Menú

Ada Colau aprueba la ocupación de un edificio y hasta les paga las obras de rehabilitación

El ayuntamiento gastó 100.000 euros que en costear las obras de rehabilitación de un edificio con okupas del Patronato Municipal de la Vivienda.

0
El ayuntamiento gastó 100.000 euros que en costear las obras de rehabilitación de un edificio con okupas del Patronato Municipal de la Vivienda.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau | EFE

La okupación es una práctica que se ha disparado en España en los últimos años. De hecho, desde el 2016, los casos registrados se han elevado un 50%. Especial incidencia han tenido en Cataluña. En esta región, Barcelona, Gerona y Tarragona presentan un porcentaje del 14,2%, del 12,2% y del 11,5% en viviendas ocupadas por cada 10.000 domicilios. Esto se traduce en que la comunidad autónoma registró 6.688 ocupaciones en el año 2019, 5.101 solo en Barcelona.

Sin embargo, a Ada Colau, alcaldesa de la ciudad, parece que no le importa demasiado este tipo de delitos a tenor de su última decisión. Según ABC, la líder de Barcelona En Comù ha permitido que se legalice un local ocupado por jóvenes antisistema en el barrio barcelonés de Gracia, de los más exclusivos de la urbe. Allí se encuentra un local que ha pasado de ser una casa okupa, pendiente de un desalojo, a un sitio para gente joven regularizado y reformado por las arcas municipales.

El local en cuestión cuenta con tres plantas y está en la calle Nil i Fabra número 17. Actualmente es propiedad del Patronato Municipal de la Vivienda, aunque anteriormente fue una comisaría de la Policía Nacional. Pese a que, para poder instalarse en este lugar, los residentes tienen que pagar un alquiler simbólico al consistorio, no lo han hecho y el Ayuntamiento de la ciudad condal ha permitido los impagos.

En el año 2015, este lugar fue ocupado estando ya Colau como alcaldesa de Barcelona. Desde entonces, no se ha producido el desalojo del sitio, sino que se ha regularizado y sufragado la reforma. Por si esto fuera poco, el equipo de gobierno del consistorio ha hablado en varias ocasiones sobre los beneficios que estos okupas aportan al barrio. Tanto fue así que en 2017 el distrito de Gracia cedió el local a la Asociación Joves de Gracia para ser usado por el mismo colectivo que lo ocupaba.

Pero, quizá, el punto de mayor polémica se encuentra en los 100.000 euros que el Ayuntamiento gastó en costear las obras y servicios. A cambio de esta cesión y reforma, la asociación debía abonar una renta anual de tan solo 665,5 euros, es decir menos de 56 euros al mes por el alquiler de un local con tres plantas.

En Libre Mercado

    Servicios