Menú

Las empresas comienzan a desconectarse de la red eléctrica

En los últimos 18 meses la luz ha multiplicado por seis el precio del megavatio/hora.

0
En los últimos 18 meses la luz ha multiplicado por seis el precio del megavatio/hora.
Shutterstock

Si uno compara la evolución del precio de la luz en los últimos tiempos es normal que un escalofrío recorra nuestro cuerpo. En los últimos 18 meses la luz ha multiplicado por seis el precio del megavatio/hora. Si en abril de 2020 el precio apenas superaba los 30€, en la última factura, la correspondiente a noviembre 2021 el megavatio-hora ronda los 200€.

Las razones que explican esta subida desorbitada se encuentran en un aumento de los impuestos, el incremento de la demanda, la revalorización del precio del gas natural en los mercados internacionales y la subida del precio que se paga en Europa por emitir CO2, el llamado impuesto por contaminar.

¿Cómo pueden combatir las empresas esta subida del precio de la luz?

Opciones de las empresas frente al encarecimiento de la luz

La energía solar ha experimentado en los últimos años un crecimiento exponencial a todos los niveles y es habitual que los paneles fotovoltaicos sean parte habitual del paisaje de terrazas, tejados y cubiertas. Actualmente la apuesta por la energía solar es ya una realidad muy presente a lo largo y ancho de la geografía española. Al desarrollo de la energía del sol han contribuido las ayudas para la instalación de placas para autoconsumo industrial en fábricas, empresas y almacenes.

Hemos consultado a empresas del sector especializadas en autoconsumo fotovoltaico como POWEN y nos confirman que la demanda de instalaciones solares en empresas está viviendo un crecimiento exponencial durante los últimos tres meses debido a ese incremento en los precios de la electricidad y al apoyo mediante ayudas y subvenciones que están llegando desde Europa y desde la Administración local y nacional.

España como potencia solar

España es uno de los países más soleados de Europa con más de 300 días de sol al año y unas 3000 horas solares de media en el territorio, por lo que es lógico el desarrollo de soluciones de energía alternativa. El tejido empresarial español ha visto una oportunidad en la instalación de placas fotovoltaicas a nivel industrial para el autoconsumo. También se vislumbra un largo recorrido en el desarrollo tecnológico de las soluciones de almacenamiento de la energía.

Hasta hace unos meses las ayudas se limitaban al apoyo a la instalación, una actividad que se reformó el pasado mes de junio con la aprobación del ambicioso plan de recuperación que con ayuda europea va a destinar nuevas ayudas al autoconsumo, al almacenamiento y a la climatización renovable.

Un plan, que para la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) tendrá un impacto que rondará las 200.000 nuevas instalaciones en todo el país y el desarrollo de más de 3 gigavatios de autoconsumo. Hay diversos programas de incentivos para las instalaciones de autoconsumo en las industrias con fuentes de energía renovable, con o sin almacenamiento. El auge de las baterías de almacenamiento está provocando que muchas de las empresas empiecen a desconectarse de la red eléctrica y otras reduzcan su dependencia de la misma, pudiendo autoabastecerse e incluso volcar en la red el excedente de energía generada.

Instalaciones de autoconsumo industrial como una garantía de cara al futuro

Desde el año 2018 el precio de la luz ha subido diez veces más que los sueldos, y en los últimos meses se han registrado los cinco valores medios más altos vistos en el mercado. Estos datos han hecho que las empresas busquen en el autoconsumo el remedio para controlar las oscilaciones del precio que tanto daño está trastocando las cuentas y las previsiones de las empresas.

Una de las ventajas de la desconexión de la red y de la colocación de paneles fotovoltaicos en las cubiertas industriales es que a las compañías les resulta más fácil controlar los costes productivos. Así se logra dotar de estabilidad a los precios de producción y se logra una seguridad que en la actualidad inquieta a fabricantes y consumidores.

Autoconsumo industrial y almacenamiento energético son las dos grandes asignaturas de los próximos cursos en el sector empresarial para mirar con seguridad y tranquilidad al futuro. Las características climatológicas de nuestro país son la mejor arma para luchar contra la incertidumbre del mercado energético. Aquellas empresas que hayan iniciado los trámites necesarios para explotar el potencial solar de nuestro país y desconectarse efectivamente de la red eléctrica, tendrán más facilidad para competir con la oferta exterior y lograr una viabilidad al negocio.

Es el momento de aprovechar las ayudas y subvenciones públicas para llevar a cabo la reconversión energética de la industria. No hay que dejar escapar la oportunidad de dejar en manos de manos expertas la asesoría y el diseño de la instalación que mejor se adapte a tu negocio. Existe una solución de autoconsumo especialmente diseñada para tu negocio.

En Libre Mercado