Menú

Peluqueras desesperadas rompen secadores y tijeras ante el Congreso: "Es un Gobierno inhumano y sádico"

El sector vuelven a reclamar en las calles la recuperación del IVA reducido ante la sangría de cierres de salones.

0

Peluquerías, barberías y centros de estética están inmersos en una crisis sin precedentes que está abocando al cierre continuado de negocios en toda España. El sector ha tomado las calles este pasado lunes para denunciar el abandono y marginación del Gobierno de Pedro Sánchez, alegando que su situación económica es de "extrema gravedad", con caídas del 40% de las ventas en el primer trimestre del año.

El cabreo es monumental. Frente al Congreso de los Diputados, peluqueras y esteticistas han escenificado su desesperación rompiendo en el suelo tijeras, peines, secadores y el resto de utensilios que utilizan en los salones de belleza. Su reclamación es ya casi histórica, desde que en 2012 el Gobierno de Rajoy les subiera el IVA 13 puntos, del 8 al 21%. La pandemia, la gestión actual del Gobierno y la nueva subida anunciada a los autónomos han terminado por asestar el golpe final a sus negocios. Su principal reivindicación se centra ahora en la bajada del IVA al 10%, cosa que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha dicho que no está por la labor.

"No paro de ver compañeros cerrar. Están cayendo todos. Nos han convertido en meros recaudadores para Hacienda desde 2012. Yo no le puedo pedir una clienta el 13% más en la factura. Con la pandemia, Sánchez dijo que éramos esenciales, pero no nos bajó el IVA, algo que sí ha hecho en otros sectores. Nos están discriminando. Las peluqueras ya no vivimos, sólo sobrevivimos. Ahora mismo no cobro ni yo, solo los comerciales y mi empleada", transmite con profundo enfado Amelia Porras Oñate, peluquera propietaria del salón Nayan, a Libre Mercado.

amelia.jpg
Amelia Porras, peluquera y propietaria

Asfixia

Amelia comenta además el nuevo comportamiento de los clientes, también afectados económicamente por la crisis: "Los clientes solo vienen por extrema necesidad a la peluquería. Tienen miedo al contagio y también falta el dinero. Los maridos de nuestras clientas son nuestra competencia. Si antes venían cada mes a teñirse ahora vienen cada cuatro meses para corregir lo que han hecho mal sus maridos. Los peinados semanales han desaparecido en el 70%. La gente ya se arregla menos desde la pandemia y si a esto sumamos los altos impuestos pues tenemos que la peluquería no es rentable para nada. Da pena ver todos los locales que hay cerrados. Se te cae el alma a los pies", reconoce con tristeza.

Igualmente, Esther Barbero, esteticista y propietaria del salón de belleza Azul, critica la elevada presión fiscal que soportan. "Voy a tener que cerrar. Nos estamos asfixiando. Es imposible llegar a fin de mes. Yo tengo dos niños y no puedo aportar ahora económicamente nada a la familia. Si somos esenciales para trabajar, según el Gobierno, ¿por qué no nos bajan los impuestos o dan ayudas como a otros sectores? Y si ya suben la cuota de autónomos es que ya me da algo... Nos mienten. Los gastos de material higiénico para el coronavirus, la subida de la luz, el material… No hay ninguna ayuda a la que haya entrado el sector. Es terrible. Gastamos el doble, trabajamos la mitad y tenemos que pagar más. Es imposible, yo ahora estoy sola en mi salón y no veo que termine mi vida laboral aquí. Es una decepción muy grande", lamenta la profesional.

"Gobierno sádico"

El drama es todavía mayor cuando ven la reducción de bautizos y bodas debido al coronavirus. Jesús María María Busto, propietario de la peluquería Caballero Busto, cuenta la precariedad con la que trabajan. Se encuentra solo con su negocio al frente y lucha por mantenerlo a flote a duras penas. "Si ya estamos mal, la subida de autónomos es ya el remate. Eso es más sangrante aún. Nos dará para subsistir y ya está, y a algunos ni eso, están muchos cerrando. Antes del 2012 nos podíamos defender decentemente, pero ya nada. Somos las huchas del gobierno de turno", critica el barbero.

jesus.jpg
Jesús María Busto, barbero y propietario

Para Amelia Porras, el anuncio de las nuevas cuotas autónomos es un insulto y no se corta en describir abiertamente la opinión que le merece el Gobierno de Pedro Sánchez: "La subida de los autónomos ya es el colmo. Esto ya es recochineo, es lamentable. Están fallando tantos negocios que a los que quedamos nos tienen que subir los impuestos y las cuotas, pero ellos no se bajan los sueldos. Es un gobierno inhumano y sádico", finaliza la peluquera.

Fuerte caída de la facturación

En cifras de la Alianza por la bajada del IVA al 10% a Peluquerías y Estética, el sector en España está experimentando una caída de facturación cercana al 40% en el primer trimestre del año (que representa casi 400 millones de euros), y pocas expectativas de mejora en los próximos meses que son cruciales por la paralización de muchos eventos sociales como bodas, bautizos y comuniones.

"Las severísimas restricciones de aforo en la celebración de eventos sociales como bodas, bautizos, comuniones, fiestas y tradiciones populares e incluso graduaciones de estudiantes, han supuesto un 70% de recorte en este tipo de eventos, y repercute directamente en la actividad de los salones de estética y peluquería con caídas de más del 50% de la facturación en el segundo trimestre del año, crucial en su facturación anual, y hacen que la temporada se límite a la prestación de servicios de higiene, mantenimiento y cortes de pelo", concluyen los afectados.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia