Menú

Los datos que demuestran que la 'caza a los ricos' perjudica al grueso de los trabajadores

Un menor gasto de las familias más acaudaladas supone peores salarios y menos empleo para las rentas medias y bajas.

0
Un menor gasto de las familias más acaudaladas supone peores salarios y menos empleo para las rentas medias y bajas.
El menor gasto de los ricos golpea al resto de la población | Alamy

Desde que se adoptaron medidas de confinamiento, la caída del consumo ha sido especialmente acusada entre los hogares más ricos. No obstante, sería un error pensar que dicha corrección afecta solamente a las familias más acaudaladas puesto que, de hecho, cuando los ricos reducen su gasto, el impacto no tarda en trasladarse al bolsillo y al empleo de trabajadores con ingresos medios y bajos.

Esas son algunas de las interesantes conclusiones a las que han llegado Emily Badger y Alicia Parlapiano en un artículo publicado por The New York Times. El periódico de la Gran Manzana no es sospechoso de ser un altavoz elitista, ya que es el diario de referencia del izquierdismo norteamericano. Sin embargo, la realidad económica es la que es y, según explica el NYT, el descenso en el gasto de los ricos tiene consecuencias negativas para el resto de la población.

Un buen ejemplo de ello lo tenemos en la industria del ocio y la restauración de la ciudad de Nueva York. El NYT pone el ejemplo de los espectáculos teatrales y musicales de Broadway. Esta industria emplea a miles de trabajadores de forma directa, pero además tiene un impacto indirecto muy importante en los bares, restaurantes y hoteles de la zona, cuyos niveles de actividad cuelgan del gasto asociado a la asistencia a tales espectáculos. En cuanto ha desaparecido ese sector, todo el empleo que ofrece a familias de renta media y baja se ha esfumado.

Según un informe de Opportunity Insights, un grupo de estudios asociado a la Universidad de Harvard, el 50% de la caída del gasto total se explica por la contracción observada en los desembolsos del 25% que más gana. No solo eso: el grueso de ese descenso se traslada directamente a los trabajadores menos cualificados, que son precisamente quienes más se benefician salarial y laboralmente de la actividad económica de los más ricos.

1-impacto-ricos-resto-poblacion.png

Raj Chetty, Nathaniel Hendren y John Friedman han estudiado la evolución del gasto a partir de los movimientos de tarjetas de crédito y de débito. A continuación, han cruzado estas cifras con el código postal al que están asociadas dichas tarjetas, con ánimo de comprobar si se observan grandes diferencias dependiendo de la zona que estudiemos. Su conclusión es clara: en las zonas de menos renta se ha reducido el gasto un 5%, mientras que el consumo de los barrios más ricos ha caído seis veces más, alrededor de un 30%.

2-impacto-ricos-resto-poblacion.png

Y es que el descenso que ha experimentado la demanda del sector servicios, directamente asociado a las medidas de confinamiento, ha sido mucho más acusado que la caída del consumo de bienes duraderos y no duraderos, hasta el punto de que los niveles actuales son similares a los de hace quince años, principalmente por esa fuerte caída ocurrida entre quienes más ganan.

3-impacto-ricos-resto-poblacion.png

En el mismo sentido, si se analizan los datos de empleo, encontramos que la caída de la ocupación ha sido mayor en los barrios del país con mayor nivel de renta.

4-impacto-ricos-resto-poblacion.png

En clave española

Algo similar a lo que se observa en Estados Unidos es lo que ya está pasando en España. El mejor ejemplo del vínculo entre los ricos y el resto lo tenemos en la estructura económica de los destinos turísticos de nuestro país que están más asociados al ocio y disfrute de familias acaudaladas. Marbella, Ibiza… son solo algunos ejemplos de cómo una caída en el gasto de los ciudadanos más prósperos se traduce rápidamente en cifras de ingresos y de empleo mucho menos favorables para quienes se sitúan en la distribución media-baja de la renta. Sánchez e Iglesias deberían tener en cuenta estas conclusiones antes de continuar con su caza a los ricos.

En Libre Mercado

    Servicios