Menú

Iglesias y Montero ignoran las colas del hambre en Galapagar: "Nos falta ayuda"

La responsable de la asociación que reparte alimentos ha admitido que la pareja de Podemos no les ha prestado ayuda.

0
La responsable de la asociación que reparte alimentos ha admitido que la pareja de Podemos no les ha prestado ayuda.
Voluntarios de la asociación | Asociación de Galapagar

Galapagar, el municipio de residencia del vicepresidente y Ministro de Asuntos Sociales, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Moreno, está viviendo una profunda crisis económica que está afectando a cientos de familias. Buena parte de los vecinos de este pueblo, que se encuentra situado a 33 kilómetros de Madrid capital, se han organizado para poder prestar la ayuda alimentaria que las administraciones públicas no están ofreciendo, según critica Carmen Casahorrán, responsable y fundadora de la asociación "En Galapagar no estás solo". La galapagareña no pudo quedarse de brazos cruzados. "Cada vez hay más familias que nos solicitan ayuda", cuenta a este diario.

Muchos de estos vecinos jamás se imaginaron que iban a formar parte de las colas del hambre. Desde arroz, leche, aceite, tomate frito, galletas hasta material escolar y juguetes para los menores se está repartiendo en la localidad de forma altruista, gracias a la red solidaria que ha construido Carmen. "También hemos creado un ropero con muebles, ordenadores, cunas, coches para bebés… Nos reinventamos cada día para intentar cubrir las necesidades que van surgiendo. Además, hemos elaborado unas listas de difusión a la que enviamos las ofertas de trabajo que nos van llegando, dado que las personas lo que más desean es trabajar y poder volver a la normalidad. Entendemos que ayudarles a encontrar un trabajo es lo mejor que podemos hacer para que estas personas vuelvan a sentirse bien consigo mismas y puedan, de nuevo, ser autosuficientes".

1299135022109750605914574802717932220911216o1.jpg
Voluntarios en Galapagar recogen alimentos

Hasta 128 familias están recibiendo alimentos en Galapagar semanalmente. Pero hay otras 60 familias se encuentran en lista de espera. La lentitud burocrática del ayuntamiento, gobernado por el PSOE, no logra solventar la asistencia social que los ciudadanos están demandando, según informa la responsable de la asociación a Libre Mercado.

Si bien, tampoco han aparecido por la asociación los vecinos más famosos de Galapagar, Irene Montero y Pablo Iglesias. Ninguno de ellos ha prestado ayuda económica o se ha interesado por la dramática situación que viven sus vecinos. "Cada cual debe actuar como considere oportuno y como le dicte su conciencia", transmite Carmen Casahorrán.

Los que sí se están ofreciendo a colaborar son los negocios de la zona. Los comerciantes están haciendo todo lo posible para auxiliar a las personas que acuden a recoger alimentos. "La ayuda que hemos recibido, y seguimos recibiendo, es de los vecinos y algunas entidades y establecimientos de Galapagar, así como de manera puntual de algunas empresas que han preferido mantenerse en el anonimato. Los galapagareños se han volcado ante esta situación tan complicada para todos. La solidaridad de los vecinos de Galapagar es enorme. Quiero dar las gracias a todos y cada uno de ellos, incluso a aquel que con gran esfuerzo te trae un brik de zumo".

1189426021752494641640172250043524341739440n.jpg
Una voluntaria recoge cartones de leche donados

Adultos de mediana edad extranjeros y nacionales, familias numerosas y monoparentales y parejas ancianas llegan hasta las mesas de los voluntarios para recibir su bolsa de alimentos. "Es gente que lo único que quiere es trabajar y seguir sacando a su familia adelante, como habían hecho hasta este momento. En las últimas semanas, gracias a la colaboración de carnicerías locales y la fundación Altius repartimos carne, huevos, fruta y verdura que recogemos y repartimos en el mismo día, indica Casahorrán.

1101054521555808394642132744034322394198389n.jpg
Voluntarios organizan un mercadillo en Galapagar

Pese a que están saliendo adelante con los esfuerzos de la comunidad vecinal, el mayor temor de la asociación es que la situación empeore en los próximos meses. Algo que ya están viendo venir. "Desde nuestra experiencia y conforme va pasando el tiempo, consideramos que a nivel económico lo peor está por llegar. Los ERTE acabarán y esas personas irán al paro, habiendo consumido ya tiempo de su posible prestación; cada día hay más autónomos que no pueden seguir adelante, y las empresas lo tienen cada vez más complicado. Nos falta ayuda por parte de las administraciones. En el Ayuntamiento tardan una media de mes y medio en resolver un expediente para dar una ayuda de emergencia puntual en forma de tarjeta de supermercado de alrededor de 80-100€, esas familias acuden a nosotros u otras entidades, puesto que el hambre no espera", concluye Carmen.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD