Menú

Así avanzó Perú bajo el capitalismo: los datos que Pedro Castillo no debería ignorar

Aunque el nuevo mandatario se proclama marxista-leninista, el mercado ha tenido un efecto muy notable en el bienestar de los peruanos.

0
Aunque el nuevo mandatario se proclama marxista-leninista, el mercado ha tenido un efecto muy notable en el bienestar de los peruanos.
EFE

El nuevo presidente de Perú, Pedro Castillo, ha enarbolado un discurso anticapitalista que no ha tardado en provocar el pánico en los mercados, despertando el miedo a la destrucción de riqueza que podría venir de la mano de este nuevo gobierno del "socialismo del siglo XXI". Aunque algunas voces apostaban a que Castillo moderaría su programa tras alcanzar el poder, sus nombramientos en el Gobierno invitan a pensar que, en última instancia, triunfará al ala más radical del movimiento Perú Libre.

Aunque Castillo y los suyos culpan al capitalismo de los males de su país, lo cierto es que Perú se ha convertido en una de las economías más avanzadas de América desde que ha implementado reformas aperturistas que han tendido a replegar el peso del Estado y han favorecido el avance de la economía de mercado.

Así, desde los años 90 se aprecia una clara evolución al alza en el grado de libertad económica que disfrutan los peruanos. Según el Índice que elabora la Fundación Heritage, Perú ha mejorado su nivel de apertura al capitalismo en más de diez puntos, al pasar de 56,9 puntos en 1995 a 67,7 puntos en 2021.

Al calor de esta apertura, el vicepresidente del Instituto CATO, Ian Vásquez, ha constatado una clara mejoría del nivel de vida de los peruanos. A continuación se recogen algunos de los indicadores de referencia en materia de desarrollo, así como su evolución en el periodo reciente:

- A comienzos de los años 90, el PIB per cápita alcanzaba los 5.700 dólares. En cambio, en 2019 esta rúbrica ya superaba los 14.000 dólares.

- La tasa de pobreza, medida a partir del criterio más estricto del Banco Mundial (5,5 dólares de ingreso diario) ha bajado del 54% al 21% entre 1999 y 2019.

- La tasa de desigualdad, medida por el Índice Gini, ha pasado de 54,8 a 41,5 puntos entre 1999 y 2019.

- La esperanza de vida al nacer ha crecido de 65,6 años en 1989 a 76,5 años en 2019. En paralelo, la mortalidad infantil cayó de 59,4 a 10,3 fallecimientos por cada 100.000 nacimientos.

- La población que sufre desnutrición ha caído del 32% en 1990 al 7% en 2015.

- El acceso a electricidad ha subido del 67% al 98% entre lozanos 1995 y 2019. En los hogares de menor renta, este porcentaje es del 93%.

- El tráfico en los aeropuertos del país ha subido de 1,6 a 18,8 millones de pasajeros anuales entre el año 2000 y el 2019. Los desplazamientos en tren han subido de 876.000 a 2,8 millones de viajeros durante el mismo periodo. Los kilómetros de carreteras pavimentadas subieron de 10.500 a 28.770 en las dos primeras décadas del siglo XXI, mientras que el número de coches en circulación ha crecido de 2 a 3 millones entre 2010 y 2019.

De modo que, a la espera de que entren en vigor las políticas económicas de Castillo, lo cierto es que los datos no solo certifican que que el capitalismo le ha sentado mal al país andino, sino que apuntan todo lo contrario.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot