Menú

El Gobierno se hace la foto del pacto a pesar del castigo fiscal a los ERTE

A partir de ahora, los empresarios que continúen con trabajadores en un ERTE pagarán más cotizaciones a la Seguridad Social.

0
A partir de ahora, los empresarios que continúen con trabajadores en un ERTE pagarán más cotizaciones a la Seguridad Social.
Cuerva, Escrivá, Díaz, Sordo y Álvarez, en el acto de este jueves | EFE

Siguiendo el mismo modus operandi que en las anteriores negociaciones, Gobierno, patronal y sindicatos han llegado a última hora a un acuerdo sobre los ERTE. En la tarde de ayer miércoles, y a menos de un día de la celebración del Consejo de Ministros extraordinaro de hoy, la CEOE aceptaba la nueva propuesta del Ministerio de Seguridad Social. El departamento de José Luis Escrivá había suavizado ligeramente la subida de cotizaciones que tenía prevista para los ERTE, lo que sirvió para convencer a la patronal in extremis. Otra vez.

A pesar del brazo a torcer de Escrivá, los empresarios que continúen con trabajadores en ERTE pagarán más impuestos que ahora. Aun así, Yolanda Díaz, que se ha reincorporado tras su baja de ayer, José Luis Escrivá, Unai Sordo (CCOO), Pepe Álvarez (UGT) y Gerardo Cuerva (CEPYME) se han hecho esta mañana la foto del triunfo del "diálogo social" del que tanto presumen.

Como ya publicamos en Libre Mercado, el principal escollo del pacto estaba en las exoneraciones de las cuotas a la Seguridad Social. Antes de la llegada del coronavirus, si una empresa aprobaba un ERTE, el Estado pagaba parte de su sueldo, aunque el empresario tenía que seguir costeando las cotizaciones sociales. Durante los primeros meses de la pandemia, el Gobierno decidió dar un balón de oxígeno a las compañías y eximirles de estos impuestos.

De hecho, ésta ha sido una de las escasas rebajas tributarias aprobadas por Sánchez a lo largo de la crisis, aunque no duró mucho, tal y como fue aprobada. Ya en junio de 2020, el Gobierno comenzó a elevar la carga fiscal de los empresarios y, desde entonces, ha ido subiendo y bajando las cotizaciones a pagar, siguiendo diferentes estrategias para "incentivar" la vuelta al trabajo.

Ahora, el ministerio que dirige José Luis Escrivá vuelve a subir la fiscalidad de los 558.000 trabajadores que continúan atrapados en un ERTE. A cambio, bajará las cuotas de los que tengan la suerte de reincorporarse a sus puestos de trabajo. A pesar de haber aceptado el acuerdo, al secretario general de CCOO, Unai Sordo, le hubiera gustado que los empresarios pagaran todavía más impuestos por los ERTE y ha considerado "exageradas" las exoneraciones del Gobierno. Así quedarán estas exoneraciones a partir del próximo martes y hasta el 30 de septiembre, fecha hasta donde se han prolongado estos nuevos instrumentos laborales:

Sectores ultraprotegidos

"Con el objetivo de incentivar la activación de empleo, en esta ocasión se incluyen unas exoneraciones mayores para los casos de los trabajadores que se reincorporen a la actividad", explica el Gobierno. Serán del 95% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 85% para las que tienen 50 o más en los meses de junio, julio, agosto y septiembre.

Sin embargo, si los empresarios mantienen a los trabajadores suspendidos en un ERTE, serán castigados y pagarán más impuestos. Por tanto, habrá una exoneración del 85% en junio, julio y agosto y del 70% en septiembre si la empresa tiene menos de 50 trabajadores. En el caso de contar con 50 trabajadores o más, las exoneraciones serán del 75% en junio, julio y agosto y del 60% en septiembre. Actualmente, esas exoneraciones eran del 85% para empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las que tienen más de 50 empleados.

En esta lista de CNAES se incluyen tres nuevos sectores (1419 –Confección de otras prendas de vestir y accesorios –, 4637 –Comercio al por mayor de café, té, cacao y especias– y 7420 –Actividades de fotografía–). Eso sí, salen cinco (1811 –Artes gráficas y servicios relacionados con las mismas–, 2670 –Fabricación de instrumentos de óptica y equipo fotográfico–, 4741 –Comercio al por menor de ordenadores, equipos periféricos y programas informáticos en establecimientos especializados–, 5122 –Transporte espacial– y 7734 – Alquiler de medios de navegación–).

Limitación e impedimento

Los ERTE por limitación de su actividad se verán prorrogados con un nuevo esquema de exoneraciones: si la empresa tiene menos de 50 trabajadores, será del 85% en junio y julio, y del 75% en agosto y septiembre. Si la empresa tiene 50 trabajadores o más, la exención será del 75% en junio y julio y del 65% en agosto y septiembre. En este caso, las cotizaciones vuelven a subir en comparación con las actuales.

Por su parte, las empresas que vean impedido el desarrollo de su actividad en los próximos cuatro meses en alguno de sus centros de trabajo como consecuencia de las restricciones administrativas podrán solicitar un "ERTE de impedimento". Estas empresas tendrán una exoneración en sus cotizaciones a la Seguridad Social durante el periodo de cierre y hasta el 30 de septiembre 2021, que será del 100% de la aportación empresarial durante el periodo de cierre si tienen menos de 50 trabajadores y del 90% si tienen 50 trabajadores o más. Estas cotizaciones se mantienen igual que ahora.

El Banco de España desmiente a Escrivá

ertebde.jpg

Durante el acto del acuerdo, José Luis Escrivá ha vuelto a repetir la misma afirmación incorrecta que le desmintió ayer el propio Banco de España. El ministro ha asegurado que "la afiliación ha recuperado los niveles prepandemia", pero el Banco de España le recordó que los casi 600.000 ERTE que hay en España cuentan como afiliados en las estadísticas y que esta es la razón de esa recuperación. "La afiliación efectiva se encuentra aun lejos de su nivel precrisis en los sectores con mayor interacción social, especialmente la hostelería", señala el documento del organismo.

Del total de ERTE que hay en España, unos 137.000 personas se encuentran por limitación y cerca de 16.300, por impedimento, que son los únicos que mantendrán la fiscalidad. Los 233.000 trabajadores restantes, se encuadran entre los sectores ultraprotegidos o vinculados a ellos.

El Gobierno también ha determinado que "las medidas extraordinarias de protección del empleo relacionadas con extinciones y despidos, la interrupción del cómputo de los contratos temporales, la salvaguarda de empleo, así como los límites relacionados con el reparto de dividendos y transparencia fiscal y el uso de horas extraordinarias y nuevas externalizaciones" mantendrán su vigencia. La prohibición de despedir tras un ERTE es otro de los aspectos que más preocupa a la patronal, pero Yolanda Diaz insiste en mantenerla.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia