Menú
José Cavero

Un escenario futurista

La Reserva Federal de los Estados Unidos del maestro Alan Greenspan ha determinado que los tipos de interés se establezcan, de momento, en el 5,5 por ciento; pero, dicen los analistas-intérpretes que los mercados ya le están reclamando medio punto más, o sea, un cinco por ciento. Por su parte, el Banco Central Europeo de Win Duisemberg mantiene el precio de su dinero en el 4,75 por 100. De manera que, si las tendencias de los dos grandes bloques se mantienen, no hay que descartar que en unos pocos meses, e incluso semanas, pudieran estar prácticamente a la par, más próximos de lo que pudo haberse sospechado.

Paralelamente, a medida que bajan los tipos USA, y que baja la tasa de crecimiento norteamericana, sube, se recupera y brilla el euro. De manera que tampoco terminan de descartar, los siempre mentados analistas, que el dólar y el euro pudieran llegar a tratarse de tú a tú, en una cotización de uno por uno.

Con lo cual, podríamos ver finalmente la convergencia de los dos grandes bloques de la globalización y del liderazgo “del mundo mundial” de nuestros días, en un escenario de moneda y tipos equiparables o intercambiables.

Después de lo cual, ¿para qué una moneda nueva llamada euro? El dólar ya está muy bien probada, y lleva el retrato del emperador de Occidente y sus antepasados.

0
comentarios