Menú

Los transportistas temen por sus empresas ante la generalización de los impagos

Cuatro de cada cinco transportistas creen que habrá cierres de empresas en el sector en 2021, según una encuesta.

0
Cuatro de cada cinco transportistas creen que habrá cierres de empresas en el sector en 2021, según una encuesta.
camión, mercedes | Pixabay/CC/Alexas_Fotos

Cuatro de cada cinco transportistas profesionales consultados por la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística (FVET) creen que se producirán cierres de empresas en el sector en 2021.

La federación ha realizado una encuesta entre sus asociados para conocer "de primera mano" cómo ha vivido el sector el año 2020, con la excepcionalidad de la pandemia de covid-19 como telón de fondo que, si bien reveló la actividad del transporte de mercancías como servicio esencial, también "ha hecho mella en un sector ya de por sí maltratado", destaca la entidad en un comunicado.

Así, algunas de las principales preocupaciones que inquietan a los transportistas profesionales son la morosidad (impagos), la renegociación de precios a la baja y la competencia desleal. Estos aspectos llevan al colectivo a proyectar un cierre de empresas en 2021. De hecho, cuatro de cada cinco encuestados augura que el próximo año se producirán cierres de compañías dedicadas al transporte y la logística en la Comunidad.

Tal y como se desprende de la encuesta, casi la mitad de las empresas y profesionales del transporte de mercancías redujo su actividad entre un 25% y un 50% durante los meses más duros de pandemia. Además, el 63% de los encuestados afirmó haber tenido vehículos parados durante el Estado de Alarma y un 26% reportó haber realizado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en su plantilla a consecuencia de la crisis.

A pesar de que un 15,6% afirma no haber vuelto a la normalidad, tras el levantamiento del Estado de Alarma el sector recuperó su actividad a un ritmo mayor que otros sectores. Sin embargo, las perspectivas no parece que vayan a mejorar, según las estimaciones de los asociados de FVET: preguntados por las perspectivas de negocio para el año próximo solo la mitad de los encuestados le otorga una puntuación superior al aprobado (5 sobre 10). La carga general y el transporte internacional se proyectan como los subsectores más afectados por la crisis del coronavirus.

El sector del transporte de mercancías factura actualmente más de 30.000 millones de euros y aporta alrededor de un 3% del PIB. En 2019 se transportaron 249.990 millones de toneladas de mercancías con origen o destino Comunidad Valenciana.

"En un primer momento, en el colectivo había miedo por salir a trabajar. Nuestra profesión implica traslados y estar en contacto con personas diferentes, con el agravante de que están en distintas ubicaciones. Y la recomendación era no salir de casa. Los transportistas han dado un ejemplo de profesionalidad abrumador", explica el presidente de FVET, Carlos Prades.

"2020 ha sido un año muy duro para nosotros, no solo porque nos hemos enfrentado al virus en primera línea, sin dar un paso atrás, sino que además no hemos dejado de lado nuestras obligaciones", añade.

El cierre de áreas de descanso, la imposibilidad de hacer uso de servicios públicos (o privados) y el rechazo por parte de algunos clientes a dejar entrar en sus instalaciones a los conductores fueron la tónica general de los meses más duros de pandemia, en los que los profesionales se han sentido, en ocasiones, maltratados.

Peticiones a la administración

Para garantizar la supervivencia de las empresas, desde la patronal valenciana demandan a las administraciones medidas legislativas precisas que apoyen la viabilidad del sector. También apuntan, en línea con el Comité Nacional del Transporte por Carretera, a la modificación de la ley del contrato de transporte, derogando la posibilidad de pacto en contrario en materias de plazos de pago; la aplicación de la cláusula de revisión del precio del combustible, o llegar a un acuerdo con los cargadores respecto a la responsabilidad de las operaciones de carga y descarga, algo que actualmente realiza el transportista sin cobrar por ello.

Esta encuesta de FVET coincide con los resultados de un estudio llevado a cabo por la IRU, la Organización Internacional para el Transporte por Carretera que agrupa y representa al conjunto de asociaciones y federaciones a nivel mundial, que alerta de una posible ola de quiebras de las empresas del sector el próximo año.

El informe apunta a que los operadores de transporte de todo el mundo se enfrentan a un incumplimiento del pago de los préstamos en 2021 y Europa es el continente con mayor riesgo. El hecho de que las empresas no puedan reembolsar sus préstamos a lo largo del tiempo y cubrir sus operaciones "las llevará a la insolvencia y, por tanto, al cierre del negocio", según han explicado desde la organización internacional.

Solución para el sector

Para evitar esta situación existen herramientas que están a disposición de todos los sectores, pero que en esta ocasión parecen diseñados específicamente. Hablamos del confirming, un medio cada vez más usado para pagar a los operadores logísticos y transportistas. Además, en caso de querer evitar que el cobro de facturas se demore más de 90 días es posible usar el factoring.

En concreto, el confirming se impone como una solución eficaz y efectiva porque es una fómrula financiera a través de la cual una empresa contrata a una sociedad financiera para que sea esta quien se encargue de la gestión de sus pagos a proveedores.

En la operativa lo que destaca es el ofrecimiento a los proveedores de una línea de financiación que les permite cobrar con antelación sus facturas, previa deducción de los intereses correspondientes.

En este caso, Gedesco es la compañía que puede ofrecer este servicio a las empreas de transporte para que puedan atender el pago a sus proveedores y así, éstos pueden cobrar de forma anticipada sus facturas.

En Libre Mercado

    Servicios