Menú

La OCDE tumba el mantra de Sánchez: más gasto e impuestos no implican menos desigualdad

Un nuevo informe muestra que algunas de las economías más liberales son también las que mejor reducen la desigualdad.

0
Un nuevo informe muestra que algunas de las economías más liberales son también las que mejor reducen la desigualdad.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez | EFE

Los impuestos y el gasto se justifican como medidas redistributivas, pero ¿realmente cumplen su propósito? El informe Government at glance, publicado de forma periódica por la OCDE, pretende responder esta pregunta mostrando cuánto se reduce la desigualdad de renta en sus países miembros cuando comparamos la inequidad derivada de las retribuciones salariales con las diferencias netas que se observan tras considerar también el peso de los impuestos y el gasto.

En este sentido, resulta llamativo que la economía desarrollada que más reduce la desigualdad de renta mediante la acción pública es Irlanda. El Tigre Celta, notorio por su política económica de innegable acento liberal, presenta una desigualdad de renta de 0,48 puntos sobre 1 antes de considerar los impuestos y el gasto, pero dicho indicador se reduce a 0,29 puntos después de tomar en cuenta los tributos y los desembolsos públicos, lo que supone una caída de 0,19 puntos.

Por comparación, en el caso de España vemos que la reducción es mucho menor y, aunque la desigualdad de renta antes de impuestos y gastos es de 0,45 puntos sobre 1, dicha variable se reduce solamente 0,11 puntos cuando aplicamos el efecto de la fiscalidad y los presupuestos sociales, dejando el saldo final en 0,33 puntos.

Es interesante comprobar que Bélgica, Francia o Dinamarca, países donde el peso del Estado es muy elevado, figuran por detrás de Irlanda y alcanzan resultados muy similares a los que cosechan países con unas Administraciones mucho menores, como sería el caso de Eslovenia, Luxemburgo o Países Bajos. Esto desmontaría el relato del gobierno de España, que siempre asocia la reducción de la desigualdad al aumento del tamaño del Estado.

De hecho, aunque la izquierda española suele poner como ejemplo de política redistributiva al Reino de Suecia, lo cierto es que su modelo consigue un resultado aún menos eficiente que España, en la medida en que sus niveles de desigualdad pasan de 0,36 a 0,27 puntos cuando se consideran los impuestos y los gastos, un descenso de 0,09 puntos. Por otro lado, en Noruega vemos que la caída de la desigualdad es de 0,11 puntos, idéntico resultado que España, a pesar de que el país del Norte de Europa tiene niveles muy elevados de impuestos y gasto.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia