Menú

¿Por qué bajan las herencias si hay récord de fallecimientos por el coronavirus?

Este año a los despachos de notarios se les avecina un aluvión de herencias. El pasado año terminó con 297.948 adjudicaciones por título sucesorio.

0
Este año a los despachos de notarios se les avecina un aluvión de herencias. El pasado año terminó con 297.948 adjudicaciones por título sucesorio.
Caen las herencias pese a la subida de los fallecimientos. | Europa Press

El año 2021 va a ser un año intenso para los notarios. La trágica pandemia del coronavirus se ha saldado con cifras récords de fallecimientos en España, y por ende, esta fatalidad debería notarse también en las herencias, aunque llama la atención que las estadísticas recojan lo contrario. Y es que, 2020 terminó con 297.948 adjudicaciones por título sucesorio, lo que supone un 7% menos que las 320.999 herencias que se aceptaron en 2019.

A pesar de la crisis económica, donde es habitual que se rechacen herencias por las deudas de los fallecidos o por la imposibilidad de los sucesores para soportar los impuestos que acarrean, las renuncias de herencias también cayeron: 44.408 renuncias frente a las 47.422 de 2019, según el Consejo General del Notariado. ¿Cómo es esto posible?

La portavoz del Consejo General del Notariado, Teresa Barea, ha explicado a Libre Mercado las claves de este baile estadístico. "Aunque las notarías hemos estado abiertas durante toda la pandemia como servicio esencial, tuvimos que paralizar las actividades que no fueran urgentes, y una escritura de herencia no lo es. Es decir, tuvimos que priorizar los asuntos de financiación bancaria, como los créditos ICO u otros préstamos que las empresas necesitaban para sobrevivir, o también la firma de poderes de personas mayores que no podían salir de casa y autorizaban a sus hijos para hacer determinados trámites", aclara. Además, los propios beneficiados de esas herencias también optaron por retrasar el proceso de formalizar la sucesión, "ya sea por las restricciones de movilidad o por su propia enfermedad", añade Barea.

Esto significa que este año a los despachos de los notarios se les avecina un aluvión de herencias. "Contamos con que en 2021 se va a reflejar el exceso de mortalidad en las sucesiones que no se ha visto en 2020" avanza Barea.

España registró 262.373 fallecimientos durante el primer semestre del año pasado, que es la mayor mortalidad entre enero y junio desde que la serie histórica del INE comenzara a ver la luz, allá por el año 1941. Estos dramáticos datos se deben a la primera ola de la pandemia, aunque lNE también ha hecho una estimación del número de defunciones acumuladas por todo tipo de causas hasta finales de 2020: 501.086 fallecidos. Por tanto, el pasado año se habría saldado con un exceso de mortalidad de más de 80.000 personas que podrían atribuirse en exclusiva al covid, como ya publicó Libertad Digital. La mayoría de ellas contaba con un legado para dejarle a sus seres queridos.

defunciones-1.jpg
defunciones-2.jpg

Hacienda hará caja con Sucesiones

"Desde que la persona muere hasta que sus herederos aceptan sus bienes pueden pasar meses, e incluso años, pero el plazo que sí es inamovible es el de la liquidación de los impuestos de Sucesiones o Plusvalías, que es de 6 meses desde que se expide el certificado de defunción", recuerda la experta. En 2020, algunas CCAA, como Madrid o Andalucía, aplazaron unos meses el cobro del Impuesto de Sucesiones por la pandemia, por lo que quizá a Hacienda todavía no le ha llegado toda la recaudación que verdaderamente va a ingresar por los trágicos fallecimientos de los contribuyentes en nuestro país (los datos de recaudación aún no están publicados).

Lo que está claro es que, tarde o temprano, Hacienda va a hacer caja con la fiscalidad de la oleada de herencias derivadas de la pandemia. A pesar de que asociaciones de contribuyentes, como Stop Sucesiones, han pedido a Montero y a Sánchez suspender el "inhumano" impuesto para los fallecidos por covid, el Gobierno ha hecho oídos sordos.

¿Qué ocurre con las viviendas?

En el caso de las viviendas heredadas se ha producido el mismo fenómeno. El INE registró 151.533 transmisiones de derechos de la propiedad en 2020, cuando en 2019 se heredaron 177.037 casas, 26.000 más. "Se está acumulando una bolsa de herencias que va a disparar los datos de 2021", señala el subdirector general de Donpiso, Emiliano Bermúdez, a este periódico. "Por la movilidad y por no tener dinero para pagar el Impuesto de Sucesiones los herederos lo han ido retrasando, pero en unos meses vamos a ver cómo afloran esas operaciones", añade.

captura-de-pantalla-2021-03-09-a-las-141811.png

Bermúdez explica que las viviendas procedentes de herencias se venden con precios más atractivos porque "si la casa pertenece a varios propietarios, la rebaja del precio se reparte entre todos y es más fácil que todos puedan asumirla. Además, no es su primera vivienda, es una propiedad sobrevenida, con la que posiblemente no contaban, y no conciben el rebajar su precio como una pérdida de patrimonio". También hay que tener en cuenta que "en un periodo de crisis como el actual es muy probable que bajen más los precios".

Por otro lado, el experto señala que "hay mucha inquietud entre los propietarios por los okupas" y las medidas en materia de vivienda que preparan PSOE y Podemos, como "la limitación del precio de los alquileres, la prohibición de los desahucios o las expropiaciones, independientemente de que sean grandes tenedores o no. Cada vez nos preguntan más". Bermúdez observa que sus clientes "cada vez están más interesados en vender sus viviendas en lugar de alquilarlas, ya que tienen miedo de que luego les dejen de pagar y no les puedan echar porque haya instituciones que defiendan la okupación". Este tipo de políticas van a provocar "que se detraiga la oferta de alquiler del mercado y espante la inversión", alerta.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia