Menú

El pan más caro del mundo es español: "Producirlo me cuesta más de 1.000 euros"

El pan más barato de los cinco cuesta 117 euros la unidad

0
El pan más barato de los cinco cuesta 117 euros la unidad
Uno de los panes más caros del mundo | Panadería Pan Piña

La panadería Piña en el pueblo de Algatocín (Málaga) se ha convertido en una referencia en el mundo del lujo gastronómico gracias a Juan Manuel Moreno, creador de los cinco panes más caros del mundo. "Se me ocurrió la idea hace seis años a raíz de conocer otro de los productos más caros del mundo, el café. Coincidí con el repartidor y me contó que se tenía que ir a Marbella a entregar un pedido muy grande a unos rusos y ahí me di cuenta de que podía elaborar un pan exclusivo para este tipo de clientes a los que les encanta el lujo", cuenta a Libre Mercado Juan Manuel Moreno, director gerente de la panadería.

Si bien, desde hace seis años han creado panes exclusivos y cada vez más caros - el más barato de los cinco cuesta 117 euros la unidad– fue en enero de este año cuando decidió crear El Luto del Pan Industrial, que desde entonces se coronó como el más caro del mundo. La clave de la exclusividad de este pan se debe a que "hemos seleccionado los mejores granos del mundo, y de esos granos hacemos una nueva criba para hacer ese pan. También lleva una malta, que tostamos y con ella hacemos la decoración del pan, que es como un tatuaje", señala Moreno. El creador también asegura que lleva una sal extraída a mano desde las rocas del mar y "el oro y la plata en tres formatos. El oro lo lleva en copos, en polvo y tamiz y la plata igual. Además, le damos un aspecto tridimensional", agrega.

Lejos de lo que se pueda llegar a pensar, esta panadería ofrece panes para todos los bolsillos. De hecho, tienen una variedad de más de 170 tipos de pan, "tocamos muchas materias primas y en todos ellos primamos la salud de nuestros clientes", comenta el panadero malagueño. Moreno explica que todos sus productos son sin productos procesados, "en todos utilizamos masa madre fermentada para que consuman el azúcar de las materias primas y hacer que sean todavía más saludabls". La gama de precios es bastante amplia, ya que el más básico se puede comprar por 1,5 euros.

Eso sí, para comprar el más caro del mundo es necesario hacer un encargo con una antelación de mínimo 48 horas. "Para que fermente y poder elaborarlo correctamente se necesitan unas 18 horas y la producción total cuesta entre 1.000 y 1.100 euros en función del precio de las materias primas". El precio final que paga el cliente es de 1.480 euros por una unidad de 400 gramos. Sin embargo, pese a lo desorbitado del precio, en pleno 2020 vendieron 96 unidades de este producto, "la pandemia no ha afectado a nuestros clientes". Unos clientes que, según Juan Manuel Moreno, se dividen en dos grandes sectores: "árabes y rusos amantes del lujo".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD