con el PP para sacar adelante los Presupuestos del año que viene, tal y como le ofrecía pocas horas antes Pablo Casado. Además, el presidente del Gobierno ha advertido a Podemos de que será necesario "modular" su pacto programático –sobre todo en medidas de gasto– para hacer frente a la crisis del coronavirus y sacar adelante las cuentas de 2021 con el respaldo de otros partidos. En este sentido, recuérdese también que Sánchez hizo el domingo una clara defensa de la participación de Ciudadanos en la negociación de los PGE, aunque eso suponga rebajar el pacto programático con la formación de Pablo Iglesias.

Si a todo lo anterior se suma el hecho de que, más pronto que tarde, la UE va a reclamar a España que sanee sus cuentas si quiere obtener auxilio financiero; y que para esos ajustes los comunistas no son precisamente los mejores compañeros de viaje que Sanchez pueda tener, se podrá convenir en que el choque entre PSOE y Podemos por el rechazo socialista a la creación de una comisión de investigación sobre Juan Carlos I va a ser poca cosa en comparación con las tensiones que los Presupuestos van a generar entre los dos partidos que conforman el Gobierno.

Aun así, puede resultar ilusorio o ingenuo dar por descontado que el PSOE vaya a dar un giro a la derecha. Sánchez es un oportunista que jamás dará un giro sensato a su política económica si ve peligrar su continuidad en el poder. Y ese es el problema que se le plantea al presidente del Gobierno, el de los vetos cruzados, o lo que es lo mismo, la incompatibilidad que existe entre un buen número de fuerzas parlamentarias, que convierte la aspiración de Sánchez a obtener apoyos transversales en un ejercicio imposible. Así se lo ha puesto de manifiesto ERC al advertirle de que la inclusión de Ciudadanos en la negociación del los Presupuestos sería incompatible con su apoyo a los mismos. Como para que Sánchez se plantee incluir también al PP en dichas negociaciones... También Podemos se niega a la inclusión de la denostada derecha en la elaboración de los PGE, y el PP no respaldará las cuentas si el PSOE no rompe con Podemos.

El presidente del Gobierno tendrá que calibrar si un acuerdo puntual pero significativo como es la elaboración de los Presupuestos con los partidos ubicados a la derecha del PSOE implica una ruptura definitiva con sus socios de Gobierno o si por el contrario es compatible con su continuidad en el Ejecutivo, objetivo al que sacrificaría todo lo demás. Al fin y al cabo, Europa todavía no se ha puesto lo suficientemente firme con el saneamiento de las cuentas públicas como para que sea inevitable la ruptura entre el PSOE y Podemos.

En Libre Mercado

    Servicios