Menú
EDITORIAL

'España 2050', una nueva fechoría del Gobierno más incompetente

Lo último que necesita España, en 2021 o en 2050, es una economía planificada por los políticos.

EDITORIAL
0

El Gobierno redobla su ofensiva extractiva con un nuevo documento infumable. Escudándose en las recomendaciones de un centenar de expertos, el Ejecutivo social-comunista se ha sacado de la manga otra excusa para saquear aún más al contribuyente. Mientras la economía continúa sumida en la peor crisis en periodo de paz, Pedro Sánchez ha decidido presentar sus planes para la remota España del año 2050.

El Gobierno se ha pasado casi un año presumiendo de que el famoso informe estaba siendo elaborado por un grupo de selectos economistas, sociólogos y científicos; pero, como no podía ser de otra forma con el Gabinete presidido por un doctor fake, nada más lejos de la realidad. El bodrio de casi 700 páginas es pura propaganda liberticida carente credibilidad. Salvo contadas excepciones, tanto las propuestas como las conclusiones coinciden plenamente con los postulados social-comunistas de la banda de Pedro Sánchez y los secuaces de Pablo Iglesias. Es más, muchos de sus epígrafes parecen sacados de los programas del PSOE y de Podemos o de cualquiera de las ruedas de prensa de estos farsantes que están arruinando España.

El Ejecutivo social-comunista pretende que España llegue a 2050 con la economía completamente intervenida por el Estado y sometida al yugo de incontables regulaciones y prohibiciones. Quieren prohibir buena parte de los viajes en avión, imponer la jornada de 35 horas, transformar radicalmente los hábitos de consumo de la ciudadanía... En fin, un desafuero miserabilizador y liberticida.

Los expertos lamerones del Gobierno se han empeñado en que España eleve en 8 puntos del PIB la recaudación fiscal, lo que se traduciría en una masacre impositiva que afectaría a todos los tributos... y hasta crearía nuevos. Sin vergüenza, los ungidos palanganeros de Sánchez el falsario hablan de la "protección del medioambiente", la "eficiencia recaudatoria" o la "progresividad". Cuánto indeseable incitando al Estado a cometer todo tipo de fechorías...

Lo último que necesita España, en 2021 o en 2050, es una economía planificada por los políticos. Y para qué hablar si los políticos son Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, que jamás han creado riqueza y que están dando abrumadoras muestras de una colosal incompetencia en un momento crítico como el actual.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot