Menú

La UE aprueba el "derecho a reparar" para que los electrodomésticos duren 10 años

La UE obligará a los fabricantes a incluir un manual de reparación en cada unidad nueva que vendan.

0
La UE obligará a los fabricantes a incluir un manual de reparación en cada unidad nueva que vendan.
Esta medida ya está en vigor en las 27 naciones de la Eurozona. | Alamy

Desde el pasado 1 de marzo ha entrado en vigor en la Unión Europea el Derecho a reparar, que no es otra cosa que obligar a las empresas a que los electrodomésticos puedan ser reparados durante, al menos, 10 años desde la fecha de compra. Según informa Associated Press, "las empresas que venden refrigeradores, lavadoras, secadores de pelo o televisores en la Unión Europea deberán asegurarse de que esos electrodomésticos puedan repararse hasta 10 años después para ayudar a reducir la enorme montaña de desechos eléctricos que se acumulan cada año en el continente". Esta normativa se ha visto influida por Right to Repare, una plataforma que han hecho presión en favor de esta imposición.

Esta medida está en vigor actualmente en las 27 naciones que conforma la eurozona y ha sido aprobada con la intención de "reducir la huella ambiental de los productos manufacturados haciéndolos más duraderos y energéticamente eficientes". Así, y según esta nueva normativa, los fabricantes tendrán que garantizar a los consumidores que las piezas de repuesto de sus electrodomésticos estén disponibles durante una década. En España ya existe algo similar, ya que por ley el fabricante está obligado a ofrecer 5 años después de descatalogar el producto piezas de recambio. Ahora, desde Bruselas han subido el plazo a los 10 años.

Pero esto no es todo, los fabricantes, además, tendrán que incluir un manual de reparación en cada unidad nueva que vendan y fabricar los productos de una manera que puedan ser desmontables. Es decir, que la Unión Europea obligará a las compañías a que usen determinadas piezas en sus electrodomésticos para hacer que puedan ser abiertos y reparados con cierta facilidad.

En 2018, tanto Samsung como Apple fueron multados y obligados a pagar cinco millones de euros en Italia después de que la Justicia entendiese que las actualizaciones del software ralentizaban los dispositivos móviles más antiguos. Desde entonces, Apple ha trabajado en ello haciendo que sea más fácil reparar cualquiera de sus dispositivos. Ahora, el resto de compañías deberán seguir a la compañía de Cupertino.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD