Menú

La escasez de microchips y chips golpea a la UE que quiere crear su propia industria

La UE está estudiando la posibilidad de crear semiconductores para reducir la dependencia de Asia.

0
La UE está estudiando la posibilidad de crear semiconductores para reducir la dependencia de Asia.
La Unión Europea estudia depender menos de Asia | Alamy

La pandemia ha disparado la compra de dispositivos electrónicos por parte de los consumidores en un momento en el que tanto el trabajo, como las relaciones sociales, están cada vez más digitalizadas. Una consecuencia del aumento de la demanda es la escasez de microchips y chips generando un verdadero problema para los fabricantes, ya que tienen que lidiar con la escasez y la demanda por parte de la competencia. A esto se suma el hecho de que los principales productores de los semiconductores se encuentran en Taiwán y Corea del Sur generando una gran dependencia de estos dos territorios.

Sin embargo, y según Bloomberg, la Unión Europea está estudiando la posibilidad de crear semiconductores para reducir la dependencia de Asia y así poder abastecer la demanda existente en el mercado. Ya que estos chips se utilizan tanto en equipos médicos, como en vehículos, en dispositivos móviles y en otra gran serie de equipos. Lo necesario para poder fabricar estos productos es contar con tecnología de última generación, experiencia y capital humano, ya que China lleva años intentando fabricar semiconductores con un resultado que deja que desear.

Para hacerlo posible, desde Bruselas quieren buscar que los grandes productores de chips inviertan en el Viejo Continente. De hecho, dos de las compañías más importantes del mundo, como son Taiwán Semiconductor y Samsung podrían participar en este proyecto europeo.

La idea que tiene la UE es llegar a un acuerdo con una de estas dos grandes compañías para desarrollar una fábrica en territorio europeo y agilizar de esta manera la logística y distribución. Pero lo cierto es que, por el momento, no hay nada concretado. No se ha especificado en qué país podría levantarse la fábrica, qué compañía sería la encargada, ni la fecha esperada para que empiece a operar. Además, también hay que tener en cuenta que no va a ser algo sencillo, ya que Estados Unidos y Japón llevan tiempo queriendo desarrollar los semiconductores locales destinando importantes cantidades de dinero para ello. Por tanto, la Unión Europea debería hacer un alto desembolso y apostar por la innovación tecnológica.

En Libre Mercado

    Servicios