Menú

La hipocresía de la COP26: unos 400 jets privados llegan a Glasgow para dar lecciones ecologistas

Un extraordinario atasco obligaba a los aviones vacíos a volar 50 kilómetros para encontrar espacio para poder aparcar.

Un extraordinario atasco obligaba a los aviones vacíos a volar 50 kilómetros para encontrar espacio para poder aparcar.
El fundador de Amazon, Jeff Bezos (a la izquierda), habla con el primer ministro Boris Johnson en el acto de Acción de los Líderes sobre los Bosques y el Uso de la Tierra en la cumbre Cop26 en el Scottish Event Campus (SEC) de Glasgow. | Cordon Press

La hipocresía de los líderes mundiales que se reúnen en Glasgow desde este fin de semana, no tiene límites. Aproximadamente 400 aviones privados van a llegar a la COP26 durante estos días, según The Times y Daily Mail... y sus ocupantes no tendrán reparos en imponerle al resto de ciudadanos cómo deben vivir sin contaminar.

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, ha encabezado el desfile en su Gulf Stream de 48 millones de libras esterlinas (56.463.931,26 euros), con el príncipe de Gales, el príncipe Alberto de Mónaco y docenas de jefes ejecutivos "con mentalidad verde", que también llegaron en avión privado, mientras un extraordinario atasco obligaba a los aviones vacíos a volar 50 kilómetros para encontrar espacio para poder aparcar.

Se cree que Carlos de Gales viajó desde Roma, donde había asistido al G-20 junto con el primer ministro británico Boris Johnson, y que voló vía RAF Brize Norton, donde podría haber recogido a la duquesa de Cornualles. Un portavoz de Clarence House defendió la decisión del príncipe de volar a la conferencia sobre el clima. Dijo: "Su Alteza Real ha hecho campaña personalmente a favor de un cambio hacia un combustible de aviación sostenible".

Se calcula que sólo el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden generará 2,2 millones de libras de carbono para llegar a la cumbre, gracias a una flota de cuatro aviones, el helicóptero Marine One y una enorme comitiva que incluye a The Beast y numerosos todoterrenos.

Además, Biden nos ha dejado una de las imágenes más hipócritas de esta semana. Y es que, el presidente de los Estados Unidos llegaba en un convoy de 85 coches a Roma para tratar la agenda climática en la cumbre del G-20.

Aunque esta hipocresía no es nueva. Cabe recordar cuando el actor Leonardo di Caprio acudió con un jet privado a recoger un premio ecologista del grupo RiverKeeper Fishermen’s Ball.

Catastrofismo en Glasgow

Mientras tanto, las intervenciones de los participantes de la COP26 no han podido ser más exageradas, catastrofistas y apocalípticas. Por ejemplo, el primer ministro británico, Boris Johnson comparó la situación de los líderes actuales con la película de James Bond, que al final de esta trata de desactivar un "dispositivo del día del juicio final" antes de que "acabe con la vida humana tal y como la conocemos".

Sin embargo, el mandatorio chino, Xi Jinping, ni siquiera apareció en la cumbre a pesar de que China es el país que más contamina del mundo, con 9,8 mil millones de toneladas de Co2, lo que representa el 27% de las emisiones. Solo China está emitiendo más CO2 que Estados Unidos y la Unión Europea juntos.

Mientras tanto, la Comisión Europea sigue pensando sablear al consumidor de a pie con un nuevo impuesto al transporte aéreo, pero no se ha preocupado mucho por la contaminación que emiten los aviones privados, ya que pretende eximirlos del nuevo impuesto.

España tampoco se queda atrás, ya que pretende sumarse a la prohibición de los vuelos de corta duración (2,5 horas o menos) con la excusa de la contaminación. La alternativa deberá ser la de realizar el viaje con tren. Ya tenemos un ejemplo de país que ha tomado esta medida, Francia ha sido el primer país en prohibir los vuelos de corta duración.

Temas

En Libre Mercado