Menú

Las pésimas cifras del paro en agosto que el Gobierno ha decidido ignorar

El paro se dispara en el último año en 737.010 personas, mientras el Gobierno se centra en el dato mensual.

0
El paro se dispara en el último año en 737.010 personas, mientras el Gobierno se centra en el dato mensual.
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz | Cordon Press

La ilusoria recuperación en V y los ficticios brotes verdes del Gobierno tampoco llegan al mercado laboral español. Como es habitual, a primera hora de la mañana de este miércoles, los ministerios de Trabajo y Seguridad Social han publicado las cifras de empleo relativas a agosto, donde el octavo mes del año ha terminado con muchas sombras y escasas luces.

Agosto es un mes tradicionalmente malo para el empleo, ya que es cuando se pone fin a la larga lista de contratos del verano, por lo que el paro siempre sube. Sólo el año 2013 se produjo una excepción, cuando el desempleo cayó en 31 personas. Esta vez, el paro ha vuelto a subir en 29.780 personas–, aunque se trata del menor incremento en este mes desde 2016, un dato que no ha dudado en destacar el Gobierno.

Antes considerar esta cifra como una buena noticia, hay que tener en cuenta que estamos ante uno de los agostos más atípicos de la historia de España. El turismo extranjero ha evitado nuestro país y los rebrotes han hundido la actividad de hoteles, bares y restaurantes, por lo que la campaña de verano ha sido extremadamente floja y no ha logrado salvar los muebles como esperaban los sectores protagonistas de la temporada. Esto implica que en julio y agosto no se haya producido el mismo nivel de contrataciones que años anteriores, uno de los motivos que explican que el número de parados al terminar el mes sea menor que otros años. Básicamente, porque no había tantos contratos que terminar. En el volumen total de parados ya encontramos un mal dato: 3.802.814 desempleados, su nivel más alto en un mes de agosto desde 2015. Esta cifra se acerca, si nada lo remedia, a la peligrosa barrera de los 4 millones de parados.

captura-de-pantalla-2020-09-02-a-las-105845.png

Lo mismo ocurre con el dato mensual de afiliados a la Seguridad Social, donde agosto cerró con 6.822 afiliados más que en julio, un hecho que no ocurría desde que comenzó la serie histórica en 2001 y del que el Ejecutivo socialista tampoco ha dudado en presumir, aunque carezca de relevancia. Sin embargo, en total, el número medio de afiliados a la Seguridad Social se situó en 18.792.376 personas en agosto, el nivel más bajo desde 2017, aunque esto no aparece en la nota de prensa del ministerio. En el mismo periodo de 2019, el número de afiliados a la Seguridad Social era de 19.320.227 personas, lo que convirtió a este agosto en el mes con más afiliados desde que hay registro. Actualmente, estamos muy lejos de esa cifra.

Es más, este mes de agosto terminó con 18.591.306 afiliados a la Seguridad Social, lo que supone 82.541 ocupados menos a su inicio, debido a que solo el lunes 31 se dieron de baja 211.566 ocupados. El Gobierno achaca este hecho a la "temporalidad" de nuestro mercado laboral y no a las bajas expectativas de los empresarios en septiembre. De hecho, aseguran que en el primer día de septiembre se recuperaron 150.000 trabajadores.

El drama de la comparativa interanual

Pero los resultados verdaderamente catastróficos de las cifras de hoy se han dado en términos interanuales, que es la comparativa más fiable para este tipo de estadísticas. Tanto los datos de paro como los de creación de empleo muestran la lenta recuperación de un mercado laboral completamente destruido por la pandemia.

Así, en los últimos 12 meses del año, el paro se ha incrementado en 737.010 personas -un 24%-, la mayor cifra desde 2009, cuando en pleno estallido de la burbuja inmobiliaria España sumó más de un millón de parados al Inem. Esta cifra es muy parecida a la interanual de julio, que se saldó con 761.601 parados más respecto al mismo mes de 2019. Otro pésimo indicador.

captura-de-pantalla-2020-09-02-a-las-102627.png

Un comportamiento similar ha tenido la afiliación interanual de agosto. Respecto al año pasado, el mercado laboral ha perdido la friolera de 527.851 afiliados, aunque este descenso se ha moderado respecto a los meses registrados desde el estallido de la pandemia. El pasado mes de junio fue el peor, con una pérdida de 893.360 afiliados. Aún así, hay que remontarse a 2013 para encontrar tasas anuales negativas. Por tanto, vemos que la recuperación del mercado laboral se atisba lenta, dolorosa y sin un horizonte claro sobre cuándo recuperaremos el empleo perdido por el coronavirus. Esto está muy lejos de los mensajes excesivamente optimistas del Ejecutivo socialista.

