Menú

No, las mujeres no trabajan dos meses gratis: así manipulan Irene Montero y UGT los datos de la "brecha salarial"

El sindicato y la ministra retuercen los datos para trasladar una imagen de discriminación generalizada hacia las mujeres.

0
El sindicato y la ministra retuercen los datos para trasladar una imagen de discriminación generalizada hacia las mujeres.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, a su llegada a un pleno de Debate de totalidad del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado | Europa Press

"Las mujeres trabajarán gratis desde el 11 de noviembre hasta el fin de 2020 por la brecha salarial". Seguro que algunos de nuestros lectores se han encontrado con este titular a lo largo de los últimos días. Y es que, según el sindicato UGT, las trabajadoras de nuestro país perciben 51 jornadas salariales menos que sus contrapartes masculinos.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, no ha dudado en replicar este mensaje a través de su cuenta en Twitter. ¿De dónde sale esta cifra? La fuente empleada por UGT para referir estos datos es la agencia estadística europea, Eurostat, que compara anualmente el salario medio de los hombres y las mujeres en los distintos países de la Unión. Según la central de trabajadores, España presentaría una "brecha" salarial del 14% entre hombres y mujeres.

No obstante, si acudimos a la página web de Eurostat y comprobamos su último boletín sobre esta cuestión, el diferencial observado en España es del 11,9%. Este resultado, que de hecho sitúa a nuestro país por debajo del promedio comunitario (14,1%), supone que el dato compartido por UGT estaría inflado en un 15%.

El problema central del informe sindical radica, no obstante, en la interpretación que hace de esta estadística. Como explica Eurostat, "una mayor brecha salarial indica que el empleo femenino está más concentrado en sectores o profesiones menos remuneradas o que una proporción significativa de dichas trabajadoras está ocupada a tiempo parcial".

Por lo tanto, el cálculo de la "brecha" salarial no significa que las mujeres cobren un 11% menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo con idénticas condiciones. No hay que olvidar, de hecho, que discriminar salarialmente está fuertemente sancionado, puesto que vulnera preceptos fundamentales de nuestro Estado de Derecho, recogidos tanto en la Constitución como en el Estatuto de los Trabajadores. Eso explica que solo el 0,02% de las inspecciones del Ministerio de Trabajo hayan constatado algún tipo de discriminación sexista en el mercado laboral de nuestro país.

Entonces, ¿en qué consiste la estimación de la "brecha" salarial? Básicamente, se trata de una comparación sencilla del salario medio percibido por hombres y mujeres, de modo que no establece ninguna diferenciación por sector de actividad, función o cargo en la empresa, tipo de contrato, duración de la jornada, años de antigüedad, etc.

Así las cosas, ¿debemos descartar por completo este tipo de debate? En absoluto. España es uno de los países que menos ventajas fiscales ofrece a las familias, lo que redunda directamente en menores oportunidades para una conciliación más efectiva de la vida profesional y familiar. Esto puede contribuir a que haya más mujeres que hombres ocupadas a tiempo parcial o con media jornada. Sin embargo, ni las propuestas de UGT ni las medidas del Ministerio de Igualdad avanzan en esta dirección, de modo que todo el ruido generado por este tipo de mensajes no se traduce en ninguna mejora real para las familias.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot