Menú

Una pequeña empresa valenciana le gana la batalla judicial a Lidl

Debido a estas múltiples quejas, el empresario e inventor valenciano emitió un requerimiento amistoso a Lidl para que retirasen este producto.

0
Debido a estas múltiples quejas, el empresario e inventor valenciano emitió un requerimiento amistoso a Lidl para que retirasen este producto.
Tienda de Lidl | Alamy

Hace tres años, el horchatero valenciano Andoni Monforte comenzó una batalla legal contra la cadena de supermercados alemana Lidl por un producto llamado Vegan Milker, que creó el de la capital del Turia. Ahora, un juzgado de la Audiencia Provincial de Mannhein ha señalado que la cadena infringió una patente española y, por tanto, deberá indemnizar a Monforte por ello.

Concretamente, el Vegan Miler sirve para crear leche vegetal desde cualquier semilla de forma casera. El utensilio, que se puede comprar a través de Amazon, comenzó a comercializarlo la empresa española Chufamix S.L. y, además, logró la patente europea concedida por la Oficina Europea de Patentes en el mes de junio de 2017. Además de en Europa, el producto también consiguió la patente en China, Estados Unidos y México, entre otros países. Esto significa que la compañía con sede en Valencia es la única que puede vender este curioso producto para poder elaborar leches vegetales en casa.

Sin embargo, a las pocas semanas de que el producto lograse esta patente europea, Lidl sacó a la venta un producto muy similar al registrado por Chufamix. De hecho, según cuentan en Las Provincias, Monforte comenzó a recibir una oleada de críticas por parte de sus distribuidores, quienes pensaban que había alcanzado un acuerdo con la empresa teutona para la comercialización de este utensilio de cocina tan novedoso.

Debido a estas múltiples quejas, el empresario e inventor valenciano emitió un requerimiento amistoso a Lidl para que retirasen este producto del mercado. Sin embargo, la multinacional no hizo caso a las reclamaciones y siguió vendiendo el Vegan Milker en Europa y en Estados Unidos. Por si esto fuera poco, el producto vendido por los supermercados era sustancialmente más barato debido a que estaba fabricado en China y el de Monforte en España. Este fue el detonante para que muchos distribuidores cancelasen los acuerdos que tenían con Chufamix, que comenzó a perder dinero de forma notable.

Ante la falta de entendimiento, la empresa española decidió acudir a la vía judicial e interpuso una querella por un delito contra la propiedad industrial e intelectual. Este recurso fue admitido a trámite tanto en España, como en Alemania y también en Holanda. Ante la lentitud de la justicia española, Monforte recurrió a la alemana contratando abogados germanos que iniciaron un proceso judicial que le ha terminado dando la razón.

En Libre Mercado

    Servicios