Menú

119.113 fallecidos por covid-19, según los servicios funerarios

Desde el 14 de marzo hasta el 19 de enero han muerto diariamente 383 personas, según estadísticas de los registros civiles.

0
Desde el 14 de marzo hasta el 19 de enero han muerto diariamente 383 personas, según estadísticas de los registros civiles.
Cordon Press

Hace un año:

28 de enero de 2020, Salvador Illa, ministro de Sanidad: "Yo quiero insistir en este mensaje de tranquilidad y confianza a la ciudadanía. Y España está preparada para hacer frente a esta situación".

30 de enero de 2020, Salvador Illa, ministro de Sanidad: "No hay que caer en falsos alarmismos, está preparado nuestro sistema para hacer frente a estas situaciones y las seguimos a diario con transparencia informativa".

31 de enero de 2020, Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias: "Nosotros creemos que España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado".

Ese 31 de enero, a última hora de la noche, se confirma el primer caso de coronavirus en España. A los 9 días el segundo.

9 de febrero de 2020, Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias: "Lo que está claro es que esto no implica un riesgo para nuestro país puesto que no ha habido transmisión en España".

De aquellos barros... Ha pasado un año y España sigue asediada y saturada por la pandemia de la covid-19. Según el gobierno, que preside Pedro Sánchez, a primeros de enero superamos los dos millones de infectados (2.740.000) y habrían muerto 58.319 personas a causa del virus de origen chino. No es cierto.

El Instituto Nacional de Estadística, organismo oficial del Estado, cifra el exceso de mortalidad de 2020 en 86.112 fallecimientos respecto a 2019. Cada semana el INE actualiza, siempre al alza, "la variación anual de defunciones" con carácter retroactivo. También nos ha informado de "que en los primeros cinco meses del año 45.684 personas murieron de covid-19, 32.652 con "virus identificado" y 13.032 con "sospechoso". En esa misma nota incluyó otros "4.218 casos en los que la covid-19 ha contribuido al fallecimiento de dichas personas". Todo un galimatías de números que ni siquiera cuadran en las notas de prensa oficiales.

Los comienzos fueron terribles pero los meses sucesivos siguen la misma senda.

juan-antonio-alguacil.jpg
Juan Antonio Alguacil, tanatopractor

Los últimos datos a los que ha tenido acceso Libertad Digital sitúan la cifra de fallecidos por covid-19 hasta el 19 de enero en 119.113 personas. Nótese que según el INE el exceso de mortalidad por todas las causas hasta finales de diciembre es de unas 87.000 personas. Juan Antonio Alguacil, tanatopractor con certificación, docente y miembro de la NFDA norteamericana, nos explica que "varias entidades de personal de los registros civiles" han obtenido este dato tras hallar otra cifra espeluznante: "Desde el 14 de marzo", día en el que Sánchez decretó el estado de alarma, "hasta el pasado 19 de enero, han muerto cada día por coronavirus una media de 383 personas". 383 fallecidos diarios registrados. Estas estadísticas superan todos los cálculos y, ahora más que nunca, sería necesaria esa "transparencia informativa" de la que presumía hace un año el exministro de Sanidad y candidato del PSOE a las próximas elecciones catalanas.

Alguacil asegura que los números "no cuadran ni van a cuadrar. Es evidente que no quieren que se sepa la cifra total de fallecidos", y recuerda aquellos meses en los que recogían cadáveres en domicilios, residencias u hospitales, sin test de confirmación de la enfermedad. Hay un error insalvable de origen. Según Alguacil, "la explicación es palmaria, la ignominia de todos los gestores. Al final, he llegado a pensar que nunca sabremos la cifra total de fallecidos porque desde el minuto uno se está mintiendo, no se dice la verdad, se esconde. Nunca ha habido claridad". Precisamente fueron los servicios funerarios los primeros en advertir en enero de 2020 de un incremento notable e inexplicable de muertes por neumonía bilateral. Es un asunto vergonzante, que nos sitúa con la peor tasa de mortalidad mundial (muertos por habitante).

Éste es un asunto que el relato del gobierno ha conseguido ahogar. Se ha censurado en los medios de comunicación, evitado en los debates y regateado en la opinión pública, en definitiva, está desaparecido de la memoria histórica que prevalecerá.

Son muy pocos los peritos, funcionarios, voces autorizadas que se atreven a denunciar el desfase de los datos y a pedir transparencia a los responsables, "hay miedo", asegura Juan Antonio Alguacil. De los registros a los funerarias. Este sector, acostumbrado a tratar con números pero también a acompañar en el dolor de la última despedida pasa por algo que nunca imaginó, "hay que recordar una cosa y lo tienen que tener muy presente: cada fallecido deja una vida, es una familia. Quizá nunca lo pague nadie judicialmente pero la historia les juzgará. Esto no se hace".

Situación "dantesca" en Valencia

Sobre el momento actual, el experto considera que en los últimos 10 días ha habido un "incremento exponencial de fallecimientos por covid que rondará más o menos entre el 40% y el 50%". Confirma que ha bajado la edad media de los fenecidos. "Nos estamos encontrando con personas desde los 45 hasta los 60 años. Hay muchos más fallecidos de 60 años que en la primera ola".

En esta tercera ola, a diferencia de la primera, el registro de mortalidad "está siendo más dispar", nos cuenta, "no está sólo concentrado en una comunidad autónoma". Destaca "la Comunidad Valenciana donde la situación es dantesca, hasta el punto de que se ha emitido una orden por la cual se permite el enterramiento o la incineración antes de las 24 horas". Esto no ocurría desde marzo, cuando la orden fue a nivel nacional. Al parecer, otras comunidades también tendrían en mente esta medida.

Para el tanatopractor se hace "con muy buen criterio" pero "el factor humano no se está teniendo en cuenta en absoluto". Que una persona deba ser enterrada o incinerada antes de las 24 horas "impide a la familia hacer una despedida ordenada y en condiciones", nos cuenta, "eso va en detrimento de un duelo sano. Los expertos están empezando a notar un aumento progresivo de disfunciones psicológicas y psiquiátricas tales como depresión o ansiedad".

Por otra parte, en apenas 15 días se celebrarán las elecciones autonómicas en Cataluña, y nuestro interlocutor no duda en calificar la decisión de "delictiva". "No lo entendemos teniendo la experiencia de marzo del año pasado, conociendo las características del virus, y que la tasa de letalidad es la que es en Cataluña". Augura que "hacia la primera semana de abril, última de marzo, habrá un incremento exponencial de muertes". "Parece que es el año de la marmota", concluye "no hemos aprendido nada". Pues parece que no.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD