Menú

La economía española recae en 2021 y el PIB baja un 0,4% en el primer trimestre

El INE avanzó en abril un retroceso del PIB del 0,5% para el primer trimestre, sin embargo, el descenso se ha moderado una décima.

0
El INE avanzó en abril un retroceso del PIB del 0,5% para el primer trimestre, sin embargo, el descenso se ha moderado una décima.
Pedro Sánchez se coloca la mascarilla después de intervenir en un acto | Europa Press

La economía española retrocedió un 0,4% en el primer trimestre del año por la caída del consumo y la inversión, con lo que volvió así a valores negativos después de haber registrado en el tercer y último trimestre de 2020 tasas positivas del 17,1% y del 0,0%, respectivamente, según los datos de Contabilidad Nacional publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En tasa interanual, el PIB descendió en el primer trimestre a un ritmo mucho menor de lo que lo hizo en el cuarto trimestre de 2020 y una décima menos de lo esperado en el avance de datos. En concreto, la economía española se contrajo un 4,2% interanual en el periodo enero-marzo (-4,3% en los datos avanzados), frente a la caída del 8,9% experimentada en el trimestre anterior.

Con esta contracción interanual del 4,2% se acumulan ya cinco trimestres consecutivos de tasas interanuales negativas, aunque ésta es la más moderada de dicho periodo.

El descenso trimestral del 0,4% se ha moderado una décima respecto al dato adelantado por el INE a finales de abril, cuando avanzó un retroceso del PIB del 0,5% para el periodo enero-marzo, afectado por la tercera ola del covid.

El organismo estadístico explica que en aquel entonces la mayoría de los indicadores estadísticos sobre la evolución económica reciente ofrecían resultados hasta febrero, mientras que los resultados hoy publicados sí incorporan todos los indicadores estadísticos del primer trimestre del año, "cuya información abarca ya, en la inmensa mayoría de los casos, el conjunto del mismo".

El consumo y la inversión empujaron al PIB a registrar tasas negativas durante el primer trimestre del año, el de la tercera ola. En concreto, el consumo se redujo un 0,5% en el primer trimestre como consecuencia del retorno a tasas negativas del consumo de los hogares, de las instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares y de las administraciones públicas, que mostraron descensos del 0,6%, del 2,2% y del 0,1% hasta marzo, frente a las tasas positivas del 0,0%, del 0,6% y del 1,3% del trimestre anterior, respectivamente. El gasto público no presentaba tasas negativas desde el cuarto trimestre de 2016.

Por su parte, la inversión también regresó a valores negativos en el primer trimestre después de dos trimestres de avances. En concreto, entre enero y marzo la inversión se contrajo un 0,8%, frente al crecimiento del 1% del trimestre anterior y del aumento histórico del 21,5% que experimentó en el tercer trimestre de 2020.

Lo mismo sucedió con las exportaciones y las importaciones, que presentaron hasta marzo tasas negativas del 1,4% y del 1,3% después de haber registrado avances del 4,6% y del 6,2% en el último cuarto de 2020.

Por sectores, el único sector que elevó su valor añadido bruto en el primer trimestre fue el sector servicios, con un avance del 0,3%. Por contra, el de la construcción cayó un 4,3%; el de la industria retrocedió un 2,3%, y el de la agricultura disminuyó un 2,9%.

Moderación del PIB interanual

Además del descenso interanual del PIB, menor al registrado en el trimestre anterior —el último de 2020— y más moderado de lo esperado, la demanda nacional también restó 2,2 puntos al PIB interanual, cifra 4 puntos superior a la del cuarto trimestre de 2020, mientras que la demanda externa tuvo una aportación negativa de 2 puntos, siete décimas más que en el trimestre anterior.

La moderación en el ritmo interanual de caída del PIB en el primer trimestre fue consecuencia del menor descenso del consumo de los hogares respecto al trimestre anterior (-3,5% frente a -9,4%) y del retroceso menos acusado de la inversión (-3,2% en el primer trimestre frente al -7,2% del último cuarto de 2020).

También contribuyó la moderación del crecimiento del gasto público desde el 4,5% al 3,2%. Con este dato, el gasto público acumula ya 25 trimestres de avances interanuales, los últimos cinco superiores al 3%. En cambio, el consumo de los hogares lleva ya cinco trimestres en negativo.

Las exportaciones e importaciones también suman cinco trimestres de caídas interanuales tras retroceder un 10,7% y un 5,2% en el primer trimestre, aunque ambas tasas se han moderado respecto al trimestre anterior, cuando las ventas al exterior disminuyeron un 16,3% y las compras, un 9,4%.

Por sectores, construcción y servicios registraron descensos interanuales en su valor añadido bruto, del 10,1% y del 5,1%, respectivamente, frente al registro de avances en agricultura e industria del 2,7% y del 0,9%.

El deflactor implícito del PIB aumentó en el primer trimestre un 1,3% respecto al mismo trimestre de 2020, cinco décimas más que en el trimestre anterior.

Baja un 3% el PIB a precios corrientes

A precios corrientes, el PIB descendió un 3% en tasa interanual, tasa 5,2 puntos inferior a la registrada en el cuarto trimestre del año pasado.

En concreto, el PIB a precios corrientes se situó en el primer trimestre en 288.284 millones de euros, cifra inferior en 1.744 millones a la del cuarto trimestre de 2020 y 27.549 millones de euros por debajo de la del último cuarto de 2019, cuando alcanzó un máximo histórico de 315.833 millones de euros.

De este modo, España generó un PIB de 3.203 millones de euros cada día del primer trimestre, casi 100 millones menos que un año antes, cuando producía 3.301 millones de euros al día.

343.000 empleos menos en el último año

El INE señala que la situación provocada por el coronavirus hace que ciertas variables, como las horas efectivamente trabajadas, sean más relevantes en los momentos actuales a la hora de medir la evolución del empleo.

El empleo de la economía, en términos de horas trabajadas, bajó un 2% en el primer trimestre respecto al trimestre anterior, tres puntos menos que en el trimestre anterior. Los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, definidos como el número de horas trabajadas entre la jornada media realizada en puestos de trabajo a tiempo completo, crecieron un 1,4% en el primer trimestre, dos décimas más que en el trimestre anterior.

En términos interanuales, las horas trabajadas bajaron un 3,6%, tasa 2,5 puntos superior a la del trimestre anterior, y el empleo retrocedió un 1,9%, moderando en 3,3 puntos la caída del último cuarto de 2020. Ello supone que en un año se han destruido 343.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

La remuneración de los asalariados bajó un 2,8% en el primer trimestre, frente al retroceso del 4,5% del trimestre anterior, debido a la disminución del número de asalariados en un 3,1% (-5,3% en el trimestre anterior) y al crecimiento de la remuneración media por asalariado en un 0,3%, cinco décimas menos que en el trimestre anterior.

Por su parte, el excedente de explotación bruto se contrajo un 1,8% interanual, en contraste con la caída del 11,6% del trimestre anterior, pero ya acumula cinco trimestres de descensos.

La productividad por hora efectivamente trabajada bajó un 0,6% en el primer trimestre (-3% en el trimestre anterior) y la productividad de los puestos de trabajo equivalentes disminuyó un 2,3%, frente al descenso del 3,9% del trimestre anterior.

Por último, el coste laboral unitario creció un 2,6% interanual en el primer trimestre de este año, tasa 1,3 puntos superior a la del deflactor implícito de la economía.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot