Menú

Cuatro gráficos clave que revelan que la segunda ola de covid en Madrid va a menos desde hace dos semanas

Los datos del propio Ministerio de Sanidad muestran que el pico se produjo a mediados de septiembre.

0
Los datos del propio Ministerio de Sanidad muestran que el pico se produjo a mediados de septiembre.
La segunda ola de covid en Madrid va a menos desde hace dos semanas. | LD

El ministerio de Sanidad ha insistido en decretar el "cierre" de Madrid, insistiendo en que la situación epidemiológica está descontrolada. Sin embargo, un análisis de los datos oficiales que publican la Comunidad de Madrid y el propio gobierno de España revela que el cuadro sanitario no solo no va a peor, sino que está mejorando de forma clara.

La pasada semana, Madrid constató alrededor de 22.000 positivos por covid-19. Si comparamos esta cifra con la semana anterior, vemos que se ha producido un fuerte descenso respecto a los 28.000 positivos que se registraron entonces. Y todo a pesar de que, durante la última semana, el número de test per cápita realizados en la región superó en un 40% el promedio para toda España.

En base a estos datos, este diario ha presentado diversos cálculos en los que se puede ver que el pico de propagación se habría alcanzado hace casi dos semanas. Si nos centramos, por ejemplo, en los positivos, su tendencia al alza se rompe el 18 de septiembre, indicando que la curva ya ha empezando a cambiar su trayectoria. Los datos desmontan el discurso de Salvador Illa y la estrategia de adaptación está funcionando, de modo que el "cierre" de Madrid se antoja como un error mayúsculo de graves consecuencias económicas y nula efectividad sanitaria, cuya única explicación parece ser política (minar la imagen del gobierno de Díaz Ayuso y anotarse el tanto de la mejora progresiva de los datos).

Los contagios caen desde antes de las restricciones

En la misma línea, el analista estadístico Alberto Zaragoza Comendador se ha sumergido en los datos oficiales que ofrece el Ministerio de Sanidad y, a partir de las cifras oficiales que divulga el propio departamento de Salvador Illa, ha podido comprobar que la tendencia de propagación del virus no solo no va a peor, sino que mejora desde hace ya días.

"Mirando la media móvil de siete días, el pico de positivos por covid-19 se alcanzó el martes 15 de septiembre. Y eso ni siquiera significa que esa sea la fecha en que hubo más propagación, porque hay una demora entre la fecha de contagio, la toma de la muestra y el resultado de la prueba", explica.

1-pico-contagiados-segunda-ola-madrid.png

En la misma línea, Zaragoza Comendador comprueba que la positividad ha seguido el mismo comportamiento y se reduce progresivamente desde mediados de septiembre.

2-pico-contagiados-segunda-ola-madrid.png

Por qué la IA es un indicador problemático

"Muchos analistas se fijan en la tasa de incidencia acumulada (IA), la cual alcanzó máximos en Madrid a principios de esta semana, según los informes del Ministerio de Sanidad. Sin embargo, esta métrica es, a mi juicio, equivocada. En primer lugar, la IA sobre un período de 14 días puede seguir subiendo una semana o más desde que empieza a descender los casos reales detectados, de modo que hay un retraso importante a la hora de recoger mejoras en la evolución epidemiológica. En segundo lugar, la IA reportada cada día por el ministerio de Sanidad es simplemente un dato provisional que luego nunca se corrige tras la publicación. Sin embargo, si miramos la serie temporal de casos publicada por el Instituto de Salud Carlos III, podemos observar que la IA llegó a sus valores máximos el 18 de septiembre y se reduce desde entonces".

3-pico-contagiados-segunda-ola-madrid.png

Los casos, vinculados al regreso a Madrid

Si tenemos en cuenta el periodo medio de incubación e inicio de síntomas, esto viene a decirnos que la propagación máxima de la covid-19 en Madrid se estaba registrando los días 5-10 de septiembre, coincidiendo precisamente con el regreso a la capital de millones de residentes en la Villa y Corte que habían salido durante el verano. Los datos de movilidad del transporte urbano así lo confirman, puesto que es precisamente en esas fechas en las que se constata que la ciudad volvió a operar a un ritmo elevado (aunque, lógicamente, por debajo de lo observado antes de la pandemia).

Por lo tanto, la propagación del virus toca techo en torno al 5-10 de septiembre, los diagnósticos alcanzan su techo entre el 15 y el 20 de septiembre y la pendiente descendente será una realidad lenta pero progresiva conforme avance el mes de octubre, tal y como ya ha advertido Libre Mercado.

Esta evolución parece confirmarse incluso en los informes del propio ministerio de Sanidad, que divulga un gráfico diario en el que se ajustan los positivos a la fecha de inicio de síntomas, lo que permite constatar que la segunda mitad de septiembre ha estado marcada por una clara mejoría:

casos-nuevos-diarios-por-inicio-sintomas.png

Contra el "cierre" de Madrid

Zaragoza Comendador hace un seguimiento de la incidencia presente del covid-19 en diversos países para subrayar las diferencias con respecto a España: "ahora mismo, Francia y Chequia tienen cifras de positivos no muy lejanas de las de España y claramente mayores que las que tenían en verano, pero allí no se ha restringido la movilidad, mientras que aquí ya hemos perdido la cuenta de las localidades confinadas desde que terminó el Estado de Alarma".

Según Zaragoza Comendador, las olas de epidemia tienden a resolverse en dos o tres meses sin necesidad de restringir la movilidad: "Esto significa que no debamos hacer nada. Por ejemplo, regular los eventos de masas. Pero tampoco debemos pensar en limitar la movilidad simplemente porque hay un incremento de los casos. En España existe la percepción de que, llegado a cierto nivel de contagios, la única forma de que empiecen a bajar es confinando. Y esa noción no se va a pesar de que multitud de países y territorios han demostrado que esto no es así. De hecho, en España hemos visto algo parecido en Aragón, donde la segunda ola retrocede a pesar de que las restricciones a la movilidad han sido casi inexistentes, salvando algunas localidades puntuales".

"Tenemos que abandonar la idea del confinamiento como única respuesta. Supongo que la idea restringir la movilidad sería defendible en una epidemia que estuviese muy localizada y con un virus letal pero poco contagioso como fue el ébola. Pero la covid-19 es distinto. Tiene letalidad reducida y focalizada, pero propagación máxima. Hay que tomar medidas más inteligentes. Y, no lo olvidemos, la libertad de circulación es un derecho fundamental y no debería restringirse simplemente porque los casos detectados de una enfermedad superen cierto número fijado de forma arbitraria", explica.

En Libre Mercado

    Servicios