Menú

La elasticidad, el as bajo la manga de Madrid ante la tercera ola de covid-19

El Zendal es la cabeza visible de una estrategia basada en evitar la saturación y el colapso que sí están sufriendo otras comunidades autónomas.

0
El Zendal es la cabeza visible de una estrategia basada en evitar la saturación y el colapso que sí están sufriendo otras comunidades autónomas.
El Zendal, vital para evitar un colapso sanitario en Madrid | Carmelo Jordá / Libertad Digital

La tercera ola de coronavirus azota a España de Norte a Sur y de Este a Oeste, pero los focos de la izquierda mediática vuelven a centrarse en la Comunidad de Madrid. La región que gobierna Isabel Díaz Ayuso se ha convertido, una vez más, en la diana de todas las críticas dirigidas por las televisiones, emisoras y periódicos adeptos al gobierno de Pedro Sánchez. Poco ha importado que sus niveles de contagios, hospitalizaciones o defunciones sean mejores que los de otros territorios que están saliendo mucho más golpeados.

Pero, más allá del sensacionalismo y de la obsesión contra las políticas de Ayuso, ¿cuál es la situación epidemiológica de la comunidad y, sobre todo, qué escenarios se abren en el futuro más inmediato? "Es pronto para hablar", advierten desde el gobierno madrileño, "pero la información que hemos publicado acredita que, probablemente, el punto álgido en materia de propagación culmina entre el 5 y 10 de enero".

"El problema es que, como es sabido, esta enfermedad se manifiesta con el paso de ciertos días. Por ejemplo, las hospitalizaciones se producen alrededor de diez días después de la incubación del virus. Por ese motivo, creemos que la estabilización de la tercera ola puede llegar entre finales de enero y comienzos de febrero", señalan.

Libre Mercado ya señaló que, según los modelos epidemiológicos más fiables, la tercera ola empezará a decaer en la primera quincena de febrero. Las autoridades madrileñas lo ven factible, pero reconocen su nerviosismo ante un factor preocupante: la propagación de la "cepa británica" que tantos interrogantes está introduciendo en la lucha contra la pandemia.

"Ese es el problema de los modelos: que no toman en cuenta la propagación masiva ligada a la cepa británica". Nosotros vemos con preocupación que al menos el 9% de los contagios de la última semana con datos cerrados provendría de esta variante de la infección. No vemos descabellado, de hecho, que su peso sobre el total de contagios se duplique y llegue al 20%. Por eso no nos aventuramos a hacer proyecciones, porque los modelos no tienen en cuenta ese factor sobre el que Madrid lleva semanas advirtiendo y que el Ministerio de Sanidad ha venido ignorando desde diciembre", apuntan.

Los planes de elasticidad, as bajo la manga

Un elemento clave en la estrategia sanitaria madrileña es su apuesta por los "planes de elasticidad", que permiten ensanchar la capacidad de atención de enfermos por covid-19 y evitar el colapso que se produjo en la primera ola, cuando el manejo de la pandemia estaba en manos del gobierno central y su "mando único".

"Con los planes de elasticidad que hemos desarrollado, podemos llegar a duplicar el número de unidades de cuidados intensivos de forma rápida y ajustada. Redondeando las cifras, hoy estamos en torno a 1.000 unidades, pero podríamos llegar a 2.000. Por tanto, aunque se diga que la ocupación ronda el 50%, también es cierto que solo hemos desplegado la mitad de la capacidad potencial. En ese sentido, el 50% de capacidad ocupada actual supone, en realidad, alrededor del 25% de todas las unidades que podemos llegar a movilizar, si fuese necesario", explican a este diario desde el gobierno autonómico.

La estrategia de "elasticidad" abarca todo tipo de soluciones, desde abrir hoteles medicalizados hasta posponer cirugías no urgentes, pero gira esencialmente en torno a dos pilares de actuación: la colaboración con la Sanidad Privada y la puesta en marcha del nuevo Hospital Isabel Zendal.

Precisamente del Zendal ha hablado extensivamente Libertad Digital en los últimos días, explicando su funcionamiento, desmontando la propaganda de la izquierda mediática y revelando algunos de los grandes logros del hospital de pandemias, que por ejemplo está frenando un 70% los ingresos en UCI al poner el foco en los cuidados intermedios.

La mortalidad se mantiene sin exceso

Si medimos la evolución de la mortalidad durante el último mes, encontramos que Madrid se está moviendo dentro de los parámetros históricos habituales. No hay, pues, exceso de mortalidad, al contrario de lo que sí ocurría en la "primera ola", cuando el número de fallecidos bajo el "mando único" era mucho mayor de lo normal. De modo que el saldo general de defunciones coincidente con la tercera ola se está manteniendo dentro de parámetros satisfactorios. Estos datos pueden empeorar en febrero, pero la tendencia observada descarta que se lleguen a dar grandes repuntes, confirmando que la estrategia ha sido suficiente para moderar los desenlaces mortales asociados al covid-19.

covid-19-coronavirus-exceso-mortalidad-enero-2021.png

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD