Menú

La china GWM se retira de la puja para reactivar la fábrica de Nissan en Barcelona

La compañía seguirá buscando por Europa para producir 300.000 vehículos al año tras rechazar una oferta con más de 100 millones en ayudas públicas.

La compañía seguirá buscando por Europa para producir 300.000 vehículos al año tras rechazar una oferta con más de 100 millones en ayudas públicas.
NV200 de Nissan en la planta de Barcelona | Europa Press

Great Wall Motors (GWM) ha retirado de manera definitiva su candidatura para reindustrializar los centros de Nissan en Barcelona tras rechazar la última propuesta planteada por las administraciones públicas y la multinacional nipona. El fabricante asiático de automóviles eléctricos así lo ha comunicado en una carta a las administraciones con esta respuesta negativa, según se ha informado este mismo lunes a los sindicatos que forman parte de la comisión de reindustrialización.

Los comités de empresa de Nissan han insistido en la necesidad de activar los planes alternativos que ya están sobre la mesa para darle otro uso industrial a las plantas que la empresa automovilística abandonará el próximo 31 de diciembre. El rechazo de GWM de llevar su producción de automóviles eléctricos a Barcelona se produce después de que el Gobierno y la Generalidad le hicieran llegar una propuesta que mejoraba las ayudas públicas de su primera oferta, de 100 millones de euros.

La propuesta incluía una reducción del alquiler del solar de Zona Franca donde está ubicada la principal planta de Nissan en Barcelona y una mejora de las condiciones para hacerse con los activos industriales. Los sindicatos habían aceptado, además, renegociar la parte relativa a las condiciones de incorporación de la plantilla.

Nada de todo esto ha sido suficiente para retener la inversión del gigante chino, que planea impulsar su actividad en Europa y busca un emplazamiento para producir 300.000 vehículos al año.

En el plan B que tiene en estudio la mesa de reindustrialización, destaca el papel del hub de descarbonización que lidera QEV, que podría ampliar su espacio en Zona Franca, además de quedarse con el centro de Sant Andreu de la Barca. En la planta de Montcada i Reixac se instalaría, en principio, el fabricante de motocicletas eléctricas Silence.

En los últimos días han aparecido también otras propuestas como la del fabricante de tanques Tess Defence, que no gusta a la Generalitat, y la del grupo inmobiliario Goodman, que planea reconvertir los terrenos de Nissan en un gran polo logístico y de oficinas que supondría una inversión de 550 millones

Los sindicatos tienen prisa por cerrar un acuerdo que garantice el mantenimiento de los 2.500 empleos vinculados de manera directa a Nissan, en especial cuando ya solo quedan quince días para que se haga efectivo el cierre definitivo de los tres centros. De momento, Nissan ya puso fin el pasado jueves a la producción de vehículos en una de sus líneas de la planta de Zona Franca y cerrará la otra el próximo miércoles 15 de diciembre.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios