Menú
Hablemos de futuro

Santander, clave en la remontada de la economía española durante la crisis de la covid-19

La entidad ha apoyado a la sociedad durante los momentos más duros de la crisis sanitaria y lo sigue haciendo en el camino hacia la nueva normalidad.

0
La entidad ha apoyado a la sociedad durante los momentos más duros de la crisis sanitaria y lo sigue haciendo en el camino hacia la nueva normalidad.
Un camarero atiende a los clientes en la terraza tras la reapertura del establecimiento. | EFE

Tras superar la peor parte de la crisis del coronavirus, poco a poco la actividad está volviendo a la normalidad. Pero este camino y la actual remontada del que todos y todas formamos parte, no hubiera sido muy difícil sin el apoyo de muchas empresas que en las medida de sus posibilidades y capacidades, han contribuido en la lucha contra la covid-19.

Un ejemplo de ello lo representa Banco Santander, cuyas medidas e iniciativas han tratado de estar al lado de las personas y colectivos más afectados por la crisis en cada momento.

Ahora, la entidad que preside Ana Botín y que acaba de recibir el premio "Excellence in Leadership" en Europa por su gestión de la crisis de la covid-19, otorgado por la revista Euromoney, ha recogido algunos ejemplos y experiencias de todo lo vivido en los últimos meses a través del documental Un país de imparables. La Remontada producido por Movistar+.

En el plano económico, algunos de los sectores más afectados, motor de riqueza y empleo en nuestro país han sido el turismo, la hostelería y la automoción. Para ellos Banco Santander ha diseñado planes específicos para contribuir a su mantenimiento y recuperación.

Las primeras medidas

Cuando el Gobierno decretó el estado de alarma e impuso el confinamiento domiciliario, millones de españoles nos vimos en una situación inédita en nuestras vidas. Eso repercutió como un mazazo a la economía, aunque miles de profesionales pudieron seguir desempeñando su trabajo desde casa.

En su estrategia para adaptarse a la situación en un primero momento, Banco Santander reforzó sus capacidades tecnológicas y de comunicación, en las que ya venía invirtiendo desde hace tiempo en el marco de su estrategia de transformación digital, para conseguir que más de 120.000 empleados pudieran trabajar de forma remota.

Otra de las medidas que el Grupo impulsó desde el inicio de la crisis fue la atención a los clientes a través de sus distintos canales digitales que en estos cuatro meses se incrementó un 63%., el 64% del total.

En los primeros meses del año Santander España ha registrado más de 500 millones de acceso digitales, un 38% más que el mismo periodo de 2019. La agilidad de la entidad para habilitar nuevos procesos de contratación online y aumentar la capacidad operativa en remonto ha significado que en los primeros meses del año hayan sumado 300.000 nuevos clientes digitales de los que aproximadamente un 20% son mayores de 70 años.

Ayudar a pymes y autónomos a superar la crisis

A mediados de marzo Banco Santander se convirtió en la primera entidad que habilitó las líneas ICO, con 45.000 millones concedidos a día de hoy, dirigidos a pymes y autónomos para mitigar el impacto de la pandemia. Así, el banco puso a disposición de sus clientes distintas líneas de financiación con diferentes importes y condiciones. Todo ello acompañado de una flexibilización en las condiciones de financiación para las personas y empresas afectadas por la covid-19.

Con la llegada del mes de abril la sociedad española vivió los momentos más duros de la crisis sanitaria. Es entonces cuando el Santander puso en marcha el Fondo Solidario Juntos.

Bajo el lema Santander All. Together. Now, la entidad puso en marcha este Fondo que se financió con el 50% de la retribución para 2020 de la presidenta Ana Botín y el consejero delegado José Antonio Álvarez, el 20% de la retribución de los consejeros no ejecutivos y la aportación de empleados y cualquier persona que así lo desease, hasta alcanzar los 54 millones de euros.

Este dinero se destinó en un primer momento a la compra de material sanitario urgente y, paralelamente, a contribuir y dotar de financiación investigaciones para frenar la covid-19 y proyectos encaminados a paliar los efectos negativos producidos por la crisis en los colectivos más vulnerables.

Esta cantidad formaba parte de los 100 millones de euros movilizados por la entidad para luchar contra la pandemia en los distintos países en los que opera. Parte de esta movilización de fondos, más de 20 millones de euros, se centró el ámbito académico, en el que Banco Santander se ha distinguido desde hace años como la empresa privada que más invierte en Educación Superior.

Iniciativas como el llamado Fondo Supera Covid, impulsada de la mano de Crue Universidades Españolas y el CSIC y dotada con 8,5 millones de euros, se han centrado en apoyar proyectos , liderados por las universidades , para hacer frente a los desafíos sanitarios, sociales y educativos surgidos por la crisis de la covid-19.

Por otra parte, y fruto del respaldo que desde hace años ofrece el Santander al emprendimiento universitario, decenas de jóvenes emprendedores formados en el programa Santander X Explorer, paralizaron sus proyectos o los han transformado para buscar, de forma altruista, soluciones urgentes a las necesidades sanitarias que iban surgiendo conforme avanzaban los días: impresión de pantallas protectoras en 3D, compra de mascarillas y batas, desarrollo de plataformas para poner en contacto a sanitarios y makers o ayudar a los transportistas a encontrar servicios abiertos en sus largas horas de carretera, son solo algunos ejemplos de la avalancha de solidaridad de muchos Explorer.

Apostar por la investigación para encontrar una cura

El apoyo a la investigación también tuvo su espacio a principios de mayo cuando se destinaron ayudas, enmarcadas dentro del Fondo Solidario Juntos, a diferentes proyectos.

Banco Santander aportó financiación a iniciativas enfocadas en la lucha contra la pandemia y el conocimiento del virus y su comportamiento, como el estudio Kids Corona, del hospital infantil Sant Joan de Déu, que analiza la incidencia y afectación de la covid-19 en niños y embarazadas (se ha concluido que más del 99% de los menores contagiados no mostraban síntomas o estos eran poco importantes); una investigación de la Fundación Galega de Medicina Xenomica; o un proyecto de investigación puesto en marcha por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, CNIC, que busca un refuerzo inmune para la vacunación de la covid-19, entre otras muchas colaboraciones

Impulso a la hostelería y al turismo

Entre mediados y finales de mayo, comenzó la llamada desescalada para ir permitiendo a los ciudadanos ir recuperando la normalidad paulatinamente. Esto supuso la vuelta de los negocios del sector Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), que habían visto cómo en la larga primavera del coronavirus sus ingresos, en la mayoría de los casos, se habían reducido a cero.

Para contribuir a la remontada de la economía española y en apoyo de este sector fundamental, no solo a nivel económico, Banco Santander cuenta con una serie de productos y servicios personalizados y enfocados a facilitar el regreso a la normalidad. El objetivo es ayudar a que estos negocios puedan hacer frente a problemas como la falta de caja, las pérdidas tras varios meses sin facturar o la toma de decisiones sobre cuándo y cómo abrir sus locales.

Es una apuesta de la entidad, que ha dedicado un equipo de gestores especialistas en este segmento, para paliar las consecuencias que ha tenido la covid-19 en el sector Horeca y revitalizar el motor del turismo, una pieza capital en nuestra economía.

Un país de imparables es un documental de Movistar+ que muestra las historias de superación y empeño que han tenido el apoyo de Banco Santander durante la crisis. Puedes ver el documental completo en este enlace.

En Libre Mercado