Menú

Ada Colau prohíbe el alquiler de habitaciones a turistas

El Ayuntamiento suspende la concesión de licencias de habitaciones turísticas en contra de la normativa de la Generalidad

0
El Ayuntamiento suspende la concesión de licencias de habitaciones turísticas en contra de la normativa de la Generalidad
Colau, en una imagen reciente. | EFE

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, prosigue su cruzada contra el turismo y contra los barceloneses, a quienes prohíbe a partir de ahora alquilar habitaciones a turistas en sus propios domicilios. El Ayuntamiento de la capital catalana ha decidido suspender de manera cautelar la concesión de licencias de habitaciones turísticas en pisos particulares, medida que torpedea un decreto de la Generalidad que entra en vigor este miércoles y que pretendía "ordenar" esta actividad.

Tal decreto dejaba en manos de las administraciones municipales la regulación del alquiler de habitaciones y lo primero que ha hecho Colau ha sido suspender por un año prorrogable a otro más la concesión de licencias a particulares. Según la teniente de alcalde Janet Sanz, tal decisión se adopta para evitar las actividades presuntamente especulativas de plataformas como Airbnb.

El veto municipal implica que miles de barceloneses se verán privados de una fuente de ingresos que les permitía redondear el salario o suplir la falta de ingresos y aboca a los ciudadanos a llevar a cabo esta actividad al margen de las administraciones.

"Impactan en el mercado de la vivienda"

Según la teniente de alcalde Sanz, la misma que abogó por el cierre de la industria del automóvil semanas antes de que Nissan anunciase su adiós a Cataluña. "las habitaciones turísticas impactan en el mercado de la vivienda porque son actividades mucho más rentables y porque sustituyen la oferta por la vivienda habitual". Así, en Barcelona se prohíbe la modalidad "bed & breakfast", habitual en el resto del mundo, porque según Colau y Sanz tal forma de turismo encarece la vivienda.

El decreto de la Generalidad ya establecía límites a la actividad, como un máximo de cuatro turistas por vivienda o de 31 días al año de alquiler. Según datos de la empresa Airbnb, en Cataluña hay unas 14.000 habitaciones de alquiler para turistas, nueve mil de ellas en Barcelona. Al golpe del coronavirus al turismo se añade ahora la resolución de Colau, una nueva forma de desalentar el turismo en la ciudad.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia