Menú

Qué hay detrás de los retrasos de AstraZeneca con su vacuna en Europa: ¿qué firmó Von der Leyen?

Una iracunda Von der Leyen señala a la farmacéutica por el suministro de la vacuna en Europa. AstraZeneca se defiende, pero ¿qué dice el contrato?

0
Una iracunda Von der Leyen señala a la farmacéutica por el suministro de la vacuna en Europa. AstraZeneca se defiende, pero ¿qué dice el contrato?
Von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europa | EFE

La vacuna, mejor dicho, las vacunas contra la covid-19, ya están aquí, y mucho antes de lo esperado. Este miércoles alguien me recordaba que el expresidente de Farmaindustria, Martín Sellés, decía en todos sus apariciones públicas durante la pandemia que la mejor de sus expectativas para una vacuna sería el primer trimestre de 2021. Se han superado y con productos que presentan efectividades por encima del 70% y del 95% en el caso de Pfizer, una extraordinaria noticia si tenemos en cuenta que una efectividad por encima del 50% ya se considera todo un éxito para cualquier tipo de vacuna.

Los laboratorios han trabajado contra reloj, a destajo, en muchos casos produciendo a pérdida (sin saber si su compuesto pasaría todas las fases o si finalmente sería aprobado por las autoridades pertinentes), invirtiendo miles de millones de euros, comprometiendo el desarrollo de otros productos y todo con un fin: terminar con la pandemia.

Es el caso de Pfizer, también de AstraZeneca y su vacuna desarrollada con la Universidad de Oxford. También de Moderna o de Jansen, todas ellas vacunas terminadas, en las últimas fases de desarrollo o pendientes de aprobación por las autoridades sanitarias. En el caso de la Agencia Europea del Medicamento y la vacuna de AstraZeneca, decidieron esperar hasta el día 29 de enero para tomar la decisión de si se aprobaba o no este fármaco, pese a que las agencias de otros países como EEUU o Reino Unido ya habían dado luz verde.

La polémica de AstraZeneca

Entre escándalo y escándalo por la vacunación en España, con alcaldes dimitiendo, consejeros de Sanidad renunciando al cargo a lágrima viva y todo un Jemad pidiendo el cese, estallaba una nueva polémica: la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, se revolvía después de que AstraZeneca informase la semana pasada que sería incapaz de cumplir con las entregas previstas una vez fuera autorizada su vacuna.

En el foro de Davos, Von der Leyen advertía:

La Unión Europea y otros han dedicado grandes sumas de dinero a construir capacidades de investigación e instalaciones de producción. Europa ha invertido miles de millones en desarrollar las primeras vacunas contra el covid19. Ahora las empresas tienen que cumplir.

Exigía a los laboratorios farmacéuticos que respetaran sus compromisos y suministraran las vacunas comprometidas en los plazos acordados. La UE esperaba recibir ochenta millones en el primer trimestre del año de los 300 millones encargados; sin embargo, la farmacéutica anunció que sólo enviará el 40% de aquí a marzo, unos 31 millones.

"Las empresas tienen que honrar su obligaciones y por eso crearemos un mecanismo de transparencia de exportación de vacunas. Europa está dispuesta a contribuir, pero esto también significa negocio", recordaba durante su discurso.

Desde la UE se llegó a insinuar que el laboratorio estaba vendiendo a terceros países las dosis que debían llegar a Europa.

La polémica reunión con Bruselas

La escalada de tensión no ha cesado y ha continuado este miércoles con la insinuación de que el laboratorio que ha desarrollado la vacuna con la Universidad de Oxford había rechazado acudir a una reunión convocada por las autoridades comunitarias.

Tras el anuncio del supuesto plantón, AstraZeneca ha corregido las informaciones que previamente había dado la Comisión Europea confirmando que participará en el encuentro previsto para la tarde de este miércoles en donde se tratarán los retrasos en el reparto de dosis de su vacuna a la UE. "Podemos confirmar que AstraZeneca aceptó una invitación esta mañana para asistir a una reunión con el Comité de la Comisión Europea. Las informaciones de que no es el caso son incorrectas", ha explicado un portavoz de la compañía y confirmando así la tensión entre las instituciones europeas y la farmacéutica.

¿Malvado laboratorio o pésima gestión comunitaria?

En paralelo, ante la avalancha de críticas, el consejero delegado de AstraZeneca, Pascal Soriot, concedía una entrevista a varios medios europeos y achacaba a la "mala suerte" estos retrasos y argumentaba que en Europa están las plantas con "menor rendimiento". En cualquier caso, garantizaba que se podrán enviar tres millones de dosis a Europa nada más obtener la autorización de la EMA, prevista para este viernes, y hacer otros dos envíos con la misma cantidad en febrero. Según Soriot, el objetivo es distribuir 17 millones de dosis a la UE durante el próximo mes, de las que dos millones corresponderían a España.

Fuentes del sector comentan con Libre Mercado lo sucedido y se muestran un tanto sorprendidos con la posición de la Unión Europea, quien, nos dicen, apretó mucho el precio en las negociaciones con AstraZeneca (el más bajo de todas las vacunas, menos incluso de lo que cuesta en algunos sitios una mascarilla FFP2) pero, sin embargo, no estableció plazos concretos en la recepción de los viales.

Una explicación perfectamente coincidente con las ofrecidas por Pascal Soriot:

No quiero juzgar nada de lo que se ha dicho. Solo puedo decirte lo que hay en su contrato. Y el contrato es muy claro. Nuestro compromiso es, cito, "nuestro mejor esfuerzo". Hay muchas emociones en este proceso en este momento, y puedo entenderlo: la gente quiere vacunas. Yo también quiero la vacuna, la quiero hoy. Pero, al final del día, es un proceso complicado. Estamos llegando, en dos o tres meses estaremos a escala. Tenemos una producción de 17 millones de dosis por mes en este momento, en realidad no es pequeña en absoluto. Pero claro, es menos de lo que la gente quiere y es comprensible.

Dificultades de fabricación

Por último, los problemas de fabricación que está encontrando AstraZeneca en sus plantas europeas no son baladí. En un encuentro con periodistas este mismo miércoles, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, explicaba la enorme complejidad de producción que supone la elaboración a escala de millones de unidades de un producto biológico.

Así lo explicaba en su entrevista el señor Soriot:

Tal vez necesite darles una pequeña explicación sobre cómo fabricamos esas vacunas. Básicamente, tenemos cultivos celulares, grandes lotes, lotes de 1.000 o 2.000 litros. Tenemos cultivos de células dentro de esos lotes y les inyectamos el virus, la vacuna, por así decirlo. Entonces esas células producen la vacuna, es una protección biotecnológica. Ahora, algunos de esos lotes tienen un rendimiento muy alto y otros tienen un rendimiento bajo. Particularmente en Europa, teníamos un sitio con gran capacidad que experimentó problemas de rendimiento. Entonce, es esencialmente una cuestión de cuándo escalas al nivel al que estamos escalando, algo como esto que nunca se ha hecho. Estamos aumentando a cientos de millones, miles de millones de dosis de vacunas a una velocidad muy alta.

Los tres meses de diferencia con Reino Unido

Con toda esta información encima de la mesa quizá sea más fácil comprender por qué con Reino Unido, con quien el acuerdo se alcanzó tres meses antes que con Bruselas, ha habido tiempo de adaptar la producción a los requisitos del contrato, mientras que con Bruselas el proceso de adaptación todavía está en marcha.

Eso sí, la señora Von der Leyen, no parece dispuesta a dejar que la opinión pública se pregunte siquiera si supo negociar con AstraZeneca para lograr el mayor número de dosis posibles en tiempo y forma o conseguir pagar el precio más bajo por cada dosis.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot