Menú

El alto nivel de vida y los impuestos provocan una fuga empresarial de Silicon Valley

Para mantener un nivel de vida medio, sin grandes lujos, un trabajador necesita cobrar 150.000 euros al año en Palo Alto.

0
Para mantener un nivel de vida medio, sin grandes lujos, un trabajador necesita cobrar 150.000 euros al año en Palo Alto.
Silicon Valley | Pixabay/CC/lauramba

Vivir en Silicon Valley es un lujo que muchos trabajadores de las grandes tecnológicas ni si quiera se pueden permitir. Esta es la zona más cara para vivir de todo Estados Unidos, tanto es así que el 59% de los empleados de la bahía de San Francisco no pueden permitirse comprar una casa. Adquirir una vivienda cerca del famoso Palo Alto en California cuesta más de un millón de dólares (830.000 euros) y no se trata precisamente de una mansión. Los precios se han duplicado desde 2011 y los empleados necesitan un alto porcentaje de su salario para pagar la hipoteca. Precisamente, por esta problemática, muchas compañías están haciendo las maletas y mirando otros lugares para asentar sus sedes y retener el talento de sus empleados.

Precisamente, este es el caso de Hewlett Packard Enterprise (HPE) que ha decidido mudarse a Houston, en el estado de Texas. Una noticia que ha sorprendido ya que la compañía llevaba en Palo Alto desde 1939, o lo que es lo mismo, desde su fundación. Los motivos para la mudanza son bastante claros: retener talento y ahorrar costes. Los trabajadores están huyendo de Silicon Valley por el alto nivel de vida que requiere, pero también por los altos impuestos, mientras que Texas, un bastión liberal, no tiene, por ejemplo, impuesto sobre la renta.

Para mantener un nivel de vida medio, sin grandes lujos, un trabajador necesita cobrar 150.000 euros al año en Palo Alto, unos 12.500 euros mensuales. El alquiler de un piso de solo dos habitaciones en la zona roza los 3.500 euros, pero este no es el único gasto. El coste del seguro médico familiar es de unos 2.000 euros y el precio de la guardería por cada niño de 1.500 euros. Según recogen en La Vanguardia, un trabajador en esta zona de San Francisco necesita el 37% de su sueldo para alojamiento, mientras que en Texas la cifra cae hasta el 23%.

Todo esto es lo que está provocando una fuga de empresas tecnológicas del mítico Silicon Valley a otras zonas de los Estados Unidos, especialmente a Houston. Otras compañías como SignEasy, QuestionPro y DZS (antes Dasan Zhone Solutions) ya se han trasladado a Texas. Pero podrían no ser las únicas. El propio Elon Musk también se ha mudado a Texas. Según el fundador de Tesla, Silicon Valley "lleva mucho tiempo ganando y se ha vuelto complaciente y consentido y da muchas cosas por sentado" a la hora de atraer inversión, empresas y talento profesional.

El fundador de Tesla se enfrentó en mayo a las autoridades de California por las medidas de confinamiento que obligaron al cierre temporal de su única planta de ensamblaje de vehículo en Estados Unidos y por "romper las libertades". Otra grande de la tecnología, como Dell ya está asentada en Houston.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD