Menú

La hostelería y el ocio los sectores más castigados por las quiebras empresariales

Los concursos de acreedores empresariales han crecido un 72% en el primer cuatrimestre del año.

0
Los concursos de acreedores empresariales han crecido un 72% en el primer cuatrimestre del año.
Con la pandemia, muchos negocios han tenido que echar el cierre | Alamy

Un total de 2.114 concursos se han efectuado durante el primer cuatrimestre de 2021, lo que supone un 72% más que en el mismo periodo del año pasado, según un estudio realizado sobre concursos y disoluciones por el observatorio sectorial DBK Informa (filial de Cesce).

Desde DBK explican que este dato fue "excepcionalmente bajo" el pasado año debido a la pandemia y el confinamiento. Además, también señalan que la moratoria concursal, que se mantendrá hasta finales de año, ha hecho que la cifra de concursos no se dispare más todavía.

Las disoluciones empresariales también crecen en este primer cuatrimestre de 2021 hasta las 11.363, un 15% más que en el mismo periodo de 2020. Asímismo, el número de empresas que presentan al mismo tiempo el concurso y la extinción es un 64%, frente al 44% que se registró en abril de 2020.

Descienden los concursos y las disoluciones

Analizando la evolución de los concursos dentro del cuatrimestre, se observa que el número de concursos realizados en el mes de abril fue un 15% inferior al de marzo.

Del total de concursos presentados en abril, las microempresas suponen algo más del 78% (420), el 20% pertenece a la categoría de pequeñas empresas y algo más del 1,3% a la de medianas. Tan solo dos grandes empresashan iniciado proceso concursal este mes. Además, tan solo dos empresas cuya facturación supera los 100 millones de euros han presentado su disolución, aunque ambas empresas se enmarcan dentro de un proceso de fusión.

Las empresas concursadas en lo que va de año contaban con 18.093 empleados y una facturación de 2.069 millones de euros, superior a los 1.981 millones de euros que sumaban las que lo hicieron durante el mismo periodo del año anterior.

En las afectadas por las disoluciones trabajaban 37.249 personas y contabilizaban unas ventas de más de 6.000 millones de euros, por encima de los 4.443 millones de estos cuatro meses en 2020.

Cataluña, la comunidad con más concursos

Cataluña es la comunidad con mayor número de concursos en los que va de año, 617, el 29% del total, por delante de Madrid que llega a 381, y Valencia, con 292. Cataluña presenta el mayor crecimiento en valor absoluto, ya que suma 299 procesos. Solo una comunidad ve bajar sus datos desde enero, Murcia, un 3%.

En abril los datos suben en todas las autonomías (excepto Ceuta y Melilla que no contabilizan procesos). Cataluña, Madrid y Valencia lideran también las cifras con 149, 111 y 70 cada una, siendo las que más incrementan sus números.

Las disoluciones en los cuatro primeros meses del año las encabeza Madrid, con 3.050. Muy por detrás, Andalucía y Valencia, con 1.532 y 1.359 respectivamente. El 27% de los procesos iniciados en este periodo se localizan en Madrid, sumando 261, un aumento que solo supera Valencia, con 265. En abril las disoluciones crecen un 438% en Madrid, hasta 726. Andalucía se queda en 319 y Valencia en 267.

Comercio líder en concursos

La hostelería es el sector donde más crece el número de concursos desde enero, suma 287 en abril, para alcanzar 377 en lo que va de año. Dentro del sector especial mención merece el ocio, muy castigado por los cierres y los toques de queda. Pasa a ser así el segundo que más acumula, ligeramente por encima de construcción y actividades inmobiliarias, que se queda en 365, y solo superado por los 420 de comercio. Este último es el que más crece en abril, liderando también los datos con 107, seguido por construcción con 97 y hostelería con 92.

Construcción es el que alcanza el mayor número de procesos de disolución, 2.730 durante los cuatro primeros meses y 508 en abril, seguido por comercio, con 2.173 y 400 respectivamente. Juntos suponen el 43% de los procesos acumulados desde enero.

Drama para las empresas viables

El concurso de acreedores, antigua declaración de quiebra, es una solución judicial que permite tutelar la disolución de una empresa para que, la liquidación redunde en el cobro de los principales acreedores de la compañía. Esto hace que para empresas que no sean viables y cuya situación límite haya cruzado la barrera de no retorno, lo que no permita ninguna otra alternativa. Sin embargo, para empresas rentables que, de forma coyuntural se encuentran en aprietos insalvables, resulta especialmente trágico tener que liquidar.

Por eso, compañías como Gedesco, ofrecen múltiples soluciones para aportar liquidez adicional a esas empresas que, bien por retrasos en el cobro de facturas, o imposibilidad de hacer frente al pago de proveedores comprometen su viabilidad. Soluciones como el Factoring y el Confirming permite a las empresas abrir ventanas de liquidez que les permita esquivar el concurso.

Factoring: permite cobrar las facturas de manera inmediata. En el caso de Gedesco, lo que hace es anticipar el cobro de las facturas tanto si se emiten a empresas privadas o a Organismos Públicos. De esta manera, el factoring se convierte en una alternativa más que interesante para garantizar el pago de los servicios prestados ante el panorama de insolvencias que vive España.

Confirming: opción que resuelve los problemas de liquidez cuando aparecen por la vía de los proveedores. Dicho de otra manera, o como lo define Gedesco, es la opción opuesta al factoring. Se trata de una fórmula financiera para gestionar los pagos que la empresa tiene comprometidos con sus proveedores.

Actúa Concursal

Pero si el concurso de acreedores es inevitable, Gedesco también ofrece una solución a medida de esas pequeñas y medianas empresas que se ven sometidas a este trance. Actúa Concursal es un servicio que inicia el procedimiento de negociación con los acreedores para llegar a un acuerdo sobre el pago de la deuda existente reduciendo la misma a través de quitas o esperas. Y lo más importante, si la empresa es todavía viable aunque atraviese dificultades, permite proponer acuerdos de refinanciación con los acreedores. Esto permite paralizar ejecuciones o embargos.

Todo esto, con precios muy competitivos, permitiendo que, en caso de necesaria disolución, el cierre ordenado de la empresa podrá hacerse sin poner en riesgo el patrimonio personal de los implicados.

Ante las dificultades y la insolvencia, es necesario tomar medidas. Actúa Concursal, es el recurso que puede salvar una compañía, o el patrimonio de los concursados.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot