Menú
José Cavero

El momento crucial

Hay quien sostiene que todo acuerdo alcanzado en el límite de lo posible entre dos partes tiene que nacer de una ruptura previa. Hay que romper el diálogo totalmente para volver a la mesa y aproximar las posiciones hasta donde es posible, cediendo “hasta más allá de lo posible” por cada parte. Juan Jiménez Aguilar y Cándido Méndez, que parecen ser los extremos de la concertación hasta el momento imposible, habrán de tirarse los trastos antes de darse la mano y brindar con cava.

De lo contrario, cabe suponer que el Gobierno no lo tiene tan difícil: saben hasta dónde ha llegado cada cual y qué exige de la parte contraria. Será cuestión de dar ese paso último que cada una de las partes no se ha tenido la osadía, el coraje, la transigencia o la oportunidad de dar en materia de una reducción en el precio del despido y de una disminución efectiva de los contratos eventuales. Se hará en la seguridad de que cada parte quedará insatisfecha y con derecho al pataleo.

0
comentarios