Menú

El demoledor informe que desmonta el mito de la baja presión fiscal en España

El informe del Instituto de Estudios Económicos recalca que una mayor eficiencia en el gasto tiene mejores efectos que un aumento de recaudación.

0
El informe del Instituto de Estudios Económicos recalca que una mayor eficiencia en el gasto tiene mejores efectos que un aumento de recaudación.
La presión fiscal normativa en España se sitúa por encima de la media de la UE. | EFE

El Instituto de Estudios Económicos ha publicado esta semana un interesante informe en el que evalúa la competitividad fiscal de nuestro país. El estudio no puede llegar en mejor momento, puesto que, "como en anteriores crisis económicas, la reducción de la recaudación tributaria provocada por el descenso de la actividad económica pretende ser compensada mediante la introducción de nuevos tributos o la reforma de los ya existentes, con especial hincapié en la tributación empresarial".

El IEE censura esta pretensión, recalcando que la mejora de la eficiencia del gasto, y no el aumento de la recaudación, tiene mejores efectos macroeconómicos. De hecho, el decano de los think tanks españoles apunta que, por cada punto porcentual de aumento de los impuestos, puede acumularse una caída de la actividad productiva de un mínimo de dos puntos porcentuales en el medio y largo plazo".

De igual modo, y partiendo de la base de que la crisis de la covid-19 ha sido repentina e intensa, el Instituto recuerda que "en Alemania se ha rebajado temporalmente el IVA y se ha anunciado un recorte del peso de las cotizaciones sociales sobre los salarios, mientras que en Estados Unidos, Francia e Italia las medidas fiscales anticrisis han estado marcadas por el rechazo a subir impuestos y la voluntad de crear un clima tributario favorecedor de una recuperación rápida".

Como ya explicó Libre Mercado, el Instituto de Estudios Económicos divulga en España el Índice de Competitividad Fiscal, una publicación de la prestigiosa Tax Foundation estadounidense que compara las normas tributarias de las distintas economías desarrolladas. Según dicho ranking, España está en el puesto 27 de un total de 36 países analizados.

Pero, además de divulgar este índice, el organismo que preside Íñigo Fernández de Mesa ha elaborado un indicador de presión fiscal normativa en el que mide cuál es la carga de gravamen que el diseño del sistema tributario introducido en las distintas economías de la OCDE, con independencia de la recaudación obtenida. Desde este prisma, encontramos que España está un 10,5% por encima del promedio de la UE-27 y un 9,4% por encima del promedio de la OCDE.

Como es sabido, esa mayor presión fiscal normativa no genera una presión fiscal efectiva, es decir, una recaudación superior al promedio. Según el IEE, esto se debe al efecto de la economía sumergida y la inactividad laboral. No hay que olvidar, en este sentido, que aunque España recauda el 34,7% de su PIB en impuestos, el 22% de su actividad se desarrolla "en B", de modo que la presión fiscal de los contribuyentes que operan "en A" asciende al 44,5%.

Así, si el alcance de la economía sumergida se asimilase a la media europea (alrededor del 13% del PIB), la presión fiscal alcanzaría niveles del 38,7%, a escasas décimas del promedio comunitario. Dicho de otro modo: si la contribución de la economía "en A" subiese del 78% al 87% del PIB total, la recaudación crecería por un monto equivalente a cuatro puntos del PIB, eliminando el diferencial negativo en materia de presión fiscal recaudatoria.

Igualmente, el IEE aporta otros datos interesantes para el debate:

- Calcula que el esfuerzo fiscal (recaudación tributaria ajustada por renta per cápita) observado en España supera un 6,6% el promedio de la UE-27,

- Subraya que la presión fiscal efectiva de las empresas supone el 11,1% del PIB en España, por encima del 9,6% registrado en la UE-27, aunque si se ajustan los datos para considerar la economía sumergida, este indicador sería del 14,2% del PIB en España, frente al 11,1% de la UE-27. De igual manera, la presión fiscal normativa del Impuesto de Sociedades supera en un 22,6% la media comunitaria y en un 15,8% el promedio de la OCDE.

- Observa que la imposición patrimonial se sitúa entre un 40,9% y un 39% por encima de la media observada en la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

- Estima que la progresividad del IRPF en España es un 17% mayor que en el promedio de la UE y que el peso de impuestos y cotizaciones sobre el coste salarial es superior a los niveles medios de la OCDE.

En Libre Mercado

    Servicios