Menú
EDITORIAL

El Gobierno sabotea la creación de empleo

España ya es uno de los países con mayores impuestos al empleo, con cotizaciones cercanas al 30% frente al 17,2% de media de la OCDE.

Tras la tomadura de pelo a la que parece que ha quedado reducida la supuesta derogación de la reforma laboral del PP anunciada a bombo y platillo por el Ejecutivo de Pedro Sánchez la semana pasada, el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha planteado una subida del 0,6% de las cotizaciones de todos los trabajadores, vampiresca ocurrencia que ha querido dulcificar señalando que los empleados sólo soportarían un 0,2% de la misma, mientras que las empresas soportarían el otro 0,4%.

Aunque dicha subida sea un parche mal puesto, claramente insuficiente para mantener a flote el sistema de pensiones –una estafa piramidal sólo sostenible mediante el paulatino perjuicio de sus beneficiarios presentes y futuros, pensionistas y cotizantes–, eso no significa que no vaya a ser un obstáculo para la creación del empleo y el sostenimiento del ya existente.

España ya es uno de los países con mayores impuestos al empleo de todo el mundo desarrollado, con cotizaciones cercanas al 30%, frente al 17,2% de la media de la OCDE, como para que ahora el Gobierno plantee una nueva vuelta de tuerca que terminarán por soportar al 100% los trabajadores.

Si a eso sumamos la demagógica y contraproducente subida del salario mínimo –especialmente lesiva para los jóvenes y para los trabajadores menos cualificados–, se entenderá por qué, a pesar de la mejoría en los niveles de empleo que ha hecho posible la tímida pero bien orientada reforma laboral del PP, el paro siga siendo uno de los principales problemas de nuestro país, y muy especialmente el juvenil, no en vano España es el único país europeo que no consigue bajarlo del 30%.

Para colmo, el Gobierno social-comunista planea triplicar la cotización a las empresas que den de baja a los trabajadores temporales, lo que llevará a estos no al empleo indefinido, tal y como pretende el Gobierno, sino al desempleo. Y es que, en economía, las barreras de salida actúan como barreras de entrada al mercado laboral.

Finalmente, si la propuesta de subida de las cotizaciones sociales no ha tenido buen recibimiento ni en la patronal ni en los sindicatos, no menos rechazo ha provocado en los llamados agentes sociales la propuesta sobre los nuevos ERTE... que ha sido devuelta al Ejecutivo. De este modo, las conversaciones, que estaban programadas en un principio para concluir el próximo lunes, sufren un retraso que se extenderá al menos hasta finales de mes si se quiere incluir a todas las partes en el acuerdo. Los ritmos de tramitación parlamentaria complicarán cumplir el compromiso con la UE de tener lista la norma el 1 de enero, como parte de los compromisos para recibir nuevas remesas de los fondos de recuperación.

Ante este desolador panorama, resulta un chiste de mal gusto el que el Ejecutivo se jacte de una mejoría del empleo que no se debe a una sola de sus medidas y que no evita que España siga liderando el paro en Europa.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador