Menú

La nueva ITV se endurece: los fallos leves que pasan a graves

Uno de los cambios más significativos se encuentra en la gravedad del defecto de no funcionamiento del ABS.

0
Uno de los cambios más significativos se encuentra en la gravedad del defecto de no funcionamiento del ABS.
Atasco de tráfico en la salida de Santiago de Compostela dirección sur (Pontevedra y Vigo) (Foto de Archivo) | Álvaro Ballesteros / Europa Press

Desde el pasado 1 de junio la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se ha vuelto más exigente debido a un cambio en la normativa europea para adaptarse al Brexit. Ahora, la nueva revisión obligatoria cuenta con modificaciones en el reglamento para adaptarse a las nuevas tecnologías que llevan incorporadas los vehículos. Aunque, lo cierto es que más que un cambio como tal, lo que se ha producido es una ampliación de lo que debe revisarse y que antes no estaba tan claramente detallado en el manual anterior.

Uno de los cambios más significativos se encuentra en la gravedad del defecto de no funcionamiento del ABS cuando es obligatorio llevarlo. En otras palabras, lo que antes era un defecto leve cuando el sistema antibloqueo de frenos presentaba algún fallo, ahora se considera defecto grave. Lo mismo pasa con los posibles desprendimientos de los retrovisores. Pasa de considerarse leve a grave con la nueva normativa haciéndola más exigente.

El cambio de consideración del defecto es importante ya que con solo un defecto grave se inhabilita al vehículo para circular por las vías públicas, salvo para llevarlo al taller. "La ley estipula que, si tu vehículo solo tiene defectos leves tras pasar todas las pruebas y exámenes de la ITV, la inspección técnica de vehículos no se rechazará. Es decir, si durante la inspección no se detectan fallos graves que afecten a la conducción o a la seguridad del conductor, el vehículo recibirá su ITV favorable", señalan desde Servicios ITV.

En cuanto a las multas, se mantienen igual las infracciones. En el caso de circular con una ITV caducada, la sanción es de 200 tanto si el vehículo está estacionado o está circulando por las vías públicas. En el caso de utilizar el vehículo con una ITV desfavorable, la sanción es también de 200 euros. Mientras que, si el vehículo tiene una ITV negativa con graves desperfectos, la multa se mantiene en los 500 euros.

45 de cada 100 vehículos que circulan por las carreteras españolas no tienen la inspección técnica en regla, según señalan desde AECA-ITV. El organismo también recuerda que la cifra se ha multiplicado desde el pasado 14 de marzo de 2020, cuando la media de vehículos con la ITV caducada era de 20 de cada 100.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot