Menú

De los impuestos a las expropiaciones: la amenaza económica de Iglesias en Madrid

El plan de Iglesias para Madrid consistirá en más intervencionismo, más fiscalidad, más subvenciones, menos propiedad privada y menos libertad.

0
El plan de Iglesias para Madrid consistirá en más intervencionismo, más fiscalidad, más subvenciones, menos propiedad privada y menos libertad.
LD

Pablo Iglesias amenaza con poner contra las cuerdas a la economía madrileña. No hay nada más opuesto a las políticas de la Comunidad de Madrid, que la ideología del líder de Podemos. Si Iglesias llegara a arrebatarle la presidencia de la región a Isabel Díaz Ayuso, el rumbo de la actual locomotora de España cambiaría drásticamente.

Aunque Ayuso ironizaba hace unos días asegurando que España "le debe una" porque ha conseguido "sacar a Pablo Iglesias de La Moncloa", lo cierto es que el máximo responsable de la formación morada todavía tiene una oportunidad para hacer mucho daño a nivel autonómico. Iglesias aún no ha elaborado un programa electoral para los comicios del próximo 4 de mayo, pero sus anteriores propuestas vaticinan en qué va a consistir su plan económico: más intervencionismo, más fiscalidad, más subvenciones, menos propiedad privada y menos libertad.

El sablazo fiscal de Iglesias

El bolsillo del contribuyente sería uno de los principales perjudicados si Iglesias lograra hacerse con el poder en Madrid. A nivel fiscal, esto significaría controlar los principales impuestos regionales, como Patrimonio, Sucesiones o la parte autonómica del IRPF.

La región de Ayuso es uno de los territorios con la fiscalidad más atractiva de España, lo que escuece sobremanera a Podemos (y al PSOE). Como tantos otros miembros del partido de Pedro Sánchez, Iglesias también ha acusado a Madrid en reiteradas ocasiones de realizar "dumping fiscal" y la ha calificado como "una suerte de paraíso para los ricos".

Por ello, si llegara a la presidencia autonómica, es muy probable que Iglesias arrancara la maquinaria para recuperar el Impuesto de Patrimonio. En su pacto con Sánchez ya intentó convencer a los socialistas para aplicar un impuesto similar- pero estatal- a las grandes fortunas que no fructificó. Desde 2008, Patrimonio está al 100% bonificado en Madrid. Nadie paga nada por este tributo, lo que podría provocar una espantada de las grandes rentas con la llegada de Iglesias.

Respecto al IRPF, Madrid es una de las CCAA que menos grava a las rentas altas, aunque Iglesias debería recordar que también es una de las que menos asfixia a las rentas bajas, aquellas a las que tanto se jacta de proteger. Las CCAA regulan en torno al 50% de los tipos del impuesto y el Estado, en torno al otro 50%.

El líder de la formación morada ya proponía en 2019 elevar el IRPF a los ingresos de los españoles de más de 100.000 euros y nada hace presagiar que no incrementará el tramo autonómico a los madrileños que considere acaudalados si logra la presidencia. Eso sí, no solo los ricos saldrían perjudicados en este punto, ya que Ayuso se ha comprometido a bajar medio punto el IRPF en todos los tramos durante esta legislatura. Con Iglesias, esta esperada rebaja desaparecería.

Aunque Iglesias se ha mantenido con un perfil bajo a la hora de defender una subida generalizada del Impuesto de Sucesiones en Madrid —como planea el PSOE con la famosa armonización—, el líder de Podemos ha recomendado en alguna ocasión la necesidad de "ajustarlo" para las rentas altas. La autonomía de Ayuso es pionera en la rebaja del impuesto a las herencias y una de las que menos grava a los herederos en la actualidad, independientemente de su renta.

El que ya proponía Isa Serra en 2019

No hay más que adentrase en las 647 propuestas para recuperar la Comunidad de Madrid que presentó Isa Serra en las elecciones autonómicas de 2019 para confirmar las sospechas de la subida fiscal que podría estar por venir. "En nuestro programa incluimos una serie de cambios en los principales impuestos (Patrimonio, Sucesiones, IRPF, etc.) que doten a las arcas públicas de una cantidad de recursos suficientes para financiar el cambio en nuestro modelo productivo y reduzcan la brecha de desigualdad existente", reza el texto, dejando claro que el objetivo es elevar la fiscalidad de estos impuestos.

Respecto a Sucesiones, Podemos proponía entonces "la eliminación de las actuales bonificaciones. Eliminaremos las bonificaciones existentes a la cuota a las herencias o donaciones de más de 1 millón de euros, sin computar en dicha cantidad la vivienda habitual ni los bienes afectos al negocio habitual". Se justificaban en que "esta propuesta afectaría tan solo al 0,5% de las herencias de la Comunidad de Madrid".

En el ámbito del IRPF proponían "la reducción del tipo autonómico del 9% al 8,75% en el primer tramo (hasta 12.450 euros) para todas las declaraciones" y el incremento del "tipo máximo actual del 21 al 23%, creando, además, un tramo autonómico para las personas con bases liquidables superiores a 100.000 euros del 25%". También suprimirían la deducción autonómica del IRPF por gastos de enseñanza privada, así como el cheque escolar en las escuelas infantiles privadas. Aquí tampoco hay distinción de rentas.

Además, en este programa Podemos proponía todo tipo de nuevos impuestos para la Comunidad de Madrid, como un "impuesto sobre el patrimonio inmobiliario de las personas jurídicas", un "impuesto turístico", un "impuesto ecológico" o un impuesto a las "viviendas vacías". Así, es posible hacerse una idea de por dónde irá la estrategia fiscal de Iglesias y de por qué ahuyentará a los inversores.

Expropiaciones, okupas...

Pero los nuevos impuestos a la vivienda no son las únicas dificultades con las que se encontrarán los propietarios si Iglesias llega a presidir Madrid. El líder de Podemos es uno de los grandes promotores de la limitación del precio de los alquileres, que impediría a los dueños de los pisos cobrar por su vivienda lo que consideren oportuno. La normativa autonómica en materia de vivienda es muy fuerte en España y ha permitido que regiones como Cataluña aprueben precios máximos en los arrendamientos, creando gran inseguridad jurídica en el sector y en los tribunales.

Iglesias también ha promovido a nivel nacional la prohibición de los desahucios, con la coletilla de "sin alternativa habitacional", lo que favorece la ocupación y las prácticas abusivas por parte de inquilinos morosos. Además, a diferencia del Gobierno de Ayuso, que tiene en su agenda la lucha contra los okupas, esta materia no está en los planes de Iglesias. Todo lo contrario.

La escandalosa expropiación de 56 viviendas en Baleares también se ha llevado a cabo gracias a una normativa autonómica, que podría comandar Iglesias en Madrid. De hecho, en el anterior programa de Podemos a la Asamblea ya se contemplaba la "expropiación de uso para casos de uso antisocial persistente de la propiedad y acaparamiento de viviendas o suelo", por lo que no es descabellado pensar que puedan repetir esta idea.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia