Menú

Datos frente al alarmismo: por qué la sexta ola no justifica nuevas restricciones

Solo el 0,1% de los contagiados en España durante el último mes ha terminado en la UCI.

Solo el 0,1% de los contagiados en España durante el último mes ha terminado en la UCI.
Austria aplica medidas de confinamiento en plena sexta ola | Cordon Press

La aparición de nuevas variantes de coronavirus y el anuncio de estrictas medidas sanitarias en países como Austria o Portugal han dado alas a quienes siguen insistiendo en combatir la pandemia del coronavirus con soluciones propias de la Edad Media, desplegando restricciones y confinamientos en vez de apostando por políticas de adaptación que se apoyen en técnicas de innovación para la detección y el tratamiento.

En España, desde el fin del "mando único" impuesto por Pedro Sánchez, Madrid ha sido la única región que ha apostado por mantenerse abierta. Su estrategia de combatir la propagación del virus sin grandes restricciones ha funcionado bien, puesto que los resultados han sido muy favorables, no solo en clave económica, como cabía esperar, sino también en lo referido a la salud pública.

Fijémonos primero en los indicadores que miden la mortalidad diaria. Durante el último mes, Madrid ha registrado 2.805 fallecimientos, frente a los 3.171 que cabría esperar de acuerdo con los patrones habituales. De modo que no solo no hay exceso de mortalidad, sino que las defunciones registradas en Madrid están claramente por debajo de la media de los últimos cinco años (alrededor de un 11% menos).

De hecho, cuando ampliamos el foco y estudiamos la mortalidad acumulada desde el fin del "mando único", en mayo de 2020, hasta esta misma semana, con el 22 noviembre de 2021 como fecha de corte, encontramos que el total de fallecidos ascendió a 65.448, lo que apenas supera en 166 los datos proyectados en base a las cifras habituales. Esto quiere decir que, desde que Ayuso aplicó su estrategia de adaptación, rechazó los confinamientos y apostó por la adaptación a la pandemia, la mortalidad apenas ha aumentado un 0,3% con respecto a un año normal, pese a las cinco olas de contagios que se han producido durante todo el periodo analizado.

exceso-mortalidad-mayo-2020-noviembre-2021--.png

El caso de Madrid debe servirnos para analizar la situación epidemiológica con serenidad. El modelo desarrollado por Ayuso ha demostrado que los confinamientos y las restricciones no son la solución.

La situación nacional

Por lo tanto, la llamada "sexta ola" de covid-19 no puede convertirse, en ningún caso, en una excusa para disparar nuevamente el intervencionismo sanitario y económico. Sin embargo, ya empiezan a acumularse los rumores de nuevas medidas de control, sobre todo aprovechando la adopción de este tipo de políticas de respuesta en otros países de la UE.

A lo largo del último mes, entre el 25 de octubre y el 25 de noviembre, el Ministerio de Sanidad ha notificado 118.883 nuevos positivos por coronavirus. Sin embargo, el número de hospitalizados solamente se ha incrementado en 1.474 personas, lo que implica que apenas el 1,2% de los infectados han acabado en el hospital. En cuanto a las unidades de cuidados intensivos, el repunte mensual ha sido de 134 personas, lo que significa que solamente el 0,1% de los contagiados han terminado en la UCI.

De igual modo, comparando los datos del ministerio de Sanidad para finales de noviembre con las cifras oficiales para finales de octubre, podemos ver que la ratio de camas de hospital ocupadas por enfermos de coronavirus solo ha crecido hasta el 2,6%, mientras que este indicador se queda en el 6,2% en el caso de las UCI.

Otros indicadores que invitan a la tranquilidad son los referidos a la positividad (aunque ha crecido, no llega al 6% del total de diagnósticos) o la tasa de letalidad (que se mantiene estable en el 1,7%). Además, la mortalidad se sitúa en 4 decesos por millón de habitantes, el tercer dato más bajo de la Unión Europea, solo por detrás de Malta y de Suecia.

Con los datos encima de la mesa, parece evidente que la situación epidemiológica es manejable y que no se justificaría el regreso a medidas de control como las aprobadas durante buena parte de la pandemia, máxime ahora que el 79,2% de la población española ha recibido la pauta completa de alguna de las vacunas contra el coronavirus y que la mortalidad asociada al patógeno ha bajado un 70%.

Temas

En Libre Mercado