Menú

España, único país donde sigue empeorando la confianza económica

Mientras la UE y la eurozona mejoraron sus datos de sentimiento económico, España frenó su "rebote" en agosto.

0
Mientras la UE y la eurozona mejoraron sus datos de sentimiento económico, España frenó su "rebote" en agosto.
Malos datos económicos para Sánchez y Calviño | EFE

Desde hace décadas, los estudios centrados en medir la confianza de los agentes económicos constituyen un indicador adelantado muy revelador para anticipar tendencias. En el Viejo Continente, la Comisión Europea realiza este tipo de estimaciones con carácter mensual y empleando la misma metodología en los veintisiete países miembros de la Unión.

La edición más reciente del Economic Sentiment Indicator (ESI), que corresponde al pasado mes de agosto, revela una tendencia preocupante. Mientras que la confianza en la economía mejora a lo largo y ancho del continente, España se convierte en la excepción a la norma, dado que nuestro país experimentó en agosto un nuevo retroceso en este indicador.

La Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión Europea calcula el ESI a partir de un panel de encuestas distribuido entre cientos de empresas y expertos. De esta forma, Bruselas le toma el pulso a la industria, los servicios, el retail, la construcción… además de tomar en consideración la valoración que hacen los consumidores sobre el punto en que se encuentra el ciclo económico.

Partiendo de esa base, el ESI se expresa en base 100, de manera que un sentimiento económico neutral recibe esa nota, mientras que un predominio de valoraciones optimistas se traduce en valores superiores a dicho umbral. La crisis, provocada por la pandemia y agravada por la nefasta gestión del gobierno, ha hecho que la nota de España ceda hasta los 73,3 puntos, uno de los registros más bajos de la serie.

Tras el desplome observado en marzo y abril, los meses de mayo y junio permitieron invertir la tendencia e iniciar un lento proceso de recuperación. Así, en julio veíamos que España lograba una nota de 90,6 puntos que, si bien seguía apuntando a una clara situación de pesimismo y falta de confianza en la economía, al menos suponía recuperar parte del terreno perdido.

Sin embargo, el "rebote" económico se ha enfriado durante el mes de agosto. Así lo constató la OCDE hace algunas semanas, cuando reveló que sus indicadores adelantados reflejan un enfriamiento de la recuperación, a pesar de la campaña de verano y de la recuperación generalizada que sí se observa en el resto de economías europeas.

Pues bien, en esa línea va la última publicación del ESI, que refleja un deterioro en la calificación de España hasta los 88,1 puntos. No solo se trata de una mala noticia en la medida en que respalda la tesis de que el "rebote" pierde fuelle y la crisis se va a alargar más de lo esperado, sino que también es un resultado preocupante porque contrasta con la evolución registrada en el resto de Europa, donde el indicador sube de 82,4 a 87,7 puntos en la eurozona y de 81,9 a 86,9 puntos en el conjunto de la Unión Europea.

Sector por sector, el pesimismo ha aumentando en el sector servicios (que cae -38,3 puntos por debajo del punto de equilibrio), entre los consumidores (donde ya estamos en una evaluación de -28,7), en el retail (puesto que el comercio minorista refleja una corrección de -27,8 puntos) y en la construcción (con un descenso de -26,4 puntos). La nota es algo mejor en el caso de la industria (-11,8 puntos), pero igualmente aquí se repite la tónica negativa.

En Libre Mercado

    Servicios