Menú
EDITORIAL

El millonario Pablo Iglesias necesita pobres

El chavista Iglesias necesita pobres, multiplicarlos como sea, para poder seguir disfrutando de su elevadísimo nivel de vida y cercenar las libertades de unos ciudadanos a los que pretende convertir en súbditos.

El comunista Pablo Iglesias, que odia con saña a los ricos pero que forma parte del 1% de los españoles más potentados desde que entró en política, quiere arrebatarle la Presidencia de la Comunidad de Madrid a Isabel Díaz Ayuso y venezolanizar la región más próspera de España.

El redomado hipócrita que en cuanto pudo huyó del humilde barrio de Vallecas para instalarse junto con su semejante Irene Montero en una exclusiva zona residencial de Galapagar ha conseguido amasar en su muy corta carrera política un sustancioso patrimonio que supera los 300.000 euros, muy por encima del que dice tener Pedro Sánchez (211.650) pero aún inferior a los de su pareja, la colocada ministra de Igualdad, que ha pasado del mileurismo ha atesorar unos 400.000 euros. Imposible encontrar un mejor ejemplo de lo que representa la sobrecogedora izquierda española revolucionaria por cuenta ajena.

Iglesias y Montero viven escandalosamente bien de excitar el odio a la sociedad en la que viven como privilegiados. De predicar exactamente lo contrario de lo que hacen. De los pobres de los que se apartan y a los que explotan sin vergüenza. Son mentira. 

El potentado Iglesias que huyó de Vallecas para instalarse tan espléndidamente en Galapagar carga contra Ayuso porque, dice, hace pagar poco a los ricos. Sin vergüenza, oculta que Madrid es la región que menos castiga a las rentas más bajas. Junto a Canarias y La Rioja, es la que extrae menos IRPF a los contribuyentes menos pudientes, a esos que dice defender el millonario comunista. Que un madrileño que cobra apenas 16.000 euros brutos al año tribute 300 euros menos que un navarro o que un catalán escuece sobremanera a un Iglesias que quiere a los pobres dependientes y, por tanto, sometidos a sujetos de su calaña.

En Madrid, todos los contribuyentes, con independencia de su renta, deben entregar menos dinero al fisco que en los infiernos fiscales que tanto gustan a este Iglesias que no sabe qué es generar riqueza y que debe su creciente fortuna a quienes la crean. El chavista Iglesias necesita pobres, multiplicarlos como sea, para poder seguir disfrutando de su elevadísimo nivel de vida y cercenar las libertades de unos ciudadanos a los que pretende convertir en súbditos. Y para sacar adelante su programa miserabilizador y liberticida por supuesto contará con el respaldo de Ángel Gabilondo, que ahora dice que no quiere subir los impuestos pero hace dos meses sancionaba un sablazo de 1.300 millones a los madrileños.

Por esta y tantas otras razones, Madrid tiene que ser la tumba del chavismo.

En Libre Mercado