Menú

Covid-19: los datos oficiales solo recogen 1 de cada 8 contagios reales

Somos uno de los países con mayor desfase entre las infecciones oficiales y las reales.

0
Somos uno de los países con mayor desfase entre las infecciones oficiales y las reales.
Personal sanitario realiza pruebas PCR. | EFE

¿Cuántas personas se han infectado de covid-19 en España? Si hacemos caso a las cifras oficiales, dejaremos la estimación en 1,6 millones de personas. Sin embargo, estos datos parten de un supuesto totalmente irreal, según el cual la capacidad de diagnóstico sería lo suficientemente elevada como para conocer todos los casos reales o, al menos, buena parte de ellos.

En este sentido, Libre Mercado ya explicó que, si hacemos caso a los estudios de seroprevalencia, encontramos que la cifra real de infectados durante la primera ola del virus fue diez veces mayor al número oficial de contagiados. Dicho de otro modo, por cada positivo registrado por las autoridades sanitarias se dieron al menos otros nueve que no llegaron a trascender.

Expertos como Jayanta Bhattacharya o Martin Kulldorff, impulsores de la Declaración de Great Barrington que aboga por tomar medidas de adaptación y no de confinamiento como estrategia sanitaria contra el covid-19, han recalcado la importancia de hacer este tipo de estudios para conocer mejor la incidencia del virus.

Tal y como demuestran los análisis de prevalencia de anticuerpos, lo cierto es que el nuevo coronavirus tiende a propagarse de forma mucho más intensa de lo que sugieren las cifras oficiales, lo que a su vez implica que el porcentaje de contagiados que acaba sufriendo síntomas severos o incluso perdiendo la vida es mucho menor de lo que se pensaba.

Así las cosas, resulta de interés conocer un nuevo trabajo elaborado por Steven J. Philipps, R. Quentin Grafton y Tom Kompas, tres epidemiólogos australianos que han empleado una metodología de "backcasting" para evaluar cuántas personas se contagiaron hasta el pasado 31 de agosto en quince distintas economías desarrolladas. Su modelo toma en consideración distintos indicadores que sirven para obtener una foto más completa del alcance real del virus.

Según las pesquisas de Philipps, Grafton y Kompass, que miden la evolución del 1 de enero al 31 de agosto, por cada positivo detectado hasta finales del pasado verano se habían producido cinco contagios más. En promedio, el 6% de los ciudadanos de los quince países analizados se habría contagiado de covid-19, frente a estimaciones oficiales que rondaban el 1%.

España, muy mal parada

España es uno de los países incluidos en el informe. En nuestro caso, frente a un número oficial de contagiados equivalente al 1% de nuestros habitantes, la cifra real de infectados sería del 8,4% de la población española. Se trataría del porcentaje más alto de todas las economías estudiadas, salvando el el 11,4% de Bélgica.

Si traducimos estos porcentajes, vemos que suponen que 4 millones de españoles se infectaron de coronavirus entre enero y agosto de 2020, frente los aproximadamente 500.000 diagnósticos oficiales que comunicaban por esas fechas las autoridades sanitarias. En consecuencia, solamente se detectó uno de cada ocho contagios.

En la zona media-alta de la tabla figuran también Reino Unido o Estados Unidos, con un 8,2% y un 8%. Es importante recalcar que en el país norteamericano no se decretaron medidas de confinamiento en todos los Estados de la Unión, puesto que cada territorio enfocó la lucha contra la pandemia de forma distinta.

A continuación aparecen Italia y Suecia, con un 7,8% y un 7,5% cada uno. El país escandinavo le dio la espalda a las medidas de confinamiento y simplemente tomó algunas medidas "light" contra el covid-19. Francia, con un 6,1% se sitúa prácticamente en el promedio de los países analizados por los epidemiólogos australianos.

Los resultados obtenidos fueron mucho menores en Canadá (3,2%), Suiza (2,7%), Alemania (1,5%), Dinamarca (1,4%) Noruega (0,7%) o Corea del Sur (0,1%). Se trataría, pues, de las economías desarrolladas que mejor contuvieron la propagación del virus durante los ocho primeros meses del año.

Por otro lado, los autores del informe también comparan sus hallazgos con los del estudio de seroprevalencia realizado por el gobierno de España y publicado a comienzos de julio. Partiendo de dicho trabajo, los epidemiólogos australianos estiman que la cifra real de contagiados habría sido del 7,7% entre enero y agosto. Sin embargo, los autores del informe toman como referencia su cálculo del 8,4%, puesto que parten de que su metodología estimativa ofrece resultados más robustos.

A la cola en capacidad de diagnóstico

Comparando los datos de contagios reales con los oficiales, encontramos que España solo fue capaz de medir el 12% de sus infecciones, por debajo del promedio global del 16%. Solamente Reino Unido, con un 6,1%, Bélgica, con un 6,5%, e Italia, con un 5,7%, lo hicieron peor en este frente. En cualquier caso, los países con mejores datos siguieron quedándose lejos: 39,1% de detección en Corea, 30,2% en Noruega, 26,9% en Austria, etc.

Estos datos han mejorado desde septiembre en aquellas demarcaciones donde han implementado test rápidos de antígenos, caso de la Comunidad de Madrid. En cualquier caso, la propagación del virus sigue siendo marcadamente más acelerada que la capacidad de diagnóstico, de modo que muchos expertos apuestan por hacer un seguimiento de las hospitalizaciones y centrar la política sanitaria en proteger a los grupos de riesgo.

En Libre Mercado

    Servicios