Menú
José Cavero

El consumo no decae

Parece que se ha impuesto una cierta racionalidad y, pese a un cierto resquemor y desconfianza, la carne no ha desaparecido de los menús de los españoles en las celebraciones navideñas. Con toda probabilidad habrá decrecido el consumo, hablan de hasta en un quince por ciento. Pero después de los primeros grandes miedos, y tras la exhibición de unos cuantos centenares de ciudadanos que acudieron presurosos a recoger la carne que se les regalaba, como demostración de que no era en grado alguno peligrosa, se ha entrado en un período de mayor racionalidad.

Se supone que las vacas locas, cuando aparece alguna, llevan el camino del crematorio y no el del mercado. Cabe suponer que hasta ese punto llega la confianza de unos ciudadanos en los otros. Si se rompiera esa mínima fe, se habría llegado a un terrorismo en el consumo que, ése sí, tendría muy difícil superación y remedio...

0
comentarios