Alborozo en el Gobierno

"Moderadamente positivos", "continúan la tendencia de mejoría del empleo", "una vuelta a la normalidad", "un mes históricamente positivo en una situación históricamente negativa", "un dato normal dentro de su anormalidad"… A pesar del drama en el sigue sumido el mercado laboral español, los secretarios de Estado de Trabajo y Seguridad Social no han cesado en su optimismo en la rueda de prensa de hoy.

Los discursos de Joaquín Pérez Rey e Israel Arroyo se han centrado principalmente en ensalzar las bondades de las medidas del Gobierno en materia laboral. De lo que más han presumido es de los ERTE, que "han evitado el cierre de miles de empresas y han salvado millones de empleos", según el número 2 de Yolanda Díaz. Eso sí, al cierre del mes de agosto todavía había 812.438 personas incluidas en un ERTE (parcial o por fuerza mayor), 306.104 personas menos que en julio, pero una cifra bastante significativa teniendo en cuenta que en septiembre el Gobierno había previsto poner fin a los ERTE covid. Aunque estén en su casa sin trabajar y cobrando una prestación pública, estas 812.438 personas no figuran en las estadísticas oficiales como parados, aunque nada podrá evitar que lo sean en un futuro si sus empresas no vuelven a abrir o son despedidas una vez se han reincorporado.

Por su parte, el número 2 de Escrivá también ha aplaudido que el régimen de autónomos haya recuperado el nivel de empleo previo a la crisis, aunque es llamativo que su lectura sea tan diferente a la de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). "Miramos los datos de hoy con preocupación. Los datos de empleo de los últimos días de agosto aventuran una sangría de empleos y cierre de empresas en los próximos meses", señala su presidente, Lorenzo Amor, en un comunicado. "La situación de deterioro económico es tan importante que van a cerrar muchas empresas y vamos a perder más de un millón de empleos a lo largo de este año", insiste Amor.

Preocupación generalizada por los datos

Otra patronal que tampoco valora los datos del paro registrado en agosto de la misma forma que el Gobierno socialista ha sido la CEOE. "El análisis de los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social del mes de agosto no nos permite ver con optimismo la evolución del mercado laboral y la recuperación de los efectos negativos en el mismo, consecuencia de la crisis sanitaria" señalan en otro comunicado.

"Si bien es cierto que en este mes de agosto el aumento del paro registrado es inferior al de años previos", reconocen, "es inevitable recordar que la tasa de afiliación dista todavía mucho de alcanzar los niveles anteriores al inicio de esta crisis, con 457.853 afiliados menos". Además, la patronal advierte del maquillaje que están provocando los ERTE. "El efecto de los ERTE distorsiona la imagen de la realidad de nuestro mercado laboral, cuya evolución se puede ver afectada por la incertidumbre asociada a los rebrotes que pueden incidir negativamente en el ritmo de recuperación", añaden.

En la misma línea ha ido Randstad, que ha advertido que España solo ha recuperado un 20% del empleo perdido por la covid-19. Desde el 11 de marzo de este año hasta finales de abril, se perdieron casi un millón de puestos de trabajo. "La senda de recuperación se antoja lenta y muy lejana a la idea de recuperación en V, de la que se hablaba al inicio de la crisis", señalan en la ETT. Su competidora Adecco también advierte que, de seguir la tendencia, para el mes de septiembre se espera que el número de afiliados a la Seguridad Social caiga todavía más. Coincide también Infojobs que tras analizar los datos alerta de que "a la vista de la evolución del paro, la recuperación en V que alguna vez se pretendió ya puede descartarse por completo, al menos en lo que concierne al empleo". Por tanto, excepto en el Gobierno, la preocupación por los datos de agosto ha sido generalizada.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD