Menú

Calviño se equivoca en 36.500 millones y anuncia la mayor revisión del PIB a la baja desde 2009

Los Presupuestos de 2021 se asientan sobre unas estimaciones imposibles de creer. Ahora el Gobierno lo reconoce.

0
Los Presupuestos de 2021 se asientan sobre unas estimaciones imposibles de creer. Ahora el Gobierno lo reconoce.
Nadia Calviño y Yolanda Díaz en un acto reciente. | EFE

El Gobierno reconoce que sus cálculos han fallado. Otra vez. La vicepresidenta segunda y ministra económica, Nadia Calviño, ha comparecido este viernes para asestarle un duro recorte a las previsiones de crecimiento de 2021. Su optimismo exacerbado le ha pasado factura a Calviño, que ha tenido que rectificar 3,3 puntos su pronóstico de crecimiento.

macro2.jpg

Si hace unos meses el Ejecutivo plasmaba en los PGE que la economía española se recuperaría un 9,8% este año, contando la llegada de los fondos europeos, ahora, esta subida ha menguado al 6,5%. Se trata de una equivocación de 36.500 millones de euros -teniendo en cuenta el PIB a precios corrientes del anterior cuadro macro-.

Hay que remontarse al año 2009, cuando el Gobierno de Zapatero tuvo que rectificar en 4,6 puntos la evolución del PIB ese mismo año, para encontrar errores similares. Por entonces, los socialistas habían fijado un crecimiento del 1% para España en 2009, pero a mitad de año tuvieron que rectificar a una caída del 3,6%. Ahora, Calviño emula a su homóloga de aquella época, Elena Salgado.

Y es que, las predicciones del Gobierno para 2021 contrastaban con la lista infinita de organismos y casas de análisis que auguraban recuperaciones del PIB más moderadas que las suyas. También en Libre Mercado advertimos que los Presupuestos de 2021 conllevaban unas estimaciones imposibles de creer, lo que desviaría sin remedio los objetivos de déficit y deuda. Calviño ha emplazado a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a informar sobre la evolución de estos dos indicadores a finales de mes. Así, el tiempo ha confirmado que las cuentas del Ejecutivo no eran más que papel mojado.

Con los nuevos números, el Gobierno se queda en la línea de las previsiones de la Airef (6,6%) y el FMI (6,4%), pero todavía sigue embriagado de optimismo si tenemos en cuenta el 6% de crecimiento que pronostica el Banco de España o el 5,9% de Funcas.

Por indicación de Bruselas, según la ministra, el Gobierno estableció este 9,8%, donde incluía 27.000 millones de los fondos de recuperación europeos, y un alza llamado "inercial" del 7,2% sin ellos. Ninguno de los dos vaticinios se ha cumplido y, ahora, el Ejecutivo sólo se queda con ese 6,5% de referencia, que ya incorpora las ayudas ejecutadas, que van a estar sobre el 2% del PIB, también por debajo de lo estimado debido a los retrasos de la implementación y llegada del dinero de Europa. "Ahora ya no tenemos dos escenarios", ha asegurado la ministra socialista.

"La recuperación se ha ralentizado por debajo de lo que esperábamos en el primer trimestre del año", ha reconocido Calviño, que vuelve a retrasar la recuperación de España "un trimestre" más. Los motivos: la tercera ola de la pandemia y el temporal Filomena, ya que considera que sus estimaciones son, por sistema, "muy prudentes". Por eso, continúa viendo el vaso de su contabilidad medio lleno y asegura que lo único que hace con estos nuevos números es "trasladar parte del crecimiento previsto para 2021 a 2022".

prevision-2021.jpg
v-gobierno.jpg

Pero el alborozo del Gobierno vuelve a llegar en 2022, cuando prevé que la economía española crezca un 7%. De este modo, el PIB alcanzaría en torno "a finales de 2022 el nivel que registró en el cuarto trimestre de 2019", el anterior al estallido de la pandemia. Calviño sigue insistiendo en que estos movimientos vienen a confirmar la "V asimétrica" que prometió.

De nuevo, el FMI (4,7%) y el Banco de España (5,3%) tampoco ser creen las predicciones del Gobierno para 2022. En 2023, el crecimiento previsto por el Ejecutivo se situaría en el 3,5% y ya en 2024 la previsión supera ligeramente el 2%, "acercándose al crecimiento potencial de la economía".

Los ERTE maquillan las cifras

En cuanto al empleo, el Gobierno también ha revisado los datos de su anterior cuadro macro gracias a su aliado estadístico de cabecera: los ERTE. Su nueva previsión es que la tasa de paro se reduzca hasta una media del 15,2% en 2021, un 14,1% en 2022, y "siga en la senda descendente en los años siguientes".

En octubre el Ejecutivo pronosticó una tasa de paro del 16,9% para 2011, aunque en el último mes de marzo España ha cerrado el año con 743.628 personas en ERTE, que no cuentan como parados oficiales en las estadísticas del SEPE, por lo que podrían seguir maquillando la verdadera catástrofe de nuestro mercado laboral y contribuir a la revisión al alza del Gobierno. La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ya ha anunciado que los ERTE van a continuar a partir del 31 de mayo "en una fórmula similar a la actual". Si una buena parte de esos afectados sigue en este legargo laboral sin volver a sus puestos de trabajo en 2021, la tasa de paro se verá favorecida.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia