Menú

El Puente de la Concordia: nueva puerta de entrada a Madrid

Un puente urbano innovador en construcción y estructura a cargo de Ferrovial conectará el nuevo desarrollo urbanístico de Valdebebas con el aeropuerto

Un puente urbano innovador en construcción y estructura a cargo de Ferrovial conectará el nuevo desarrollo urbanístico de Valdebebas con el aeropuerto

Catalogado ya como un icono de la ciudad, el Puente de la Concordia será la principal conexión entre el desarrollo urbanístico de Valdebebas, en el noroeste de Madrid, y la terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid-Barajas, convirtiéndose así en la nueva puerta de entrada a la capital desde el aeropuerto. Esta nueva infraestructura, cuyo nombre es un homenaje a la voluntad de unión de la transición democrática, se prevé que esté abierto al tráfico el próximo mes de octubre.

El proyecto fue promovido por la Junta de Compensación para cumplir con sus obligaciones derivadas del planeamiento para la reordenación urbana de Valdebebas y la necesidad de ejecutar los servicios generales del nuevo planeamiento. Su construcción ha corrido a cargo de Ferrovial y representa la ambiciosa propuesta con la que la compañía quiere redefinir el concepto de obra civil integrado con los nuevos parámetros de regeneración urbana y construcción sostenible.

Desde el punto de vista técnico, se trata de un puente de arco mixto y únicamente dos apoyos principales. De esta forma, sus 162 metros de longitud salvan sin apoyos intermedios las cuatro calzadas que conforman la M-12. La obra se completa con una serie de viales y ramales, que permiten interconectar Valdebebas con la red de carreteras existente en los alrededores del aeropuerto.

Precisamente, la terminal 4 del aeropuerto ha estado muy presente en el diseño del puente, que se ha inspirado en sus formas aerodinámicas y se ha tenido en cuenta en la concepción en lámina o la elección de la pintura de aluminio, un guiño a la icónica cubierta de la T4.

puente-de-la-concordia-ferrovial.jpg
Imagen del complejo e innovador proceso de construcción del Puente de la Concordia

Uno de los aspectos más relevantes del diseño del puente es la doble rejilla en diagonal. Además de proporcionar transparencia visual, concede un carácter dinámico, generando infinitas luces y sombras que reverberan y enriquecen la perspectiva diurna o nocturna. En su conjunto, el diseño de esta infraestructura, poco habitual en el ámbito de los puentes, sigue un plan ordenado en el que todos sus elementos responden a un mismo esquema.

La construcción del Puente de la Concordia supone un hito de la ingeniería por su diseño eficiente e innovador y el uso de técnicas pioneras como los pilotes trabajando a tracción y la impresión en 3D.

El puente de la Concordia cuenta con un proceso de construcción sin precedentes en todo el mundo. Una infraestructura de más de 200 metros de longitud y 2.200 toneladas de acero estructural cuyo proceso constructivo se ha hecho posible gracias a una compleja maniobra de cuatro días de duración, que ha conllevado la traslación de la parte central del puente de 130 metros.

Una obra que, por cada uno de los movimientos realizados, el tiempo empleado, las técnicas de construcción y los obstáculos sorteados, se ha convertido en una referencia para el sector.

La parte central del puente fue construida en paralelo a la M-12 para no afectar al tránsito de la carretera. Una vez finalizado el ensamblaje de la estructura, se trasladó hasta su posición definitiva. Un conjunto de elementos y maniobras que sellan el perfil singular de un proyecto con maniobras pioneras en el mundo.

Uno de los principales retos ha sido combinar en una sola maniobra operaciones muy diversas como un giro de 90º, una traslación perpendicular a la carretera con varias transferencias de carga, y una traslación final paralela a la misma, para poder así completar la instalación final, pese a los obstáculos que presentaba el terreno. Tras completar el ensamblado de la parte central del puente, el equipo de Ferrovial lo elevó cuatro metros, gracias a unos equipos hidráulicos apoyados sobre el terreno, y así introducir bajo el puente el sistema de transporte con el que se trasladaría a su posición definitiva.

Las obras de ejecución de esta singular construcción, ideada y proyectada por el ingeniero español Francisco Millanes Mato, ha roto los moldes de la arquitectura e ingeniería en este tipo de equipamientos. Cabe destacar como referencia que en esa operación de ensamblaje y movimiento se han traslado 2,5 millones de kilos de acero, el equivalente al peso de trece aviones Boeing 747.

Otro elemento innovador utilizado en la construcción del Puente de la Concordia ha sido la impresión en 3D. En esta ocasión, se ha aplicado en la fabricación de los dispositivos que se colocan en la celosía del puente y que evitan las vibraciones y los ruidos. Normalmente, la fabricación de estos elementos se realiza en acero y requiere muchas horas de trabajo. Gracias a la tecnología de impresión en 3D, que se realiza con el ordenador y emplea polímeros de alta resistencia en lugar del acero, se han reducido no solo los costes, sino las horas de trabajo para realizar la impresión de los dispositivos necesarios.

Este ambicioso objetivo ha supuesto un gran avance para la división de Ferrovial, tanto por los materiales empleados como por el proceso de fabricación, y que se suma a las apuestas de la compañía por realizar construcciones más eficientes y respetuosas con el medio ambiente.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador